*

X

Los memes se encuentran sin duda entre las creaciones más raras de Internet, un territorio, por lo demás, especialmente propicio para lo extravagente y lo absurdo. Lo interesante, sin embargo, es que dichas circunstancias encuentran eco y conexión, vínculo con otras decenas, cientos, miles y aun millones de personas que no dudan en compartir y mostrar, en difundir y esparcir una imagen, una frase, un garabato que en su simpleza o su rebuscada complejidad, cifra un fragmento de esa mente colectiva que encuentra su cuerpo y su forma en la Red.

En esta ocasión mostramos una escena que ha comenzado a circular con profusión y que, por esto mismo, es ya uno de esos memes, incipiente quizá porque aun no posee el alcance de otros que se reconocen de inmediato, pero ya presente en los intersticios, los recovecos y aun las superficies de Internet.

[Laughing Squid]

Te podría interesar:

Fotos de Lindsay Mills, la atractiva novia de Edward Snowden (o de cómo nuestra intimidad se encuentra a un clic de distancia)

Medios y Tecnología

Por: pijamasurf - 06/03/2013

Por estos días el nombre de Edward Snowden es ampliamente conocido. Para algunos un héroe, para otros un traidor. En cualquier caso, un hombre que tomó una decisión: filtrar a los diarios The Guardian y The Washington Post información clasificada sobre PRISM, un vasto proyecto de vigilancia de la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos (NSA) a partir de la actividad que se sostiene en Internet, el cual parece contar con la colaboración de importantes compañías como Google, Amazon, Yahoo!, Facebook, Skype y otros más.

Como programador de la CIA y de la firma Booz Allen Hamilton (contratada por la NSA), Snowden tuvo acceso a estos datos, y en un momento de lucidez ética decidió arriesgarlo todo, incluso su integridad personal, con tal de que el programa PRISM se conociera públicamente. Snowden se encuentra actualmente en Hong Kong, donde al parecer espera que se le conceda asilo político.

“No quiero vivir en una sociedad que hace este tipo de cosas. No quiero vivir en un mundo donde todo lo que hago y digo queda grabado”, declaró Snowden a The Guardian, y como si este mismo mundo le jugara una broma cruel y le echara en cara su capacidad de invadir la privacidad hasta desaparecerla, recientemente se dieron a conocer estas fotografías de su novia, Lindsay Mills, bailarina y acróbata a punto de cumplir los 31 años.

Las imágenes provienen de LsJourney, el blog en el que hasta el martes pasado, cuando fue cerrado, Mills documentaba con entusiasmo y cierta profusión la vida en pareja que sostenía junto con Snowden en Hawái, al menos hasta que este se vio forzado a cambiar de residencia.

Sin duda un ejemplo elocuente de dos fenómenos en torno a la intimidad contemporánea: por un lado, la facilidad con que la exponemos voluntariamente, la subimos y de algún modo la ofrecemos, por otro lado, a cualquiera que con los términos de búsqueda adecuados y los clics correctos puede obtener algún fragmento de nuestra vida.

[WWTD]