*

X

Campesino en China conserva el cadáver de un extraterrestre

Por: pijamasurf - 06/21/2013

Un campesino en China se encontró con cinco extraterrestres, uno de los cuales murió electrocutado en una cerca de su propiedad; agentes del gobierno chino acudieron a verificar el incidente y días después de esta visita el campesino modificó la versión de los hechos.

dead-alien-body

Hace unos días un campesino de nombre Li Kai, que reside en las inmediaciones del Río Amarillo, salió muy temprano en la mañana a revisar una cerca eléctrica que recién había instalado para evitar que los conejos entraran a sus sembradíos. De pronto notó que su bicicleta proyectaba una sombra extraña, causada por una luz que no era la del sol que aún no salía. Cuando miró hacia el cielo, el hombre se encontró con algo inesperado y desconocido.

Un objeto no identificado como un OVNI estaba suspendido sobre la orilla del Río Amarillo. No sé cómo llegó mi bicicleta debajo de ese platillo volador. Entonces cinco aliens descendieron uno después de otro.

Según el relato del hombre, apenas vio a estos seres comenzó a arrojarles piedras con la esperanza de que le devolvieran su bicicleta. Los extraterrestres comenzaron entonces a perseguirlo, solo que uno de ellos quedó atrapado en la cerca electrificada. Ante esto, los demás huyeron.

Kai llevó el cadáver chamuscado del alienígena a su casa, lo puso en hielo y llamó a la policía. Junto con los oficiales llegaron también agentes del gobierno que examinaron por varias noches el lugar de los hechos y de pronto ellos también desaparecieron, ningún aviso de por medio.

Varios días después de que la historia se hizo pública, Kai confesó que todo había sido una broma, y el gobierno chino apoyó esta versión calificándola como un hoax, un montaje mediático protagonizado por un cuerpo de goma. Pero conociendo la fama manipuladora y censora de las autoridades chinas, la duda permanece.

También en Pijama Surf: ¿Los extraterrestres son un estado de percepción?

[truTV]

Lo que las conejitas de Playboy pueden enseñarnos sobre Wall Street y la suerte

Por: pijamasurf - 06/21/2013

La suerte es un factor difícilmente contabilizable por la estadística. En una situación de indeterminación, sin embargo, podemos convocarla cubriendo los demás factores.

playboy

En el 2006, diez conejitas de Playboy participaron en un curioso experimento: se les pidió que eligieran cinco acciones en la bolsa de valores e indicaran el curso de acción de movimientos bursátiles para obtener las mayores ganancias posibles. La idea de la compañía organizadora, Tradingmarkets, era mostrar lo difícil que puede ser invertir y manejar flujos en Wall Street a través del índice de Standard & Poor's 500, un indicador bursátil que menos de un tercio de profesionales son capaces de vencer. El resultado fue sumamente inesperado.

La conejita del mes de mayo del 98, Deanna Brooks, eligió acciones que sobrepasaron los 43.4 puntos porcentuales, derrotando por amplio margen al índice S&P 500, que obtuvo 13.6%, y haciendo polvo también a más del 90% de profesionales que cada día tratan de mejorar los rendimientos que les dicta el indicador.

Pero Deanna Brooks no fue la única conejita que, además de belleza, mostró talento para las inversiones de bolsa; cuatro de las 10 conejitas del experimento tuvieron retornos de inversión mejores que los prescritos por el S&P 500, algo que menos de un tercio de los brokers de Wall Street consiguen en un día normal.

La explicación de este fenómeno es nada menos que la suerte.  

Invertir en la bolsa de valores, como muchas otras actividades, requiere conocimiento, preparación y motivación, pero existen elementos contextuales y contingentes de los cuales no podemos hacernos responsables --que en Wall Street pueden ejemplificarse por los movimientos bruscos de los indicadores, provocados por eventos en la geopolítica mundial, fenómenos naturales, y variables que nadie es del todo capaz de predecir.

La suerte es un fenómeno perceptual donde recibimos un beneficio inesperado en una situación de indeterminación. Podemos seguir el movimiento en retrospectiva, del efecto hacia la causa; pero el movimiento contrario (cómo provocar una causa), en situación de indeterminación --como en Wall Street-- es mucho más difícil: estamos en el terreno de la predicción. ¿Cómo hacer, pues, predicciones efectivas, o relativamente confiables?

En términos estadísticos, cuando un resultado puede provenir de factores no-contingentes como la habilidad o el conocimiento, podemos basarnos en evidencia (ej. Una receta de cocina.) Pero cuando el resultado es producido por factores para los que no tenemos evidencia, la apuesta racional se inclina por la estadística (ej. 1 de 3 posibilidades de ganar al jugar piedra-papel-tijeras, 1 en 7 mil millones de ser mordido por un tiburón, etc.)

Pero la suerte, como factor perceptual y discreto, no puede contabilizarse en esta ecuación. Es por eso que estamos inclinados a pensar que las conejitas de Playboy tuvieron suerte en la bolsa de valores por la única razón que queda: porque tienen cuatro patas de conejo.

[Barking Up]