*

X
Los errores pueden ser pulsos evolutivos; un error del cual se aprende, deja de serlo y puede transformarse no solo en un gran acierto, sino en nuestro principal motor creativo.

3790172316_c9caeaf1f0_o

La Real Academia de la Lengua Española define el termino error como una "acción desacertada o equivocada", descripción que coincide con la concepción popular que existe sobre esta palabra. Pero, qué pasa con la premisa que advierte "nada permanece más que el cambio", quiero decir, si tomamos en cuenta que todo esta ineludiblemente 'condenado' a la transformación, entonces lo que hoy aparenta ser un error mañana podría vestirse con el atuendo de un gran acierto. Y esta es solo una de las premisas fundamentales que nos pueden llevar a valorar los errores como piedras preciosas con las que tropezamos a lo largo de nuestro camino. 

Además de la relatividad de nuestro criterio para determinar si algo representa un error o, por el contrario, un acierto –la cual se debe en buena medida a nuestra lineal prisión frente al tiempo y el espacio–, otra premisa a favor de equivocarnos podría resumirse en un término tan complejo, como cotidiano: el aprendizaje. "Comete nuevos errores. Comete gloriosos, espectaculares errores. Ten equivocaciones que nadie jamás haya tenido" recomienda el escritor británico Neil Gaiman, en su libro "Make Good Art", a los jóvenes literatos. 

De algún modo el errar implica, en primera instancia, la búsqueda activa de llevar  algo a cabo. Además, sugiere que el 'errante' ha tenido las agallas suficientes para tomar riesgos, para romper con el guión de vida o obra que le fue asignado, y para tal vez buscar nuevas respuestas a viejas interrogantes. "Si estás cometiendo errores, entonces estás haciendo cosas nuevas, probando, aprendiendo, viviendo, empujándote a ti mismo, transformándote y transformando tu mundo. Estás haciendo cosas que jamás habías hecho y, aún más importante, estás haciendo algo." agrega Gaiman.  

Si tomamos en cuenta que el tomar decisiones es quizá el acto que mayor repercusión tiene, a nivel práctico, en nuestras vidas, y que cuando decidimos lo hacemos, consciente o inconscientemente, apoyados en un marco referencial –el cual se construye a partir de la experiencia individual, la transmisión colectiva, y los patrones propios de nuestro entorno sociocultural–, entonces damos con otra apasionante virtud de los errores: su naturaleza informativa. Con lo anterior me refiero a que un error nos aporta por lo menos tanta información útil, y en lo personal creo que aún más, que los aciertos. Los errores imprimen valiosa data en nuestra cartografía existencial, la misma que utilizamos para guiarnos a través de nuestra vida. 

Por otro lado, y sin la intención de devaluar los aciertos, creo que al menos en un plano creativo, el error aporta mayor empuje a nuestros procesos que el propio acierto. De alguna manera el equivocarte resulta mucho más intrigante que el acertar. Al comprender que hemos cometido un error, nos sentimos retados a entender por que fue así, y de qué otras maneras podríamos conducirnos para evitar ese destino provisional. En pocas palabras, los errores podrían ser el mayor capital del motor creativo que apela a sofisticadas habilidades de nuestra mente, y les invita a entrar en acción.  

404

El ensayista y teórico estadounidense, Dorian Sagan, atribuye al error el desdoblamiento esencial de la filosofía: "La historia de la filosofía es, en buena medida, la historia de personas muy inteligentes cometiendo errores muy tentadores". El genial David Lynch es otro de los grandes 'defensores' del error, y continuamente ha defendido el papel protagónico de las equivocaciones y los accidentes dentro de sus procesos creativos. "Tan natural como caerte de un árbol. Simplemente emergerá. Y se cometen muchos errores, y ocurren muchos accidentes, pero estos se convierten en los descubrimientos que suceden durante el camino. Es simplemente mágico". 

