*

X
Revisando las mejores disqueras de techno nos encontramos con 31337, un sello alemán con una propuesta de minimal house y minimal techno de clase élite.

31337neu

Para la quinta edición de Surf the Label, una exploración de las mejores disqueras de techno bajo la curaduría de Luca Ortega (Líneas de Nazca), tenemos al sello alemán 31337 Records, que nos ofrece uno de los line-ups en la escena del minimal techno y el minimal house, con artistas como  Someone Else, 0x7f, Philip Rauh, Sebastian Koch, Sven Laux, Pachyderme, Easy Changes, entre otros.

Los managers de la disquera nos comparten un set exclusivo a manera de showcase de su músca mezclado por Sebastian Koch. Disfruten de esta  notable compilación, una de las más finas hasta la fecha en este proyecto y luego de una entrevista con uno de los managers y productores de la disquera.

 

 

¿Por qué 31337?

31337 es sinónimo de “eleet” (elite), en un alfabeto alternativo usado en el internet desde la década de los ochentas. Era utilizado principalmente por los hackers para divertirse, pero ha crecido desde entonces y ahora es utilizado por muchas personas alrededor del mundo.

¿Cómo describirían el sonido de su disquera?

Para ponerlo en una sola palabra: “eleet” —disculpa, sólo bromeo. Para describir “eleet” en una oración: el sonido de nuestra disquera es una mezcla entre minimal house, house, minimal techno y algunas cosas experimentales.

¿Cuáles son los artistas principales del sello?

Son Cabanne, Akiko Kiyama, Someone Else, 0x7f, Philip Rauh, Sebastian Koch, Sven Laux, Pachyderme, Easy Changes, Undefault, Marteaux, Kaitaro.

¿Qué prefieren digital o vinil?

Definitivamente preferimos el vinil antes de cualquier otro medio por la calidad de sonido y cómo se maneja. Le da un toque especial al acto de escuchar la música, por el ritual al que te sometes para poder escucharla. No se trata sólo de presionar un botón y ya está. Lo sacas de su funda, lo pones en la tornamesa, mueves la aguja al inicio y después escuchas el crujido del polvo, que le da un sentido muy especial que no se puede describir con palabras.

¿Cuál es el futuro del marketing de la música electrónica? ¿Piensan que debería ser gratuita? ¿Deberíamos regresar al vinilo?

Es difícil decir cómo será el futuro del marketing, porque es un campo que constantemente está cambiando. Los medios nuevos llegan constantemente y tenemos que mantenernos al corriente con ellos.

¿Qué quieres decir regresar al vinilo? No hay manera en la que podríamos decir: bueno, el mp3 ha desaparecido, regresemos todos al vinilo. Tenemos que adaptarnos y esperar que las ventas de vinilos crecerán constantemente de nuevo (cómo sucede ahora), porque las personas se darán cuenta de que el vinilo todavía es el mejor medio que hay para los verdaderos amantes de la música y coleccionistas. Una colección de mp3 es aburrida en comparación de buscar a través de una colección de vinilos. Además de que estar sentado en casa rodeado de amigos mientras escuchan vinilos juntos es una tarea mucho más interesante que tener un mp3 sin alma sonando en el fondo.

¿Cuáles son las nuevas estrategias que pueden ayudar a una marca o un artista a promover su música dentro de la era del contenido libre?

El internet le ofrece a un artista miles de maneras de promover su música y su red con otros artistas, especialmente a través de redes sociales como Soundcloud o Facebook. Pero hacer todo esto gratis es una tarea de tiempo completo y puede tomar mucho tiempo, por lo que cualquier persona seriamente involucrada en esto depende en una promoción pagada de vez en cuando.

¿Creen que las ventas digitales han degradado la calidad de producción o han democratizado y hecho más accesible la posibilidad de crear un sello, así beneficiando a la industria?

Las ventas digitales no han degradado la calidad de la producción, pero desde que cualquier persona puede empezar su propia disquera y lanzarse solos, ya no hay un control de calidad y el mercado ha sido inundado con cosas de baja calidad.  Hacer música se simplifica con herramientas que hacen el trabajo difícil. Las personas pueden comprar loops o midi-lines, no tienen que tocar o producir algo ellos solos y pueden tan sólo montar de paquetes de muestras y loops. No requiere habilidades y esa es la razón por la que tanta mierda está siendo difundida.

Antes del hype del mp3, los productores tenían que quemar sus discos y mandarlos a las disqueras, ahora consiguen cientos de direcciones de correo electrónico y mandan “spam” a todas las disqueras que pueden encontrar, con la esperanza de que alguien los lancé, no importa que disquera sea, y es algo triste.

¿Cuál es la lista del set?

