*

X

Microryza, plataforma que te permite fondear a la ciencia periférica (la que el sistema académico relega)

Sociedad

Por: pijamasurf - 07/02/2013

La ciencia al margen del mainstream y a un lado del arte y la tecnología. Esta página aboga por la transparencia y el poder del crowsourcing.

Denny Luan y Cindy Wu, dos estudiantes de ciencia de la Universidad de Washington, al no poder encontrar financiamiento para sus proyectos, comenzaron Microryza: una plataforma para la investigación de la ciencia. Wu se interesó en la bacteria que se transmite dentro de hospitales y que causa infecciones graves (tema que todos conocemos pero nadie ha resuelto). Pero cuando se acercó a su profesor para solicitar un préstamo de 5,000 dólares, éste la ignoró por ser pasante y por no tener la antiguedad necesaria en la universidad para merecer un préstamo. "El sistema no fondea a personas como tú", añadió.

Mycroryza abrió al público el pasado abril, y desde entonces ha enlistado más de cien proyectos, treinta de los cuales han alcanzado su meta. Entre los más ineteresantes -y extraños- está la investigación que busca cómo es que los spammers (personas que envían correo basura) encuentran tu correo electrónico; llevar un tricératops a Seattle para beneficio de los estudiantes de paleontología o cómo lograr que cien niños construyan una casa autosustentable.

Como se observa, este sitio no sólo acoge proyectos científicos sino antropológicos, ecológicos y políticos también. Microzyza potencialmente podría hacer más para ayudar a los estudiantes o pasantes con buenas ideas y con experiencia para llevarlas a cabo, y con esto dar una alternativa al mundo que sólo se beneficia de lo que "algunos" (los que han logrado entrar al gran sistema) investigan. Lo que Kickstarter representa para la tecnología y el arte, Microryza para la ciencia y la investigación científica. La transparencia del crowdfunding es sin duda el futuro más confiable para la humanidad. 

¿Por qué sentimos nostalgia? Algunas teorías al respecto

Por: pijamasurf - 07/02/2013

La nostalgia, que no es lo mismo que la tristeza ni que la melancolía, es una substancia que nos invade a todos. Pero, ¿por qué sentimos nostalgia por algunas cosas y no por otras? ¿Qué dice de nosotros nuestra nostalgia?

morning-sun

 

La nostalgia es un fenómeno dificil de explicar, pero que todos sentimos a lo largo de nuestras vidas. Se podría definir como una manera de recordar el pasado afectivamente, con un poco de dolor. De hecho el término "nostalgia" fue acuñado por Johannes Hofer en 1688 que unió dos palabras griegas: "regreso a casa" y "dolor". En aquella época la nostalgia se consideraba como un sintoma grave. A los soldados los afectaba tanto que la única manera de curarlos era mandándolos de regreso a casa. Y los marineros fueron siempre los portadores máximos de esta sustancia, extrañando perpetuamente su casa.

Psicológicamente se cree que recordar, y formar un vínculo con quien eras antes, tiene muchas ventajas. Te permite conectar todos los eventos (lo que hacías, lo que eras, tus amigos, tu trabajo, tu música...) y hacer las trancisiones de tu vida menos dolorosas. Llevar contigo siempre una suerte de paquete afectivo de la persona que dejas de ser. Algunos estudios indican que en la vejez la nostalgia puede ser más fuerte que nunca. Pero, ¿por qué no sentimos nostalgia por todo nuestro pasado? ¿Por qué "escogemos" algunos momentos y no otros?

Una manera de explicarlo es mediante la curva de recuperación de memoria. Es un esquema que muestra la línea de recuerdos autobiográficos y que revela en qué periodos de la vida tenemos más reminiscencia. Según estos estudios, entre los 15 y los 30 años es cuando más recuerdos se codifican. Estos son los que, normalmente, generan más nostalgia: además de que la juventud es cuando nuestro cuerpo y mente están más frescos, y es el momento en que vamos formando nuestra identidad como personas autónomas y nos suceden toda suerte de acontecimientos. Aunque cabe mencionar que la nostalgia puede también ser una forma de "idealizar" el pasado. A veces pasa que disfrutamos más el recuerdo, la añoranza, que la vivencia misma.

La otra manera de explicar nuestra selección de recuerdos es que estos estan completamente influenciados por nuestras emociones y deseos. Y somos esencialmente narradores de una historia. Nos contamos los sucesos que elegimos no cortar en la edición psíquica (conciente o inconsciente) y así vamos tejiendo la tela de nuestra identidad. Algo así como: dime por qué recuerdos sientes nostalgia y te diré, no quien eres, pero quizá quién quieres ser.

Aquí un video que explica bien las distintas teorías (en inglés).