*

X

El consumo de cocaína cambia rápidamente el cerebro (estudio)

Por: pijamasurf - 08/29/2013

De acuerdo con investigadores norteamericanos, consumir cocaína puede cambiar la estructura del cerebro en cuestión de horas en lo que podría ser el primer paso para generar una adicción.

fig_081El diario Nature Neuroscience publicó un estudio de experimentación con animales que muestra cómo nuevas estructuras vinculadas al aprendizaje y la memoria comenzaron a crecer poco después de que unos ratones consumieran cocaína.

Al parecer el lugar o el ambiente en el que se consumen drogas juega un papel importante en la adicción. En los experimentos se les permitió a unos ratones explorar libremente dos cuartos muy diferentes; cada uno con un olor y una textura distintos. Una vez que eligieron un cuarto favorito, se les inyectó cocaína en el otro cuarto. Se utilizó un tipo de microscopía laser para mirar dentro de los cerebros de los ratones y buscar espinas dendríticas (dedicadas a la recepción de estímulos y a la producción de memoria). Los ratones rápidamente generaron una predilección por el nuevo cuarto, junto con un deseo de consumir más cocaína allí.

La poducción de espinas dentríticas al consumir cocaína sugiere que el consumo de la droga genera una vasta producción de recuerdos y asociaciones. Así, las pistas contextuales asociadas con exposición previa a las drogas puede detonar la búsqueda y el deseo de más droga. La preferencia de espacios para consumir cocaína tienen que ver con haberlo hecho ahí antes. Es decir, la producción de espinas dendríticas genera asociaciones espacio-sustancia.

Este estudio ofrece un entendimiento sólido de cómo ocurren los primeros pasos de la adicción; muestra cómo la adicción es aprendida y memorizada por el cerebro en relación al espacio de consumo.

 

[BBC]

Te podría interesar:

Encuentran 19 dibujos inéditos de Charles Bukowski que datan de 1974

Por: pijamasurf - 08/29/2013

Los dibujos se dan a conocer por primera vez, es posible que en conmemoración del aniversario de Bukowski el 16 de agosto pasado.

Charles Bukowski (Hank para los amigos) solía dibujar sencillos personajes en algunas dedicatorias de sus libros. Pero hace unos días se encontraron 19 dibujos de Hank que datan de la época de Notes of a Dirty Old Man, la columna que mantuvo en Los Angeles Free Press hasta 1976 y que fue en gran medida responsable de su proyección y difusión en la ciudad.

Los dibujos fueron hallados por el poeta Michael C. Ford, quien los recibió de Bukowski en 1974. Ford cuenta que estaba limpiando el escritorio de Hank cuando halló la carpeta; cuando Hank los vio le dijo "ah, quédate con ellos, hijo, podrían valer algo algún día." Ford tomó el consejo, y fuera de una pequeña exposición hace unos años no se ponen en circulación masiva hasta ahora. Incluso las dos ediciones de Notes of a Dirty Old Man las omiten.

Con respecto a los dibujos en sí, hay que decir que Hank tenía talento para captar la sutil y precisa colaboración entre la imagen y las frases que las acompañan, en la mejor tradición del New Yorker. Al igual que en sus poemas, Hank utiliza un humor descarnado que ofrece más de una lectura o interpretación; misógino y misántropo total, Bukowski apuesta todo a un único disparo y a la inmediata complicidad del lector/espectador, como en ese pequeño haikú "Right or Wrong in 18 seconds."

[BookTryst]