1. Undefault - A4

2. Undefault - A3

3. Undefault - A2 (Sebastian Koch Remix)

4. Kai - Garbage In Forest

5. Sven Laux - Co-Eliptic Curves (Marc Neyen Remix)

6. Marc Neyen - Beside Me

7. Cabanne - Gredingotte

8. Jonas Sella - Pèrre Doodle

9. Weider Terlouw - Route Run

10. Hooved - Mizar (Ninca Leece Remix)

 

DATA TÉCNICA:

Label name: 31337 Records

founded in: 2007

owner-manager: Stefan Klaas, Philip Steger, Sebastian Koch

Género: minimal-house, minimal-techno, experimental

Formato: vinyl and digital

Core artists: check the interview

Website: www.31337records.com

soundcloud: www.soundcloud.com/31337records

twitter: www.twitter.com/31337records

beatport: www.beatport.com/label/31337-records/9111

Entrevista con este compositor mexicano, quien nos convida un espectacular álbum retrospectivo de sus 13 años de carrera: Mantis, el cual con notable sofisticación entrelaza múltiples géneros y ánimos.

artworks-000044900600-cri5s0-t200x200Hay días en que los azares sonoros te favorecen y tienes la fortuna de encontrar una obra musical que, por distintas razones, intuyes que te acompañará a lo largo de un buen trecho de tu camino. Hace un par de meses llegó a mí, cortesía de Luis Clériga, el disco Mantis, de Felipe Pérez Santiago, una exótica joya electro-clásica que con notable sofisticación entrelaza múltiples géneros y ánimos.

A lo largo de sus doce tracks el álbum manifiesta una excitante gama de discursos musicales, el linaje de la clásica se funde con resquicios electrónicos resultando en un collage que puede remitirte a una tribu de luciérnagas efímeramente orquestada y, minutos después, te tiene envuelto en la angustiosa estridencia que antecede a una psicosis pasajera.

Mantis es bastante electrónico, pero en realidad pasa por múltiples estilos. Representa una retrospectiva de 13 años de mi trabajo (1999-2012). Algunas piezas son desde que era estudiante, y luego muestra como fui, quiero pensar, evolucionando hasta ya las últimas obras. En cuanto a las influencias reflejadas en esta obra, creo que mencionaría sobretodo a Aphex Twin. Me encanta la idea de que llevó la música de beats a un mundo como más complejo, más intelectual, no tanto para bailar.

La música contemporánea ha florecido explosivamente a través de una inabarcable diversidad de géneros, subgéneros, y experimentos, que han derivado en un notable eclecticismo de propuestas. Lo anterior como consecuencia, supongo, de distintos fenómenos, entre ellos la consolidación de la música electrónica y su eventual multi-ramificación en decenas de géneros, el intensivo intercambio de data cultural entre músicos y una evolución orgánica de la exploración sonora a partir de bases que son, naturalmente, cada vez más sofisticadas. En este sentido resulta interesante saber como los propios músicos definen su trabajo:

Para definir mi música uso un término muy vago –siempre la he llamado cross over–, por que pasa por un montón de estilos. Tengo un lado súper clásico, donde escribo para orquesta, para coro, escribo para cuartetos de cuerdas y ensambles de cámara. Esta parte clásica, por llamarla de alguna forma es como mi eje musical, yo estudié composición clásica, ya luego me especialicé en electroacústica. Y por otro lado, por eso te digo que yo le llamo como cross over o súper ecléctico, escribo mucho para cine y además soy director de un ensamble, de Mal’akh, donde combinamos todo, que va desde un trío de rock hasta un ensamble de cámara grande.

Tras escuchar por primera vez Mantis, mi sorpresa fue aún mayor al descubrir que el responsable de este álbum era Felipe Pérez Santiago, compositor mexicano del cual, hasta entonces, jamás había escuchado –a pesar de que incluso tiene un par de composiciones interpretadas por Kronos Quartet, “Camposanto” y “Encandilado”. Quiero aclarar que no soy malinchista, al contrario, pero también creo que no estoy solo al afirmar que en México, al igual que en otros países, no siempre es fácil encontrar propuestas refinadas y, aún más difícil, encontrar aquellas que seguramente están sonando, justo en este momento, en rincones de complicado acceso.

photo copy

Una vez graduado como compositor en el Centro de Investigación y Estudios Musicales (CIEM), de México, continuo sus estudios en la Royal School of Music, de Londres, y en el Conservatorio de Rotterdam. Cuestionado sobre el anterior fenómeno, Felipe advierte que en muchos casos las personas que emigran a estudiar al extranjero, rompen con el escenario de su país de origen, lo cual no favorece el desarrollo de propuestas locales:

Me fui bien chavo a vivir a Holanda, me fui a estudiar al conservatorio, allá hice mi posgrado y mi maestría, y afortunadamente allá empecé a cambiar muchísimo, aprendí mucho, pero irresponsablemente me desconecté por completo de lo que ocurría en México, en lugar de seguir en contacto con lo que estaba pasando aquí.

Aunque también vale la pena enfatizar en que los organismos encargados de la difusión cultural dentro de un país, en este caso de México, podrían hacer una mejor labor difundiendo la existencia de los talentos más destacados –y aquí no solo me refiero a las instituciones, también a los medios de comunicación.

En fin, más allá de metáforas descriptivas, de críticas culturales, o de opiniones personales, lo único realmente apropiado al escribir de música es redirigir a los lectores a consumar el acto esencial frente a una fina pieza, escucharla. No dejen de dedicarle, por lo menos, 79 minutos de su vida a escuchar Mantis. 

 Twitter del autor: @paradoxeparadis