Quiero aclarar que esta especie de oda al error no intenta promover una línea de optimismo radical ni mucho menos. Cuando te equivocas, te equivocas. pero también creo que un error solo mantiene su esencia 'errónea' si aquel que incurrió en él, no aprende la lección. De hecho uno de los principales diferenciadores del ser humano es, precisamente, nuestra habilidad para recordar conclusiones anteriores, reflexionar y aprender de ellas, y aprovecharlas como ingredientes fundamentales para nuestros futuros razonamientos. En este sentido, como advierte Daniel C. Dennet, autor del libro  Intuition Pumps And Other Tools for Thinking, "la clave para cometer buenos errores es no ocultarlos, especialmente no ocultártelos a ti mismo". 

Aprender de tus errores implica un proceso arduo que involucra, entre otros elementos, la conciencia, el análisis, la auto-crítica, y la humildad. Pero si en verdad fuimos capaces de vivir este proceso en torno a una equivocación, entonces sucede algo maravilloso: transmutamos el error, mediante un proceso que recuerda la purificación alquímica, en un acierto. Y por eso mencionaba al principio de este texto el factor linealidad, pues en realidad ese modelo de relación con el tiempo y el espacio generalmente no permite una perspectiva cenital de las cosas, y lo que hoy calificaríamos como una monumental equivocación, mañana podría, tras habernos nutrido del aprendizaje que nos ofrece, constituirse en el más estimulante de nuestro aciertos –solo recordemos que esta transición no sucede 'mágicamente', en realidad demanda un trabajo genuino de nuestra parte. 

Si los argumentos expuestos en estas líneas a favor del equivocarte no te convencen del todo, al menos espero coincidir contigo en una premisa final: el resultado de este instante, de aquello que eres ahora, justo en este momento, es el fiel resultado de la suma de todas tus acciones y decisiones, erróneas o acertadas, y en ese sentido los errores no dejan de ser maravillosos: lo que hoy eres se debe tanto a tus errores como a tus aciertos, por igual. Así que celebremos el camino andado. 

 Twitter del autor: @paradoxeparadis  

 

Te podría interesar:

Conoce los 13 instrumentos musicales más extraños del mundo (AUDIO Y FOTOS)

Por: pijamasurf - 06/02/2013

Ya sea por su impresionante diseño, su peculiar sonido o su importancia folklórica, estos instrumentos son sólo una muestra mínima de la diversidad musical de nuestro planeta.

La música es producto de la creatividad y genio de las civilizaciones, pero también es una expresión de su desarrollo tecnológico. Diferentes materiales y disposiciones tonales dan un carácter único (aunque vagamente familiar) a los diferentes instrumentos que presentamos a continuación. Hacer un catálogo extensivo de los instrumentos musicales más extraños sería una labor que necesitaría su propia enciclopedia para presentarse (el teórico de la realidad virtual, Jaron Lanier, tiene una colección de más de 10,000 de ellos solamente de Asia); sin embargo, los que presentamos a continuación no sólo son sonoramente particulares, sino que destacan también en el aspecto visual, creando una armonía o equilibrio entre impacto visual y sonoro.

1. Contrabajo Balalaika

The Oddest-Looking Musical Instruments on Earth

Desarrollado en Rusia en el siglo XVII, este instrumento triangular puede tocarse con los dedos o plumillas de cuero. Capaz de diferentes tonalidades según su tamaño, el balalaika puede encontrarse en versiones prima, secunda, alto, bajo y contrabajo, el más grande de todos.

 

2. El American Fotoplayer

The Oddest-Looking Musical Instruments on Earth

Combinación de piano y fuelles de órgano, el Fotoplayer consistía en una elaborada maquinaria que incluía además de tambores e instrumentos de percusión, podía recrear efectos de sonido, como el canto de un pájaro o el disparo de un arma de fuego, por lo que podríamos considerarlo el abuelo de los sintetizadores modernos. Se produjo entre 1912 y 1925; a pesar de que se hicieron entre 8 y 12 mil unidades, sólo 50 han llegado hasta nuestros días y sólo 12 están en condiciones de escucharse.

