*

X

Luciérnagas en fotografías de larga exposición: la inesperada quietud de la luz errabunda

Por: pijamasurf - 06/09/2013

La fotografía de larga exposición es una técnica que permite captar la trayectoria de un móvil y hacerla visible como una suerte de línea continua e ininterrumpida. Para mejor visibilidad del efecto esta se lleva a cabo con objetos luminosos en ambientes oscuros.

Por este motivo las luciérnagas se encuentran entre los motivos idóneos de este tipo de fotografía. Esos insectos que en sus vuelos aparentemente azarosos trazan patrones que fácilmente estimulan la imaginación, esparciendo su luz entre los árboles de territorios que, por fortuna, han escapado a la urbanización y la voracidad de las grandes urbes.

Las imágenes que presentamos en esta nota son obra de Yume Cyan, quien acudió a una región boscosa que se encuentra en las inmediaciones de Nagoya, al sureste de Japón. Con el obturador de la cámara apenas abierto, Cyan consiguió que estas luces vagabundas (según se les conoce en portugués, vagalume) parecieran quedarse quietas por un instante, puntos radiantes suspendidos en el sombrío misterio del bosque.

[This is Colossal]

La inesperada belleza de la ciencia: ganadores de la competencia de arte científico de Princeton

Ciencia

Por: pijamasurf - 06/09/2013

Como parte del mundo, la ciencia y sus procedimientos también son capaces de estética. Si la belleza reside lo mismo en las cosas en sí que en el individuo que la descubre, la ciencia no puede ser un territorio exento de esta posibilidad. De los océanos a las estructuras microscópicas, de las fauces de un felino a la corola de una flor, de los fenómenos atmosféricos a una gota de agua que cae y se descompone al chocar contra una superficie sólida, eso que denominamos hecho científico (físico o químico) es capaz de contagiarse de esa cualidad estética que habitualmente creemos exclusiva del arte y sus manifestaciones.

Estas imágenes forman parte de la Competencia del Arte de la Ciencia a la que anualmente convoca la Universidad de Princeton. En esta ocasión hubo 170 participaciones de 24 departamentos universitarios y 6 ganadores: 3 primeros lugares otorgados por el jurado y otros 3 por votación de la comunidad universitaria.

Una modesta muestra de que la ciencia y el arte no son, después de todo, registros distantes entre sí y mucho menos opuestos.

[Wired]