*

X

Contra el IQ: ser consciente de tus habilidades y estar inspirado es más importante que un alto coeficiente intelectual

Por: pijamasurf - 06/14/2013

El IQ es una medida de referencia, pero de ninguna manera limita o determina la capacidad de las personas. Un psicólogo se dedicó a demostrar lo que hace que la gente con bajos niveles de IQ pueda ser excelente en muchas labores.

iq

El mito del IQ reproduce un patrón de exitismo y lo liga a la percepción de éxito que puede tener una persona sobre sí misma, dependiendo de su inteligencia intelectual --sin embargo, recordemos que no es el único tipo de inteligencia que existe, y mucho menos el único que importa; en el caso de los niños, encerrarse en la valoración de un número puede incluso tener repercursiones en su autoestima y la formación de su subjetividad. El psicólogo de la Universidad de Nueva York, Scott Barry Kaufman, analiza este fenómeno en su libro Ungifted: Intelligence Redefined, donde cuestiona la idea de que sólo las personas con altos índices de coeficiente intelectual son creativos o dotados de cualidades deseables.

 Tus debilidades pueden estar ligadas a tus fortalezas

En su libro, Kaufman afirma que diagnósticos como el de dislexia o autismo, que en nuestra sociedad son percibidas como enfermedades o padecimientos, de hecho pueden ser ventajosas. Las personas con autismo han demostrado ser excelentes en actividades de programación, y la gente con dislexia parece tener un nivel más alto que el promedio en cuanto a inteligencia espacial. Algunos disléxicos famosos como Picasso, Da Vinci, Andy Warhol o Tommy Hilfiger cuestionan la idea de discapacidad y aportan un nuevo sentido a la noción políticamente correcta de capacidades diferentes.

Inspiración, inspiración, inspiración

La capacidad de poner nuestra atención y energía en un proyecto o trabajo depende de la administración efectiva de nuestros recursos psíquicos. La gente con altos niveles de inspiración, dice Kaufman, es la que logra llevar a sus últimas consecuencias un proceso. Después de todo una idea revolucionaria es sólo una primera parte del proceso creativo; la capacidad de trabajar y dedicar tiempo y atención a ella será la diferencia al final. El novelista Henry Miller solía decir "cuando no puedes crear, puedes trabajar", en el sentido en que si la inspiración falla, la disciplina y la capacidad de realizar tareas pendientes también aportan estructuralmente al proceso.

Empoderamiento y autonomía

Kaufman analizó estudios donde se demostró que los estudiantes aprendieron mejor cuando se les hizo sentir que tenían opciones sobre los posibles cursos de acción. En lugar de pedirles que obedecieran órdenes o instrucciones (con frases como "debes hacer" o "es necesario que..."), se obtuvieron mejores resultados en las pruebas cuando se les decía "puedes hacer" o "puedes elegir". La capacidad para dirigir los propios esfuerzos (además de la capacidad de empoderar a otros, como los dirigentes o gerentes que permiten que sus empleados tengan autodeterminación sobre su propio trabajo) genera una sensación de autonomía que puede ser muy motivante.

Deja de hablar mal de todo

Aprendemos por repetición, así que si un niño crece escuchando de sus padres y maestros que puede hacer determinada tarea, su desempeño será mejor que el de un niño cuyas capacidades no se fomentan. Todos tenemos un censor o un narrador malintencionado que nos dice todo lo que está mal respecto a nosotros y al mundo. Este mecanismo de defensa evolutivo es beneficioso porque nos alerta de áreas grises y de oportunidad para mejorar, pero es diferente la autocrítica que el autosabotaje. No se trata de un lavado de cerebro, simplemente de hacerse conciente de que la atención que le prestamos al autosabotaje y la autodenigración se repetirá como un patrón autoaprendido, que puede desactivarse tomando conciencia de la dirección de nuestra atención.

[Co.Create]

Niños de parejas homosexuales tienen más autoestima y cercanía con su familia

Por: pijamasurf - 06/14/2013

Los niños que viven con parejas del mismo sexo no sólo tienen más autoestima, sino que muestran mayor cohesión familiar y menos reservas a discutir temas como el bullying escolar.

samesex

La discusión sobre la adopción de niños por parte de parejas del mismo sexo acaba de recibir un favorable argumento: un estudio australiano sobre la salud de los niños que viven en familias de padres homosexuales --el estudio más grande en su tipo hasta ahora-- no sólo son saludables, sino que presentan mayores índices de cohesión familiar que los niños de familias de padres heterosexuales.

El estudio que comprende 500 casos de niños adoptados en Australia afirma que "no existe diferencia estadística entre niños de parejas del mismo sexo y el resto de la población en cuanto a indicadores como autoestima, comportamiento emocional y cantidad de tiempo que pasan con sus padres. Sin embargo, los niños de parejas del mismo sexo obtuvieron mayores puntajes en el promedio nacional de salud general y cohesión familiar, que miden qué tan bien se lleva una familia."

Según el director de la investigación, el doctor Simon Crouch de la Universidad de Melbourne, las familias con padres del mismo sexo, sean hombres o mujeres, cuentan con mejor comunicación y abordaje de problemas relacionados con el bullying escolar. 70% de los estudiantes gay y lesbianas en Queensland experimentan bullying de compañeros y maestros, lo que vuelve la cuestión un tabú que en familias con padres homosexuales se encuentra mucho más abierto a discusión.

El antiguo primer ministro de Australia, Kevin Rudd, recientemente apoyó la propuesta de igualdad matrimonial, que será discutida en septiembre. Su cambio de opinión se debió a la falta de investigación respecto a las condiciones de vida de niños viviendo con parejas homosexuales, pero espera que al igual que él otros miembros del senado australiano comenzarán a integrar la nueva información a sus decisiones.

[Alternet]