*

X

Impresora 3D traduce ondas cerebrales a objetos tangibles utilizando pensamientos de niños

Por: pijamasurf - 06/03/2013

Una interfaz para crear diseños tridimensionales a partir de ondas cerebrales ya es una realidad. Sus creadores --mezcla de artistas y científicos-- tratan de emular además el comportamiento evolutivo del ADN en la creación de pequeños monstruos de plástico.

thinkerthing

Utilizando una diadema o casco especial, los científicos-artistas de Thinker Thing crearon un método para hacer objetos en impresoras 3D a partir de ondas cerebrales. Utilizando financiamiento del gobierno chileno y la ayuda de niños del país andino, la idea es hacer que la creatividad y las posibilidades de esta nueva tecnología pueda ser accesible desde el pensamiento.

El aparato que sirve de interfaz entre las ondas cerebrales y la impresora 3D se llama Emotiv Epoc, y consiste en un sistema de detección en 14 zonas del cerebro que se activan según diferentes estados emocionales y diferentes frecuencias electrónicas. Luego, el programa asocia las respuestas a "bloques de construcción" virtuales a partir de un proceso interpretativo que sus creadores describen como similar al ADN.

La compañía busca hacer una suerte de monstruos, y actualmente las piezas producidas son una suerte de ensayos o variaciones (como los hombres de madera descritos por los antiguos quiché en el Popol Wuj que precedieron a los hombres de carne y hueso), por lo que el "ADN" de los objetos va mutando a través de cada nueva generación. Según sus creadores, "cómo se comporten las nuevas mutaciones, ya sea que vivan o mueran, es determinado por la mente."

[Wired]

Te podría interesar:
Hoy se conmemora el natalicio del poeta español Federico García Lorca.
[caption id="attachment_60861" align="aligncenter" width="550"]lorca1 Dalí, Moreno Villa, Buñuel, Lorca y José Antonio Rubio[/caption]

 Hace 115 años nació el escritor español Federico García Lorca, quien perteneció a la Generación del 27 conformada por Gerardo Diego, Dámaso Alonso, Vicente Aleixandre,  Luis Cernuda, Jorge Guillén, Rafael Alberti, entre otros.

Después de haber vivido un importante periodo de prosperidad y florecimiento intelectual en su país —antes y durante la Segunda República— el poeta sería silenciado, como otros cuantos, al estallido de la Guerra Civil Española.  Lorca fue asesinado por el bando nacionalista en 1936, después de dos días de haber sido detenido en la casa del poeta Luis Rosales, en Granada, cerca del 16 de agosto, pues los datos de su fusilamiento no se conocen con exactitud. Fue enterrado en una fosa común en Alfacar que en 2009 se abrió para recuperar sus restos, sin embargo no se encontró rastro alguno del cadáver. Lo único que conserva España de su más grande poeta es su estupenda obra.

No hace falta destacar que Federico García Lorca fue creador de piezas angulares en la literatura hispánica, pero si hiciera falta alguna recomendación La casa de Bernarda Alba, Bodas de Sangre, el Romancero gitano y Poeta en Nueva York son algunos de sus trabajos más representativos.

 

Romance Sonámbulo

Verde que te quiero verde. 
Verde viento. Verdes ramas. 
El barco sobre la mar 
y el caballo en la montaña. 
Con la sombra en la cintura 
ella sueña en su baranda, 
verde carne, pelo verde, 
con ojos de fría plata. 
Verde que te quiero verde. 
Bajo la luna gitana, 
las cosas le están mirando 
y ella no puede mirarlas.

              *

Verde que te quiero verde. 
Grandes estrellas de escarcha, 
vienen con el pez de sombra 
que abre el camino del alba. 
La higuera frota su viento 
con la lija de sus ramas, 
y el monte, gato garduño, 
eriza sus pitas agrias. 
¿Pero quién vendrá? ¿Y por dónde...? 
Ella sigue en su baranda, 
verde carne, pelo verde, 
soñando en la mar amarga.

              *

Compadre, quiero cambiar 
mi caballo por su casa, 
mi montura por su espejo, 
mi cuchillo por su manta. 
Compadre, vengo sangrando, 
desde los montes de Cabra. 
Si yo pudiera, mocito, 
ese trato se cerraba. 
Pero yo ya no soy yo, 
ni mi casa es ya mi casa. 
Compadre, quiero morir 
decentemente en mi cama. 
De acero, si puede ser, 
con las sábanas de holanda. 
¿No ves la herida que tengo 
desde el pecho a la garganta? 
Trescientas rosas morenas 
lleva tu pechera blanca. 
Tu sangre rezuma y huele 
alrededor de tu faja. 
Pero yo ya no soy yo, 
ni mi casa es ya mi casa. 
Dejadme subir al menos 
hasta las altas barandas, 
dejadme subir, dejadme, 
hasta las verdes barandas. 
Barandales de la luna 
por donde retumba el agua.

              *

Ya suben los dos compadres 
hacia las altas barandas. 
Dejando un rastro de sangre. 
Dejando un rastro de lágrimas. 
Temblaban en los tejados 
farolillos de hojalata. 
Mil panderos de cristal, 
herían la madrugada.

              *

Verde que te quiero verde, 
verde viento, verdes ramas. 
Los dos compadres subieron. 
El largo viento, dejaba 
en la boca un raro gusto 
de hiel, de menta y de albahaca. 
¡Compadre! ¿Dónde está, dime? 
¿Dónde está mi niña amarga? 
¡Cuántas veces te esperó! 
¡Cuántas veces te esperara, 
cara fresca, negro pelo, 
en esta verde baranda!

              *

Sobre el rostro del aljibe 
se mecía la gitana. 
Verde carne, pelo verde, 
con ojos de fría plata. 
Un carámbano de luna 
la sostiene sobre el agua. 
La noche su puso íntima 
como una pequeña plaza. 
Guardias civiles borrachos, 
en la puerta golpeaban. 
Verde que te quiero verde. 
Verde viento. Verdes ramas. 
El barco sobre la mar. 
Y el caballo en la montaña.