*

X
Nuevo juego parodia la economía de vigilancia en la que vivimos, mostando de manera lúdica y crítica que nuestra información tiene un valor monetario y está siendo minada.

Data_Dealer-580

"¿Legal, ilegal? Da igual", es el slogán de un nuevo juego en línea que parodia el actual sistema de minería de datos que permea toda nuestra actividad en internet. No sólo todo lo que hacemos en el mundo digital está siendo vigilado, registrado y prontamente analizado --también está siendo monetizado. Desde hace varias décadas el dinero entró en un proceso de transformase en información (sin un soporte material) y ahora, si bien la información siempre había sido valiosa, esta también puede cuantificarse como un valor monetario. Cada like, cada búsqueda, cada email, cada dato demográfico que revelas tiene un valor para los sitios de Internet, para las compañías de marketing y para los gobiernos.

En Data Dealer, que se describe cómo "PRISM, el juego" (haciendo alusión al sistema de espionaje de EE.UU), los jugadores deben amasar un imperio de datos personales y aprender a convertir esta información en dinero. Para hacerlo se adquieren todo tipo de perfiles a través de redes sociales, aplicaciones móviles e incluso trabajadores ordinarios y se vende la información a compañías de seguros, recursos humanos y departamentos de agencias gubernamentales --una de ellas una versión del NSA, la agencia que maneja el programa PRISM, que obliga a Google, Facebook y otros sitios a entregar datos de sus usuarios. Los usuarios de Data Dealer, además, deben de aprender a extraer información adicional de los datos que tienen correlacionándolos como haría una agencia de marketing o de análisis y a lidiar con quejas ciudadanas, hackers, medios críticos y activistas cíviles --como la haría la CIA o Facebook. La atracción del juego, evidentemente, tiene que ver con que caricaturiza genialmente lo que sucede en el mundo digital en el que habitamos, mostando la falta de escrúpulos que rige el mercado. 

 

Picture 179

 

"Si les dices a las personas que deben de tener cuidado, nadie escucha. Es aburrido", dice Wolf Christi, uno de los desarrolladores austriacos de Data Dealer. "La intención del juego es hacer que las personas entienden algo --qué tipo de data existe, qué atributos son recolectados, quién está coleccionando los datos y para qué los están usando".

La importancia del juego, que se encuentra en versión demo pero que ha recibido fondos de Kickstarter para una versión interactiva más completa, tiene que ver con que, si bien a muchas personas no les importa que sitios de Internet y agencias del gobierno conozcan o hagan pública su información privada, a muchas si les importará que además se tengan ganacias multimillonarias con esa información. La economía de la vigilancia, que se sirve de  los datos de los consumidores para hacer más competitivos sus servicios, opera de manera sigilosa en internet dentro de una laguna de opacidad. No sólo sitios como Facebook o Google se benefician de tus datos, vendiendo anuncios y desarrollando herramientas más efectivas, cuando navegas en páginas como el New York Times o Time Magazine, entre otras, distintas compañías han insertado un código de tracking para minar tu data y  saber cómo interactúas con esa página, qué compras, que te gusta, etc. A través de cookies pueden saber también tu historial de navegación y detallar tus preferencias, esto incrementa enormemente el valor de los anuncios que ofrecen.

Por otro lado la minería de datos, con herramientas de análisis cada vez más sofisticadas, permite la predicción de comportamientos y la formación de perfiles sociales detallados. Esto es de gran valor tanto para los gobiernos como para muchas compañías --lo cual genera una flamante nueva divisa. Un ejemplo del potencial comercial que tiene la información social ha sido transparentado por la nueva herramienta de búsqueda de Facebook, Social Graph. Con esta herramienta podemos conocer las preferencias musicales, cinematográficas o los lugares favoritos para comer no sólo de millones de individuos, sino de grupos sociales minuciosamente segmentados --además de una pavorosa herramienta de stalking es una mina de oro para el marketing. El valor está en las conexiones, en las relaciones, como el mismo Zuckerberg ha dicho, en lo social. Facebook es el más grande focus group de la historia, y hace de la sociedad entera un focus group. 

