*

X

Se observan misteriosas luces en el cielo durante el temblor del 16 de junio en la Ciudad de México (VIDEOS)

Por: pijamasurf - 06/17/2013

La media noche del pasado 16 de junio de 2013 la ciudad de México se vio sacudida por un fuerte temblor durante el cual, además, se observaron numerosas luces en el cielo.

 

La media noche del pasado 16 de junio la ciudad de México se vio sacudida por un sismo de 5.8 grados Richter, una magnitud considerable cuyo efecto trepidatorio incrementó la alarma entre los habitantes. Y si bien los daños fueron más bien menores, el incidente sigue sorprendiendo por los numerosos reportes de personas que aseguran haber observado “luces en el cielo” durante la ocurrencia del temblor.

Las redes sociales y otros lugares de Internet han servido para la difusión de testimonios en torno al misterioso suceso, algunos situando los avistamientos poco antes del temblor y algunos después.

Una de las hipótesis que se manejan para explicar el fenómeno es la de Carlos Valdés, director del Sismológico Nacional, quien asegura que los resplandores pueden ser cables de luz que chocaron durante el seísmo, generando los cortocircuitos que a su vez se manifiestan por medio de la luz emitida. 

Sin embargo, parece ser que geológica y físicamente también existe un par de explicaciones. Una, defendida por Friedemann Freund, físico mineralogista del instituto SETI, sostiene que las rocas al aire libre son buenos conductores de electricidad y que la energía de un terremoto puede ser liberada a través de éstas, manifestándose en forma de destellos y luces en el cielo, fenómeno similar al de los relámpagos, solo que desde la tierra.

Asimismo existe la hipótesis de la triboluminiscencia, un fenómeno óptico causado por la emisión de luz subsecuente a la deformación o fractura de determinados materiales, por acción de la trituración, tensión, agitación, estrés térmico u otro tipo de ruptura de los enlaces químicos, así como por la separación y reunificación de cargas eléctricas, mismos que pueden verse con mayor intensidad durante la noche.

En cualquier caso, estas explicaciones no consideran una luz como la que cruza el horizonte en este video.

 

Con información de Cambio

Te podría interesar:

Oculolingus o "beso japonés": el fetiche que puede provocar conjuntivitis y otras enfermedades oculares

Por: pijamasurf - 06/17/2013

Un fetiche en apariencia inocente está cobrando popularidad, para preocupación de oftalmólogos que advierten de su peligrosidad: se trata del oculolingus, o lamer el ojo abierto de alguien.

oculo

En el inventario de exóticos fetiches, el oculolingus es uno sin duda muy particular: sus practicantes y adeptos no siempre lo asocian a una práctica sexual, y las noticias de su probada peligrosidad preocupan a las autoridades sanitarias, especialmente en Japón y Estados Unidos.

El oculolingus o "worming" consiste básicamente en lamer los ojos de alguien. La sensación ha sido descrita como las cosquillas que se tienen cuando alguien te lame los pies y es una práctica relativamente nueva, o al menos popularizada desde mediados de la década pasada, con cientos de evidencias disponibles en una búsqueda somera por YouTube.

Los oftalmólogos, sin embargo, están bastante preocupados por lo que podría ser una epidemia de conjuntivitis en niños y adolescentes adeptos al oculolingus --o como también se le conoce, oculofilia o "beso japonés". El diario ShanghaiList.com reportó que en un salón de alumnos de 12 años un tercio confesó que le gusta dar o recibir besos japoneses; las autoridades de la escuela notaron que algo raro pasaba cuando muchos niños llegaron a la escuela usando parches en los ojos.

El oftalmólogo David Granet está preocupado de que este fetiche underground se vuelva una práctica recurrente y más casos de conjuntivitis se presenten: “Hay crestas en la lengua que pueden causar una abrasión corneal. Y si una persona no se ha lavado la boca podría poner ácido de productos cítricos o especias en el ojo.”

oculo2

Otros expertos afirman que si se ha tenido un resfriado recientemente, lamer el ojo de alguien más podría provocarle herpes, por la sensibilidad de la cornea. Según el doctor Phillip Rizzuto, el oculolingus es tan riesgoso que podría provocar ceguera: "Las bacterias en la boca no son como las bacterias en el ojo, por lo que ya no recomendamos que la gente humedezca sus lentes de contacto con la lengua para hidratarlos."

Una fanática del oculolingus que sufrió abrasiones en la córnea deseó que pronto alguien inventara condones para lengua, pero mientras esta improbable solución se presenta, lo mejor será explorar zonas un poco más tradicionales en nuestras relaciones sexuales. 

[Huffington Post]