*

X

Impresora 3D traduce ondas cerebrales a objetos tangibles utilizando pensamientos de niños

Por: pijamasurf - 06/03/2013

Una interfaz para crear diseños tridimensionales a partir de ondas cerebrales ya es una realidad. Sus creadores --mezcla de artistas y científicos-- tratan de emular además el comportamiento evolutivo del ADN en la creación de pequeños monstruos de plástico.

thinkerthing

Utilizando una diadema o casco especial, los científicos-artistas de Thinker Thing crearon un método para hacer objetos en impresoras 3D a partir de ondas cerebrales. Utilizando financiamiento del gobierno chileno y la ayuda de niños del país andino, la idea es hacer que la creatividad y las posibilidades de esta nueva tecnología pueda ser accesible desde el pensamiento.

El aparato que sirve de interfaz entre las ondas cerebrales y la impresora 3D se llama Emotiv Epoc, y consiste en un sistema de detección en 14 zonas del cerebro que se activan según diferentes estados emocionales y diferentes frecuencias electrónicas. Luego, el programa asocia las respuestas a "bloques de construcción" virtuales a partir de un proceso interpretativo que sus creadores describen como similar al ADN.

La compañía busca hacer una suerte de monstruos, y actualmente las piezas producidas son una suerte de ensayos o variaciones (como los hombres de madera descritos por los antiguos quiché en el Popol Wuj que precedieron a los hombres de carne y hueso), por lo que el "ADN" de los objetos va mutando a través de cada nueva generación. Según sus creadores, "cómo se comporten las nuevas mutaciones, ya sea que vivan o mueran, es determinado por la mente."

[Wired]

Premio Nobel de Literatura revela uso de metanfetaminas en el ejército nazi

Por: pijamasurf - 06/03/2013

No todas las armas químicas vienen en la misma presentación: un testigo de los horrores de la Segunda Guerra Mundial confirma el uso de metanfetaminas en los ejércitos de Adolf Hitler.

anfeta

La guerra se ha definido como la política conducida por otros medios; sin embargo, no todas las armas químicas usadas en la guerra tienen la destructiva forma de una bomba --pueden ser armas tan pequeñas como una pastilla. El premio Nobel de Literatura de 1972, Heinrich Böll, escribió desde las trincheras de la Segunda Guerra Mundial a sus padres, contándoles sobre el arma secreta del Führer para lanzar soldados más bravos a la batalla.

Böll describió el uso de una píldora llamada Pervitin, cuya estructura molecular resulta ser la misma que el crystal, una poderosa metanfetamina usada en nuestros días con fines recreativos. La droga era muy popular en los años 30, por lo que su reputación llegó a los altos mandos de los ejércitos de Hitler y fue producida por millones para abastecer a los soldados en los distintos frentes. En sus cartas, Böll describe el Pervitin como un "auxiliar del estado de alerta", pues la sustancia era utilizada en las largas jornadas en las trincheras, al igual que por los pilotos de la temible fuerza de aviadores alemana.

La metanfetamina (no confundir con la piedra de cocaína o crack) era sólo uno más dentro del arsenal de estimulantes del Reich, entre los que se contaba el alcohol, que era distribuido generosamente en las barracas de los soldados alemanes. Según un reporte de la BBC, Hitler mismo recibió una inyección diaria de metanfetamina desde 1942 hasta su muerte en 1945.

Los efectos iniciales de la metanfetamina son intensamente placenteros y son una poderosa fuente de energía --pero el pico de la intensidad, a través del abuso de la sustancia, es más difícil de alcanzar, por lo que el usuario consume mayores cantidades para obtener un resultado cada vez menor; sus efectos secundarios incluyen ansiedad, confusión, insomnión, trastornos del carácter, y comportamiento agresivo además de alucinaciones auditivas y visuales.

[Huffington Post]