*

X

¿Existe justificación científica para la adicción al sexo?

Por: pijamasurf - 08/08/2013

La supuesta consideración de la hipersexualidad como una patología es puesta en duda en este estudio científico de la Universidad de California en Los Ángeles.

add

La hipersexualidad o adicción al sexo no figuró como enfermedad en el más reciente Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders o DSM 5, que es el texto fundamental para el diagnóstico de las enfermedades mentales, en Estados Unidos.

Por primera vez, investigadores de la UCLA estudiaron el comportamiento cerebral en la llamada hipersexualidad. El estudio encontró que la actividad cerebral ante imágenes sexuales,  de individuos que padecen esta condición, no estaba ligada de ninguna forma a su comportamiento; sino que se trata de mero deseo sexual.  

En otras palabras, la hipersexualidad no se explica a través de la actividad cerebral, simplemente se trata de una libido alta, dijo Nicole Prause, una investigadora del departamento de psiquiatría del Semel Institute of Neuroscience and Human Behavior de la UCLA.

Se diagnostica hipersexualidad a quien tiene urgencias sexuales, fuera de control, sin capacidades para apaciguar sus deseos sexuales, anteponiendo la satisfacción a cualquier otro aspecto de sus vidas. Prause y sus colegas afirman que tales síntomas no son necesariamente representativos de una adicción, de hecho, un alto deseo sexual, no patológico, podría explicar ese comportamiento.

La única vía para discernir entre si se trata de una patología o no, es medir la respuesta cerebral ante estímulos con imágenes sexuales en individuos que tengan un deseo sexual tan alto como para que influya en su vida social. En caso de sufrir una adicción, las respuestas cerebrales ante los estímulos visuales tendrían que ser altas, tal como ocurre con un adicto a la cocaína.

En estudio de la UCLA se analizó la actividad cerebral de 52 voluntarios en total, con edades de los 18 a los 39 años, que reportaron ser adictos al sexo. Las imágenes de las ondas cerebrales se obtuvieron por medio de electroencefalografías.  

Los voluntarios fueron expuestos a una serie de fotografías escogidas cuidadosamente para evocar sentimientos agradables o desagradables mientras se revisaba su actividad cerebral.

Los investigadores pusieron especial atención a las respuestas cerebrales después de los 300 milisegundos de exposición a las imágenes, a este momento se le llama respuesta P300, que es la medida básica utilizada en muchos estudios de neurociencia.

Los investigadores no observaron ningún pico en la actividad cerebral de la respuesta P300; de modo que pese a toda la especulación existente acerca del efecto de la hipersexualidad en el cerebro, resolvieron que no se trata de una patología.

[Avant Sex

"Hombre gallina" se hace explotar junto con su casa en Roswell para que no lo desalojaran

Por: pijamasurf - 08/08/2013

Las leyes en ocasiones sirven no para proteger los derechos de las personas, sino como una mera artimaña para pisotearlos. La historia de un hombre que peleó por su casa y ganó pírricamente, nos lo recuerda.

chicken

Desde 2009, la historia de Andrew "Chicken Man" Wordes ha entrado y salido de las noticias, pero por tratarse de un caso legal se le ha prestado poca atención. El hombre que defendió primero su derecho a criar aves de corral en su propiedad, y que en el proceso descubrió que el gobierno simplemente buscaba un pretexto para quitársela, se suicidó tres años después de que comenzara el penoso proceso.

Como un personaje de Kafka, Andrew Wordes comenzó a recibir citatorios judiciales en febrero del 2009; a diferencia de José K., el delito que se le imputaba a Wordes era claro, pero absurdo: criar gallinas en su patio, el cual es una propiedad de casi un acre en el condado de Roswell, Georgia.

Wordes ganó uno tras otro de los juicios en su contra, pues el argumento de las autoridades (que criar aves de corral era ilegal en esa zona) dependía de una ley posterior a la fecha en que él comenzó a realizar esta actividad. Fue aquí que los abogados se dieron cuenta de que las autoridades de Roswell en realidad querían hacerse con la propiedad de Wordes, y sólo buscaban un pretexto para sacarlo de ella.

Como parte de la planeación urbana de Roswell se plantearon hacer un rediseño urbano de largo alcance; por desgracia, la propiedad de Wordes interfería con las labores de renovación y "mejora" de la imagen urbana. Para los abogados se hizo evidente que citatorios cuya causal era "no amontonar correctamente la leña" eran simplemente un pretexto.

Wordes fue arrestado de camino a presentar los papeles que lo declaraban en bancarrota, los cuales hubieran impedido que le quitaran su casa, en 2011. El hombre fue sentenciado a servicio comunitario, sólo para recibir una condena posterior de 99 días --esta vez en prisión-- porque las autoridades afirmaban que sólo cumplió 122 de los 150 días de su primera sentencia.

chicken2

Al salir de prisión, Wordes colocó un anuncio en la entrada de su propiedad donde amenazaba con tratar a quien se acercara como "amenaza física", y se sentó a esperar a que trataran de llevárselo nuevamente. Cuando la policía entró a su propiedad y le pidió que los acompañara, Wordes en un último y tal vez desesperado acto de dignidad, Wordes activó un aparato explosivo que terminó con su propia vida, dentro de la casa de la que se negó a irse.

Aquí la última entrevista con "Chicken Man", un hombre que demostró a costa de sí mismo la ceguera de la ley y los intereses creados que la secuestran con sus propios fines. 

 

Con información de Off Grid.