Difícilmente habrá vuelta atrás en esta tendencia de agrupar datos personales y formar perfiles de interacción, de afilar los targets y de crear publicidad que parece "leer la mente". Queda, sin embargo, la posibilidad de estar conscientes de que nuestros datos son minados y monetarizados, de  crear ficciones digitales que burlen la minería o de utilizar herramientas que nos regresen cierta privacidad. Recordar, por otro lado, que todos somos data dealers y que aquello que decides compartir contribuye al estado mental general del mundo. 

Aquí una lista de herramientas que puedes usar para relativamente navegar sin ser minado

[New York Times]

Twitter del autor: @alepholo

En oposición a los medios tradicionales y las agendas que velada o francamente manejan, existen sitios y bases de datos en Internet que ofrecen información de primera mano sobre la guerra actual en Siria.
[caption id="attachment_63444" align="aligncenter" width="499"]Un rebelde cruza una calle de Alepo cuidándose de los francotiradores. Un rebelde cruza una calle de Alepo cuidándose de los francotiradores (JM LOPEZ/AFP/Getty Images)[/caption]

Por estos días parte de la atención internacional está puesta en Siria, país que en los últimos meses se ha visto envuelto en conflictos de tipo civil y militar que alcanzó un momento de especial riesgo luego de ocurriera un ataque con armas químicas el pasado 21 de agosto. A partir de este suceso, la maquinaria de la política internacional de Occidente, con Estados Unidos a la cabeza, se puso en marcha para hacer suyo el problema.

Sin embargo, como usualmente sucede en estas situaciones, la información que se maneja y que se difunde con mayor amplitud no es siempre la más confiable. La manipulación sutil de las fuentes puede hacernos pensar el conflicto desde un ángulo que, quizá, no sea el real, por lo que es importante conocer algunas fuentes de información tan cercana como sea posible al lugar y el momento mismo de los sucesos.

Soazig Dollet, de Reporteros Sin Fronteras, declaró al respecto que tanto autoridades sirias como grupos opositores han incurrido en desinformación sobre lo que ocurre en el país. Si a esto se suma el hecho de que por el conflicto hay pocos observadores independientes y todavía menos corresponsales extranjeros, el panorama para los medios tradicionales parece poco optimista.

En este sentido, el llamado “periodismo ciudadano” cumple una función imprescindible en un país que según el Pew Research Center es ya el más peligroso del mundo para realizar esta actividad. Lo interesante de estos datos es que 7 de cada 10 periodistas muertos en Sitia, en realidad eran ciudadanos, no profesionales.

De entrada destaca el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, un sitio creado por Rami Abdul Rahman que por su seriedad y rigor cuenta con la aprobación del New York Times, Reuters, la agencia AP y otros medios de comunicación. Gracias a cuatro hombres en Siria que mantienen contacto con más de 230 activistas, Rami Abdul Rahman colecta información sobre las protestas y el conflicto en general.

En Internet también se encuentra disponible la base de datos del Centro de Documentación de Violaciones, que hasta la fecha ha contabilizado casi 72 mil muertes de “mártires”, todos con nombres, edad, causa y lugar de muerte e incluso su perfil de Facebook, confrontando los datos de manera separada con diversas fuentes antes de validarla.

Por último se encuentra Syria Tracker, un proyecto open source creado en colaboración con Ushahidi (una compañía de software libre sin fines de lucro) que toma información de activistas y de los medios para mapear las muerte ocurridas durante el conflicto. Un esfuerzo igualmente riguroso que corrobora cada uno de los decesos antes de fijarlos en su mapa interactivo.

Otros sitios populares aunque, según algunos, no del todo fiables, son Shaam News Network y Aleppo Media Center. El primero se trata de una página en Facebook que comenzó a ganar notoriedad por ser uno de los primeros lugares de Internet en publicar imágenes sobre los ataques químicos mencionados; el segundo lo mantiene un grupo de voluntarios que viven y trabajan en Alepo, a pesar de la situación de sitio que vive dicha ciudad siria.

Al final se encuentran ciertos nodos de información cuyo propósito es francamente manipulatorio, para cualquiera de los bandos. Este es el caso de The Revolting Syrian, caracterizado por contenidos impactantes pero difíciles de verificar en su veracidad.

Es posible que la guerra sea una práctica atávica de la especie humana, pero no la información que podemos tener de su desarrollo, no en nuestra época —y quizá ahí se encuentre la posibilidad de acabar con dicho atavismo.

Con información de New Republic