*

X

Artistas "masturban" sede de banqueros en Londres como protesta por restricciones económicas

Por: pijamasurf - 06/03/2013

La impronta política del arte muchas veces se ve superada por su pretensión estética o por un mensaje poco reconocible. En esta instalación, el colectivo londinense Shift/Delete crea un mensaje contundente a través de una acción relativamente simple, pero poderosa.

gherkin-building-jerk

Devolver un poco el sentido de peligro y hacer una declaración política a través de una instalación artística rara vez sobrepasa los clichés de una galería o un arte efímero cuyo mensaje se disuelve en el discurso; en nuestros días, encontrar algo como la instalación "Act of Parliament" del colectivo londinense  Shift/Delete es un verdadero respiro, como demuestra su último trabajo.

El equipo de intervencionistas, conocidos por sus instalaciones en el espacio público, proyectaron la animación de una mano con rayos láser "masturbando" el edificio Gherkin, uno de los más famosos de Londres y hogar de muchas compañías de servicios financieros, con el fin de protestar por el trato especial que esta industria recibe del Parlamento, como preparativo para la reunión del G8 en Irlanda durante el próximo mes.

El grupo ve las exenciones de impuestos con que el Parlamento "premia" a los banqueros como una especie de gratificación masturbatoria, por lo que utilizaron la forma --de por sí fálica-- del edificio Gherkin para poner un poco de obscenidad y humor en la mente de los transeúntes nocturnos. Los artistas comentaron sobre la instalación:

"El Parlamento le ha dado a estos banqueros aproximadamente £500 mil millones de libras de dinero público a estos banqueros a partir de la crisis financiera, y justo ahora esos mismos banqueros disfrutan de bonos con valor de £14 mil millones de libras por sus acciones. El Parlamento no hace nada para retar a los banqueros --nuestro gobierno ha sido capturado-- y busca constantemente gratificar a la Ciudad de Londres mientras al resto de nosotros se nos impone austeridad. Debemos soltarnos de su yugo."

[Co.Create]

 

Neurociencia pretenderá "curar" los fanatismos religiosos (sobre los límites de la ingeniería cerebral)

Por: pijamasurf - 06/03/2013

¿Hasta qué punto la ingeniería neuronal podría hacer del nuestro un mundo más sano y seguro, y cuánta de nuestra libertad individual estaríamos dispuestos a perder para alcanzarla?

religious-fanatic

La neuróloga Kathleen Taylor de la Universidad de Oxford sorprendió a los asistentes al Festival Literario de Hay, en Gales, cuando anticipó que durante los próximos sesenta años la ciencia del cerebro tratará los fanatismos religiosos como hoy en día trata las enfermedades mentales.

La doctora Taylor igualó las creencias "nocivas" de las personas con enfermedades psíquicas, refiriéndose específicamente a la radicalización de los cultos religiosos y las ideologías que  promueven comportamientos o soluciones violentas a conflictos.

"No hablo sólo de los candidatos obvios, como el Islam radical o cultos más extremos", dice la investigadora, "hablo sobre cosas como la creencia de que está bien golpear a tus hijos. Estas creencias son muy dañinas y no son categorizadas normalmente como enfermedad mental."

En su libro The Brain Supremacy ("La supremacía del cerebro"), Taylor afirma que los neurólogos de las próximas décadas no pueden evadir el tomar una posición moral respecto a la manipulación del cerebro humano. "Las tecnologías que cambian profundamente nuestra relación con el mundo a nuestro alrededor no pueden ser simplemente herramientas para el bien o el mal si alteran nuestra percepción mágica de lo que es el bien y el mal."

¿Será que lo único que la ciencia podrá ofrecer para mejorar --o sin ir tan lejos, para comprender-- el comportamiento humano serán nuevos diagnósticos para nuevas enfermedades? Debemos pensar que hace poco el médico Leon Eisenberg, quien describió el trastorno de déficit de atención con hiperactividad (TDAH) por primera vez durante los años 60, confesó que se trataba de una "enfermedad ficticia"; la película Hysteria (estelarizada por Maggie Gyllenhall) sugiere que el tratamiento prescrito a finales del siglo XIX, a saber, la masturbación del sexo femenino en condiciones clínicas, también se encaminaba a patologizar el deseo sexual femenino, un tema tabú en la sociedad victoriana.

Por otra parte, ¿hasta qué punto el interés por interpretar de manera transparente la conducta y las intenciones de los seres humanos obedece a una neurosis generalizada de seguridad, tal vez una ola más del tsunami que pasó sobre la historia moderna desde el 9/11? ¿Qué criterio determinará qué prácticas sociales pueden ser calificadas de extremistas o radicales y cuáles pueden ser admitidas, de modo que los derechos civiles sean respetados, pero también las libertades de culto y expresión?

La pregunta que debemos tener en mente es por los alcances últimos de la ingeniería de la conducta y sus peligros, que han sido abordados más ampliamente por la ciencia ficción que por la ciencia "como tal" (que muchas veces se disfraza a sí misma de ficción.)

[Raw Story]