*

X

Hipnótico video de la NASA te invita a perderte al interior de un agujero negro

Ciencia

Por: pijamasurf - 06/16/2013

 

Los agujeros negros son los objetos más misteriosos del cosmos (podrían ser las puertas a otros universos) y aunque existe una gran limitante para estudiarlos --el hecho de que atrapan toda luz-- la NASA ha generado esta interesante y por momentos hasta psicodélica animación del funcionamiento de estos meta-objetos. La animación muestra la zona interna del disco de acrecimiento de la masa estelar de un agujero negro y simula la absorción de rayos X según se ha observado anteriormente.

La turbulencia magnética de las espirales del disco siendo alimentado por los rayos X al ritmo de un ominoso ambient --más la realidad aumentada por la data computacional superimpuesta-- hacen del video un útil loop para entrar o al menos coquetear con el trance --penentrar lo verdaderamente inconmensurable, el reverso de este mundo-- y dejarse hipnotizar por el ojo negro al fondo del agujero. De aquí a otra parte.

 

 

Marilyn Monroe, lectora de James Joyce: una imagen en palabras

Por: pijamasurf - 06/16/2013

Tal vez la imagen de "rubia tonta" tuviera que ver más con las necesidades de los estudios de Hollywood que con la persona que Norma Jean-Baker (Marilyn Monroe frente a las cámaras) era en sus ratos de ocio.

marilyn-reads-joyce-e1352357312199

Marilyn Monroe siempre fue retratada como un ícono sexy: una imagen del arquetipo femenino para la segunda mitad del siglo XX, probablemente la causante (entre otras divas, como Bridgitte Bardott o Greta Garbo) de la divinización de los íconos de Hollywood. Sin embargo, Norma Jean Baker no pasaba todo su tiempo frente a las cámaras.

La fotoperiodista Eve Arnold logró captar a la diva en algunos de sus momentos más privados --en nuestros días, eso sería sinónimo de haberle hecho retratos desnuda, pero la foto que nos ocupa tiene más que ver con los intereses privados de la Monroe que con su escultural figura. En 1955, Arnold retrató a Marilyn Monroe  leyendo una vieja copia de Ulysses, la no menos icónica novela del escritor irlandés James Joyce.

El catálogo de la copiosa librería de Monroe hace suponer que se trataba de una lectora ávida, si no voraz. Arnold develó al menos el misterio detrás de la estrella del cine en su faceta de lectora de uno de los libros tradicionalmente considerados más demandantes imaginativa e intelectualmente como es Ulysses:

Trabajamos en una playa de Long Island. Ella visitaba al poeta Norman Rosten... Le pregunté qué leía cuando pasé a recogerla (trataba de hacerme una idea de cómo ocupaba su tiempo.) Dijo que guardaba Ulysses en su auto y que lo había estado leyendo por un tiempo. Dijo que amaba su sonido y que se lo leía en voz alta para tratar de entenderlo --pero lo encontró complicado. No podia leerlo consecutivamente. Cuando nos detuvimos en un parque de juegos local para fotografiarla, sacó su libro y comenzó a leer mientras yo cargaba la película. Así que, claro, la fotografié. Fue siempre un esfuerzo colaborativo entre fotógrafo y sujeto, cuando se trataba de ella --pero por lo regular con sus ideas.

Tal vez lo importante de este retrato no es ver solamente a la más famosa diva del cine leyendo uno de los libros fundamentales de la literatura universal, sino simplemente observar el gesto de concentración y asombro de una lectora encontrándose con un hallazgo entre sus propias manos.

[Open Culture]