*

X
Para los machos de la especie Rhinella proboscidea la muerte de la hembra no es un obstáculo para copular y reproducirse.

Frog_necrophilia

El sexo y la muerte, los dos grandes polos de la existencia, conviven de manera radical en la rana amazónica Rhinella proboscidea, para quien la muerte no es impedimento para tener sexo y reproducirse. Los machos de esta especie forman grandes masas de apareamiento en los que docenas de individuos compiten para fertilizar a las hembras. Estas competencias conocidas como "reproducción explosiva", en su avalancha erótica, suelen dar muerte a las hembras. Pero para estas ranas que la hembra esté muerta no rompe el encanto.

Thiago Izzo del Instituto Nacional de Investigación Amazónica ha descubierto que los machos pueden forzar los huevos del cuerpo de las hembras muertas y fertilizarlo en una estrategia reproductiva que utiliza "la necrofilia funcional" y en cierta forma significa el triunfo de la vida más allá de la muerte.

Estas ranas generalmente tienen la apariencia de una hoja muerta, almacenando su tropel erótico en espera de la temporada de apareamiento. Entonces cientos de hombres se reúnen en lo que es prácticamente un gang-bang batracio,  compitiendo por días para desplazar a su rivales y tener acción con las pocas hembras disponibles. De este frenesí se genera lo que se conoce como una "bola de apareamiento" que se encima sobre la hembra y la acaba ahogando. Izzo ha documentado estas cámaras húngaras de sobrevivencia sexual: la primera vez 100 machos y 20 hembras muertas; la segunda vez 50 machos y 5 muertas. Las hembras muertas, sin embargo, yacían sin sus huevos. Pero el paradero fue descubierto pronto: Izzo halló a un macho agazapando el cuerpo de una hembra muerta rítmicamente sacudiendo los costados de su vientre. De este movimiento prorrumpió unos huevecillos cubiertos de filamentos de gelatina.

Existen casos numerosos caso de necrofilia entre animales, pero el de la rana Rhinella proboscidea es el primero que no parece ser errático. La transmisión genética siempre encuentra el camino aunque esto signique anular a la pareja o a la propia vida.

[NG]

 

La Tierra desde el espacio, respirando (nieve y plantas) en un instante todo un año... Visualizando la naturaleza cíclica a través de la data.

 

La conciencia de los ciclos nos regala un sentido de pertenencia --envueltos por un proceso-- a la vez que nos muestra la transitoriedad de todas las cosas. Así todos vivimos nuestros veranos e inviernos; pero tal vez no sólo los vivimos cada año o un periodo similar, los vivimos todos los días --en la relación microcósmica de todos los fenómenos. Este sencillo GIF tiene un poderoso efecto al secuenciar todo un año de cambio climático en apenas un instante. El año apenas una inhalación y una exhalación que cubre (y descubre) de nieve y vegetación.

Basándose en datos de la NASA, John Nelson visualizó "el pulso anual de la vegetación y el hielo", una hipnótica repetición que nos dice en su simpleza una enormidad de cosas. Sin duda una de las mejores formas de imaginat que la Tierra es también organismo que respita y palpita. (Quizás una versión más lenta podría utilizarse como una meditación guíada de sincronización cardiopulmonar).

[FastCoDesign]