 

3. Órgano del Auditorio Boardwalk, New Jersey

The Oddest-Looking Musical Instruments on Earth

En su momento fue el instrumento más grande diseñado y construido. A la compañía Midmer-Losh, fabricantes de órganos les tomó tres años terminarlo, y consiste en un sistema de siete teclados, 1,235 tabuladores, 35 percusiones melódicas y 46 no melódicas, 18 trémolos, 120 pedales de selección y seis pedales.

The Oddest-Looking Musical Instruments on Earth

4. Stylophone

The Oddest-Looking Musical Instruments on Earth

Este mini sintetizador utilizaba un stylus análogo para ejecutarse. Inventado en 1967, más de tres millones de unidades fueron vendidas hasta 1975.

5. Guitarra Pikasso 

The Oddest-Looking Musical Instruments on Earth

La guitarra Pikasso tiene múltiples cuellos, 42 cuerdas y dos bocas huecas. Fue creada por Pat Metheny y Linda Manzer en 1984 y su construcción tomó dos años.

 

6. El theremin o ætérfono

El theremin fue uno de los primeros instrumentos musicales electrónicos. Fue inventado por el ruso Leon Theremin en 1928, y además de su sonido, lo más curioso es que el ejecutante no tiene ningún contacto físico con él.

7. Cimbalom

The Oddest-Looking Musical Instruments on Earth

El cimbalom o dulcímero de concierto fue muy popular en Hungría y otros países de Europa Central e incluso Grecia, y los gitanos en esos países siguen ejecutándolo como parte de su herencia rumana. Como dato curioso, este instrumento puede escucharse en las bandas sonoras de películas como The Lord of The Rings: The Two TowersThe Curious Case of Benjamin Button o Star Trek III: The Search for Spock.

8. Armónica de vidrio o hidrocristalófono

The Oddest-Looking Musical Instruments on Earth

Este instrumento fue inventado por el político estadunidense Benjamin Franklin en 1762, un año después de ver a Richard Pockrichan interpretando un instrumento hecho de cristal en Londres. Sería perfecto también para integrarlo al ensamble de la novela La orquesta de cristal del escritor chileno Enrique Lihn.

9. Crwth

The Oddest-Looking Musical Instruments on Earth

De procedencia galesa, el crwth o crowd se ha interpretado en Gales al menos desde el siglo 11; sólo existen cuatro de aquellos siglos, pero los músicos modernos suelen hacer copias.

10. El gran órgano de "estalacpipas", cavernas de Luray, Parque Nacional de Shenandoah, Virginia, EU

The Oddest-Looking Musical Instruments on Earth

Otro de los curiosos nombres de este instrumento es "litófono", que une las raíces griegas para "piedra" y "sonido", y fue diseñado por un programador del Pentágono, Leland W. Sprinkle, lo que explica su elaborada arquitectura eléctrica. Sin embargo, las cualidades musicales de estas cavernas eran conocidas desde 1878.

11. Ondes Martenot, u ondium Martenot, u ondes musicales

The Oddest-Looking Musical Instruments on Earth

Este temprano instrumento musical fue inventado en 1928 por Maurice Martenot; las notas se producen gracias a variaciones en la frecuencia oscilatoria de los tubos de vacío. Dejó de fabricarse en 1988. Músicos como Frank Zappa, Arthur Honegger y Pierre Boulez ocuparon el Ondes Martenot en diferentes discos, además de películas como Ghostbusters, Lawrence de Arabia Amélie.

 


12. Arpa judía (o gewgaw, o arpa vietnamita)

The Oddest-Looking Musical Instruments on Earth

Se sostiene entre los dientes o los labios y se pulsa con los dedos. El gewgaw originalmente vino de Asia y es uno de los instrumentos musicales más antiguos del mundo. En países como Vietnam o Camboya se fabrica también de bambú, además de aluminio.

 

The Oddest-Looking Musical Instruments on Earth

 

13. Piano diseñado para gente que no puede moverse de la cama 

The Oddest-Looking Musical Instruments on Earth

Poco podría añadir a la imagen cualquier explicación. Se fabricó en Inglaterra en 1935.

[io9]