*

X

Las Hermanas Brown: proyecto fotográfico toma un retrato a cuatro hermanas durante 35 años

Por: pijamasurf - 06/22/2013

Probablemente pocos motivos de angustia existencial tan constantes en nuestra historia como el paso del tiempo, ese fenómeno que confunde las categorías del pensamiento, que es al mismo tiempo objetivo y subjetivo, real y metafórico, consciente e inconsciente. Un laberinto cognitivo que hasta la fecha no posee una salida convincente y ante el cual nuestra capacidad intelectual no tiene otro recurso más que la rendición, la entrega absoluta a la incomprensible.

En un elocuente y emotivo ejercicio fotográfico a propósito de este asunto, Nicholas Nixon siguió a cuatro hermanas durante 35 años, tomándoles un retrato anual para que una vez reunidos, evidenciaran eso que se muestra de golpe solo cuando una pausa en el juicio y la conciencia se ocupa expresamente para reflexionar sobre el curso de la existencia (como en el concepto de la durée de Husserl y Bergson).

“Las Hermanas Brown” es el nombre de esta serie que va de 1975 a 2010. Un trabajo que inevitablemente recuerda, entre varias otras cosas, el célebre fragmento de Borges:

And yet, and yet... Negar la sucesión temporal, negar el yo, negar el universo astronómico, son desesperaciones aparentes y consuelos secretos. Nuestro destino (a diferencia del infierno de Swedenborg y del infierno de la mitología tibetana) no es espantoso por irreal; es espantoso porque es irreversible y de hierro. El tiempo es la sustancia de que estoy hecho. El tiempo es un río que me arrebata, pero yo soy el río; es un tigre que me destroza, pero yo soy el tigre; es un fuego que me consume, pero yo soy el fuego. El 'mundo, desgraciadamente, es real; yo, desgraciada­mente, soy Borges.

"Nueva refutación del tiempo"  (Otras inquisiciones, 1952)

También en Pijama Surf: 7 libros imprescindibles para entender qué es el tiempo

[Mamá Natural]

Video de Kate Upton en topless y a caballo causa revuelo en Internet

Por: pijamasurf - 06/22/2013

Como parte de una sesión de fotos que la sexy Kate Upton se disponía a realizar montada en un caballo, hubo un momento en que la joven tuvo que despojarse de su ropa y quedar topless, escena que fue oportunamente grabada por uno de los asistentes y después difundida (con censura cocktease) por el portal TMZ, que no muestra el video sin censura pero si muestra el video de su staff viendo el video sin censura.

Más allá de la voluptuosidad de la joven y el provechoso escándalo de la filtración mediática,  llama la atención cierta conexión simbólica de la escena con otras tanto de la historia como de la mitología.

¿No parece Upton de repente como Lady Godiva resucitada, transgrediendo la mora o al menos el deseo imperante? ¿O una Europa montada en la grupa de un animal a punto de emprender la huida hacia nuestra propia mente? Upton por enésima vez en la historia monta el caballo sagrado de los mongoles y los hindúes y galopa hacia nosotros y la escena se repite y también ocurre en nuestra mente.