*

X

Polémica en YouTube por video de dos hombres besándose durante 84 minutos

Por: pijamasurf - 08/08/2013

Que la sexualidad humana, en prácticamente todas sus variantes, todavía es un tabú en nuestro tiempo, queda en cierto modo demostrado por la polémica que provocó en YouTube este video en el que dos hombres se besan durante 84 minutos.

La grabación, que lleva por nombre First Kiss, Primer beso, fue realizada por Idan Bitton, fotógrafo y artista que lo pensó como “una reflexión del momentum en la lucha por los derechos gay”.

First Kiss ofrece una perspectiva de un momento íntimo entre dos hombres. El beso no interactúa con los espectadores ni busca su aprobación. Solo es, vivo y presente durante 84:24 minutos.

Sin embargo, y como sucede a menudo, la intención del artista pocas veces se traslada íntegra a la recepción pública de su obra, y en YouTube, en donde First Kiss fue posteado, sobrevinó una enorme cantidad de comentarios que lo consideraban inapropiado, a pesar de que carece de algún tipo de material explícito. Al inicio YouTube mismo impuso una restricción de edad para poder verlo, aunque después levantó dicha limitante.

ParaleIamente a la manera en que las sociedades contemporáneas consideran la sexualidad, vale la pena cuestionar los mecanismos de reproducción de valores conservadores que propician sitios como YouTube, Facebook o Google ―utilizados por millones de personas en todo el mundo, muchas de ellas adoptando a su vez dichos valores inconscientemente―, poniendo en duda el supuesto carácter liberador o revolucionario de Internet.

[Huffington Post]

Experimentos erróneos y accidentes fatales: 10 tragedias captadas en video (VIDEO)

Por: pijamasurf - 08/08/2013

Cuando el horror y la fascinación son indiferenciables de la imagen que el ojo ciego de la cámara registra.

La presencia de una cámara vuelve doble al espectador: por un lado, la imagen de la cámara (sea foto o video) es el único marco del que disponemos como espectadores para presenciar el evento registrado; por otro lado, el que sostiene la cámara no puede abstraerse a sí mismo de la situación, y la forma en que los movimientos del camarógrafo son también indicios de la conmoción que le produce el evento.

En los 10 clips de este video, el observador se debate igualmente entre dos modos contrapuestos pero no mutuamente excluyentes de la mirada: el horror y la fascinación. 

La mirada no puede dejar de sentir empatía por lo que se registra pues, a diferencia de la mirada artística del cine o la fotografía, estos 10 segmentos fueron captados por periodistas, por documentalistas, o por aficionados que asistían a algún evento de entretenimiento. Queda abierta la pregunta: ¿puede considerarse una forma de suerte el hecho de asistir como testigo a una tragedia como las arriba mostradas, o el accidente de que alguien estuviera grabando sólo refuerza, con su presencia, la tragedia misma?