*

X

¿El verano nos vuelve perezosos? Cómo afecta el clima la productividad y la percepción de felicidad

Por: pijamasurf - 07/25/2013

La temperatura y la estación pueden afectar nuestra capacidad crítica y nuestra productividad.

outdoor

Los cambios climáticos y estacionales afectan sin duda alguna nuestras dinámicas sociales y nuestros hábitos de pensamiento; pero tal vez la incidencia climática sea más determinante que un simple cambio en la dirección del viento.

En el 2012 un grupo de investigadores de Harvad y la Universidad de Carolina del Norte condujeron un estudio sobre trabajadores de banco en Japón; hallaron que el mal clima, curiosamente, volvía a los trabajadores más productivos, midiendo el tiempo que les tomaba realizar cierta tarea repetitiva durante un día lluvioso y un día soleado. El estudio encontró que en días de buen clima la productividad laboral caía estrepitosamente.

Para tratar de comprender por qué ocurría esto implementaron otro experimento, esta vez sobre estudiantes de Harvard. De manera aleatoria  y antes de comenzar su día de trabajo eran seleccionados para dos actividades: a algunos se les mostraban seis fotografías de actividades al aire libre, como un picnic o andar en bicicleta, y a otros se les pedía que describieran sus propias rutinas diarias.

Los investigadores encontraron que los participantes fueron menos productivos cuando observaban las fotografías; la conclusión que extrajeron de ello fue que los estudiantes que miraban las imágenes de actividades al aire libre tenían mayor dificultad de concentrarse en su trabajo, y se desviaban a pensar lo que les gustaría estar haciendo afuera.

Un estudio similar encontró que la humedad durante el verano de hecho puede reducir nuestra capacidad de concentrarnos y la disponibilidad de energía que tenemos. La percepción de cansancio y sueño también aumentó en los participantes, e incluso las altas temperaturas parecen responsables de reducir nuestra habilidad para pensar críticamente: a mayor temperatura, menor la respuesta de los participantes para cuestionar la lógica de una argumentación.

Sin embargo, la temporada veraniega (al menos en el hemisferio norte) es también donde la gente tiene una mayor percepción de felicidad. Se suelen asociar los días cortos y fríos con actividades al interior de la casa, con el retraimiento, la concentración y el trabajo, mientras que los días largos y cálidos del verano pueden darnos la sensación de que la vida es más sencilla de lo que creemos. ¿Cómo les afecta el clima, si les afecta del todo, a la percepción de felicidad? No dejen de hacérnoslo saber en los comentarios.

[New Yorker]

Te podría interesar:

Modelos hermosas a las que nunca te parecerás porque ellas tampoco se parecen a sí mismas

Por: pijamasurf - 07/25/2013

Si el ideal de belleza en nuestro tiempo está basado en las fotografías que vemos en revistas, hay un verdadero desfase que explica por qué hay tanta insatisfacción cuando de vanidad se trata. Por más que uno se arregle, que las mujeres se maquillen o que luzcan sus mejores ropas, nunca estarán siquiera cerca de las celebridades o las modelos que ven retratadas en las páginas de Vogue, porque tampoco ellas se ven así.

En una nota escrita por Denise Salceda, blogger, diseñadora gráfica y también modelo, queda en evidencia el abismo de diferencia que hay entre la fotografía original y lo que finalmente se publica en una revista. El contraste es increíble. No es sólo borrar un grano o alisar la piel de imperfecciones, sino que llegan al extremo de enflacar, aumentar el busto y modificar las rodillas para esconder las protuberancias de los huesos. Esas imágenes deben ser tomadas como una representación de la realidad, como ficción o como alegoría, pues no tienen nada que ver con la fotografía, digamos, documental.

El carácter objetivo de la fotografía nos da la ilusión de realidad o de verdad, objetivo en el sentido de que hay un objeto entre nosotros y lo que se quiere representar: la cámara. Sin embargo una fotografía puede estar tan manipulada que podría parecerse más a una caricatura que a una fiel representación de la realidad.

Ejemplos de modelos antes y después de ser fotografiadas por un profesional y retocadas en uno o varios programas de computadora sirven para desarrollar una suerte de coeficiente intelectual visual que ponga en perspectiva el bombardeo de imágenes fantásticas que parecen reales. Esto no quiere decir que dejemos de ver o de disfrutar esas fotografías, sino que estemos conscientes del juego estético del que hacen uso, y así evitar dejarnos influenciar o hasta deprimirnos por no poder llegar a ese nivel de belleza. Para mantener una salud mental es mejor saber que ese mundo es ilusorio, y que ni siquiera quienes aparecen en esas fotos se ven así. 

[Big Think