*

X

¿Existe justificación científica para la adicción al sexo?

Por: pijamasurf - 08/08/2013

La supuesta consideración de la hipersexualidad como una patología es puesta en duda en este estudio científico de la Universidad de California en Los Ángeles.

add

La hipersexualidad o adicción al sexo no figuró como enfermedad en el más reciente Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders o DSM 5, que es el texto fundamental para el diagnóstico de las enfermedades mentales, en Estados Unidos.

Por primera vez, investigadores de la UCLA estudiaron el comportamiento cerebral en la llamada hipersexualidad. El estudio encontró que la actividad cerebral ante imágenes sexuales,  de individuos que padecen esta condición, no estaba ligada de ninguna forma a su comportamiento; sino que se trata de mero deseo sexual.  

En otras palabras, la hipersexualidad no se explica a través de la actividad cerebral, simplemente se trata de una libido alta, dijo Nicole Prause, una investigadora del departamento de psiquiatría del Semel Institute of Neuroscience and Human Behavior de la UCLA.

Se diagnostica hipersexualidad a quien tiene urgencias sexuales, fuera de control, sin capacidades para apaciguar sus deseos sexuales, anteponiendo la satisfacción a cualquier otro aspecto de sus vidas. Prause y sus colegas afirman que tales síntomas no son necesariamente representativos de una adicción, de hecho, un alto deseo sexual, no patológico, podría explicar ese comportamiento.

La única vía para discernir entre si se trata de una patología o no, es medir la respuesta cerebral ante estímulos con imágenes sexuales en individuos que tengan un deseo sexual tan alto como para que influya en su vida social. En caso de sufrir una adicción, las respuestas cerebrales ante los estímulos visuales tendrían que ser altas, tal como ocurre con un adicto a la cocaína.

En estudio de la UCLA se analizó la actividad cerebral de 52 voluntarios en total, con edades de los 18 a los 39 años, que reportaron ser adictos al sexo. Las imágenes de las ondas cerebrales se obtuvieron por medio de electroencefalografías.  

Los voluntarios fueron expuestos a una serie de fotografías escogidas cuidadosamente para evocar sentimientos agradables o desagradables mientras se revisaba su actividad cerebral.

Los investigadores pusieron especial atención a las respuestas cerebrales después de los 300 milisegundos de exposición a las imágenes, a este momento se le llama respuesta P300, que es la medida básica utilizada en muchos estudios de neurociencia.

Los investigadores no observaron ningún pico en la actividad cerebral de la respuesta P300; de modo que pese a toda la especulación existente acerca del efecto de la hipersexualidad en el cerebro, resolvieron que no se trata de una patología.

[Avant Sex

TOP: las instalaciones y performances más extraños del arte contemporáneo

Por: pijamasurf - 08/08/2013

El arte contemporáneo se caracteriza por su capacidad para perturbar al espectador, aunque no siempre de la manera más asequible; aquí un recuento de algunos de los performances e instalaciones más incomprensibles de la historia reciente.

Pareciera que cualquier acción disparatada se puede justificar con las palabras mágicas: "es un performance". Aquí una lista de las instalaciones y obras artísticas más extrañas.

Erik Johansson: Mind Your Step, 2011. Estocolmo, Suecia.

 

Orestes de la Paz: Human Soap. 2013.

El artista hizo 20 barras de jabón con su grasa liposuccionada y las puso a la venta con un precio de mil dólares cada una. El jabón está hecho de 25% de grasa humana, 30% aceite de coco, 15% de manteca vegetal, 14% de manteca de shea africana y un poco de esencia de lavanda y aceite de árbol.

“Siempre hay cierta cantidad de sangre, sudor y lágrimas que va a cualquiera de mis obras. Yo sólo lo hago más explícito.” dijo la Paz acerca de este proyecto.

weird1

 

 

Bert Jansen: The Orvillecopter, 2012

Jensen hizo un helicóptero de control remoto con su gato disecado.

weird2

 

Luzinterruptus: Literature vs. Traffic. Melbourne, Australia, 2012.

weird3

 

Mark Jenkins: Under the Rainbow (globos sujetos a un cuerpo tirado bajo un puente). Malmö, Suecia, 2008.

 weird4

 

Benjamin Verdock: Nest. Rotterdam, 2008.

ku-xlarge

 

Doris Salcedo: 1150 Chairs Stacked Between Two City Buildings. Estambul, Turquía, 2003.

chairs

 

 

Marina Abramovic: Rhythm 0: Is there really a killer in each of us?, 1974.

En este performance Abramovic colocó en una mesa 72 objetos (una estola de plumas, una rosa, tijeras, miel, un cuchillo, una pistola con una bala, entre otras) para que los espectadores los utilizaran en su cuerpo. Abramovic estuvo cerca de los objetos durante 6 horas, conforme pasó el tiempo, la gente comenzó a cortar la ropa de la performer, rasguñó su abdomen con la rosa, e incluso alguien apuntó a la cabeza de Abramovic con la pistola, pero otra persona la movió.

 weird6

 

Pierro Manzoni: Artist’s Shit, 1961.

En mayo de 1961, hizo 90 latas pequeñas, y las vendió con un precio equivalente al de oro. Nadie sabe qué hay dentro de ellas, sin embargo, en 2008 se vendió la número 83, por $149 mil dólares.

weird7

[io9]