*

X

¿Qué dicen de nosotros las bebidas que elegimos? Un brindis visual (FOTOS)

Por: pijamasurf - 08/11/2013

James Bond suele pedir su vodka martini "agitado, no revuelto", esto es, apenas con el movimiento suficiente en la coctelera para que los ingredientes se mezclen sin que la rudeza del cantinero deje desagradables anillos de espuma en la superficie. Sin embargo, la distinción cuando Bond pide un trago revela más sobre su propio carácter que el trago mismo.

El alcohol ha estado presente en las civilizaciones humanas desde los albores de esta; la fermentación permitió conservar el exceso de las cosechas, y las propiedades estimulantes de las bebidas promovieron el solaz de la embriaguez y el culto dionisiaco. Sobre todo, no bebemos lo mismo por las mismas razones: nuestras bebidas son una pantalla en la que proyectamos nuestros deseos y expectativas, y en el que, al menos en lo que dura la embriaguez, estos deseos y expectativas se materializan.

En la exposición fotográfica The Drinking Show, los curadores Sasha Wolf, Matthew Pillsbury y Peter Kayafas recorrieron diferentes galerías y archivos fotográficos para reunir en un mismo espacio imágenes de diferentes sujetos y sus bebidas. 

Desde la siempre glamourosa Marilyn Monroe hasta personajes montados en una escena de resaca, la bebida sirve como pararrayos y espejo: la bebida, ese lubricante social, aporta su presencia fantasmal a la escena, produciéndola a su vez para el fotógrafo y evidenciando al sujeto. Tal vez sea precisamente eso lo mejor y lo peor del alcohol: su capacidad para hacer que las máscaras caigan y los deseos --admitidos o no-- salgan a la superficie.

Por eso, mejor moderación.

Salud.

[Slate]

Inquietante documental de Werner Herzog sobre mandar mensajes de texto mientras manejas

Por: pijamasurf - 08/11/2013

“From One Second to the Next” [“De un segundo a otro”] es el más reciente documental de Werner Herzog que trata sobre mandar mensajes de texto mientras manejas. La idea surgió de la compañía telefónica AT&T, quién buscó a Herzog para hacer una campaña en contra de esto.

“Lo que AT&T me propuso inmediatamente hizo una conexión dentro de mí”, apuntó el cineasta. “Hay una cultura completamente nueva allá afuera. Yo no soy partidario de mandar mensajes de texto mientras manejas –o mandar textos del todo—pero veo que hay algo pasando en la civilización que está llegando con tremenda vehemencia hacia nosotros”.

El documental de treinta y cinco minutos se concentra en cuatro accidentes ocurridos debidos a que personas estaban mandando un mensaje mientras manejaban. Como siempre, la visión de Herzog se centra tanto en las víctimas como en los  perpetradores, que también fueron víctimas de un tremendo descuido (y de una suerte de adicción a los aparatos móviles).

Al examinar un accidente en que una familia de menonitas muere a causa de esto y otro en el que un vaquero herrador se ve involucrado involuntariamente en un accidente de este tipo, Herzog enfatiza en el cambio que él percibe en la civilización. En cómo llegaron a nuestras manos estos dispositivos y no hemos siquiera generado una responsabilidad al utilizarlos.

El documental es fuerte y quizá no es fácil de ver (sobre todo si nos damos cuenta de que la mayoría de las personas que tienen un teléfono móvil han hecho esto alguna vez), pero sin duda genera conciencia acerca de este acto, que de otra manera muy probablemente dejaríamos pasar. El documental se mostrará en 40,000 preparatorias  y miles de organizaciones de seguridad y agencias de gobierno para crear una conciencia colectiva sobre lo increíblemente irresponsable de mandar o leer mensajes de texto mientras estas manejando, y en cómo tu vida puede cambiar (o terminar) de un segundo a otro.

El video tiene la opción de ponerle subtítulos en español.

[Slate]