*

X

La ansiedad y otros estados psicológicos críticos en metáforas fotográficas de Michal Macku

Por: pijamasurf - 09/10/2013

Michal Macku es un fotógrafo de origen checo que recién desarrolló una nueva técnica de revelado que denominó “gellage” (de “collage” y “gelatina”), la cual consiste, según su propia descripció, en “la transferencia de emulsión fotográfica expuesta y fija a papel”. Con esto, Macku  puede “mover” los negativos de sus tomas y alterar la imagen que finalmente imprimirá.

Como resultado, el fotógrafo checo obtuvo una serie que parece hacer metáfora de estados psicológicos como la ansiedad, la depresión, el autocastigo y otros afines, en los cuales el sí se muestra dividido, roto, ajeno a sí mismo, desesperado, abriendo brechas en carne propia por las que pueda escapar eso sin nombre ni forma que consume desde dentro.

Cabe mencionar que en casi todos los retratos el modelo es Macku mismo.

También en Pijama Surf: 10 estados psicológicos que quizá desconozcas (pero seguramente has experimentado)

[My Modern Met]

El monje que vive en la cima de un monolito para acercarse a Dios

Por: pijamasurf - 09/10/2013

En una solitaria búsqueda para acercarse a Dios, un monje georgiano (el último de los estilitas) ha vivido por veinte años en una roca de cuarenta metros de altura.

Maxime-Qavtaradze-_2663663bMaxime Qavtaradze ha estando siguiendo las tradiciones antiguas de los estilitas, o “Santos de pilar”: hombres del mundo bizantino quienes creían que residir encima de pilares los quitaría de la tentación y les daría oportunidad para el rezo y la contemplación.

Alguna vez casa de estilitas, el Pilar Katskhi, un monolito en la cordillera del Cáucaso, había permanecido abandonado por siglos hasta que en 1944 un grupo de escaladores llegaron a la cima y encontraron el esqueleto del último ocupante. El señor Qavtaradze se mudó allí en 1993 después de tomar votos monásticos, y encontró que lo acercaba más a Dios y lo ayudaba a borrar un pasado doloroso.

£££-Monk-2255375

La vida solitaria de este monje salió a la luz después de que al fotógrafo neozelandés Amos Chapple se le permitió fotografiar a este hombre y su piedra, pero sólo después de haber pasado cuatro días en intensivos rezos.

Al principio, la vida en el Pilar Katskhi, fue muy dura para Qavtaradze.

“Los primeros dos años no había nada ahí arriba así que dormía en un viejo refrigerador que me protegía del clima”, apuntó el monje de 59 años. Más tarde, simpatizantes cristianos renovaron una capilla en ruinas y construyeron una cabaña para ofrecerle un poco de comodidad básica.

Qavtaradze baja dos veces por semana por una escalera adherida al pilar para rezar en un pequeño monasterio al pie de la torre. La bajada le toma alrededor de veinte minutos de arriesgado terreno. Y depende de las provisiones diarias que le mandan con una polea sus seguidores en tierra.

Feet2_1802351a

 

[Telegraph]