Pijama Surf

Sobre la originalidad de las ideas

¿Cuándo fue la última vez que tuviste una idea propia? ¿Es posible la originalidad en estos días de open source y remix? ¿Importa todavía ser original?

Por: Benjamin Malik - 16/05/2013 a las 11:05:22

remix

Imagen: jeffdegraff.com

¿Cuándo fue la última vez que tuviste una idea propia? Esta pregunta puede sonar un tanto agresiva y ciertamente puede detonar un eterno debate, pero ninguna de nuestras ideas son completamente originales. Las mías seguro que no lo son. Tomo ideas de los demás y construyo sobre ellas. Trato de crear nuevas formas de utilizar ideas del pasado. Combino las ideas viejas con nuevos mixes. A veces sólo desempolvo ideas del pasado que la gente ha olvidado. A veces mis ideas son aparentemente nuevas para mí —sólo para que eventualmente descubra que ya han sido encontradas y probadas desde hace muchos años. Todo el trabajo creativo funciona de ésta manera. Tomamos las ideas de los demás, las remixeamos y construimos sobre ellas.

Estamos inmersos en una sociedad que aspira a lo auténtico, a lo único y a lo original. Reconocemos, validamos y apremiamos los trabajos que nos revelan nuevas aproximaciones y que al mismo tiempo nos dan la esperanza de que aún existen nuevas fronteras creativas por descubrir. Pero lo cierto es que detrás de cada nueva idea, hay una deuda con infinitos autores conocidos consciente o inconscientemente por las personas que obtienen el crédito.

En Pijama Surf se ha hablado en diversas ocasiones del data remixing y del proyecto Everything is a Remix, que identifica las reproducciones miméticas y meméticas que se manifiestan en trabajos conocidos del mainstream como en la película de los hermanos Wachowski The Matrix, el White Album de Danger Mouse, el famoso caso de las patentes de Apple y hasta en canciones de Bob Dylan.

El acto de crear siempre se ha caracterizado por el mito de la inspiración, al efecto eureka, pero la creatividad no es magia: aparece al aplicar herramientas de pensamientos comunes a los materiales existentes. No podemos crear nada nuevo hasta que no dominamos nuestra área de conocimiento  Necesitamos imitar y copiar antes de intentar ser originales. Al tomar una idea y crear variaciones producimos avances, puntos de inflexión en la línea continua de invención, los resultados más contundentes suceden cuando las ideas se combinan. Mediante la conexión de ideas, se pueden lograr saltos creativos.

Los humanos estamos diseñados para realizar conexiones al reconocer patrones, al unir los puntos, siempre emerge un nuevo entendimiento. Daniel Bor en su libro The Ravenous Brain: How the New Science of Consciousness Explains Our Insatiable Search for Meaning argumenta que nuestra capacidad de reconocimiento de patrones, es la fuente misma de la creatividad humana. De hecho, la fragmentación y el reconocimiento de patrones ofrecen evidencia sobre la naturaleza combinatoria de la creatividad, ésta explicación reafirma las famosas palabras de Steve Jobs: “la creatividad es simplemente conectar cosas”; el argumento de Mark Twain, “todas las ideas son de segunda mano”, o la famosa cita de Jean-Luc Godard: “No es de donde tomes las cosas, sino de hacia donde las lleves”.

Las artes también generan su riqueza y parte de su atractivo estético de los patrones. La música pop es el ámbito más obvio donde las estructuras son más evidentes —pequeñas frases y secuencias que se repiten, la resonancia musical en nosotros se relaciona directamente a la composición matemática entre las notas y nuestra apreciación lógica por sonidos que reconocemos inconscientemente. Por otro lado, los patrones son tan importantes en las artes visuales como en la música, al generar conexiones improbables entre objetos disparatados es lo que hace que el arte sea tan fascinante de ver y crear, precisamente porque somos obligados a contemplar un modelo emergente de la conexión de puntos inferiores.

Muchas veces no conectamos los puntos hasta que se presenta una aparente oportunidad, lo que nos indica claramente que la unión de patrones no se manifiesta hasta que estamos inmersos en una disposición circunstancial. Platón decía “saber es recordar” al hablar de nuestra latente conexión con el mundo de las ideas, pero en el sentido de nuestro almacenamiento de data en la memoria de trabajo, los patrones se manifiestan en los momentos más oportunos.

Bor explica que el proceso de combinar bits de información más primitivos para crear algo más significativo es un aspecto crucial tanto del aprendizaje y de la conciencia, es uno de los rasgos que definen la experiencia humana. Y es que una vez que hemos llegado a la edad adulta tenemos décadas de aprendizaje intensivo detrás de nosotros, donde el descubrimiento de miles de combinaciones útiles de recursos, ha generado colectivamente un modelo increíblemente extenso de nuestro mundo

Esta reutilización de recursos ha sido llevada al siguiente nivel en ésta nueva era de la información y en la conocida “Cultura de Compartir”  que está creciendo en Internet con los claros ejemplos de botones de Share, Retweet o Repost, etc. El código Open-Source es un buen ejercicio: las personas colaboran para crear un código que puede ser utilizado por otros – se puede usar libremente como software, pero lo más importante es que otros pueden usar el código en sus propios proyectos de software, o tomar el código y mejorarlo. Todo el mundo gana – los usuarios del software, los programadores que son capaces de utilizar el código open-source, e inclusive los programadores originales, que reciben el reconocimiento por su trabajo en el que han contribuido a construir algo mejor.

Ahora extendamos este concepto a los escritores y otros artistas – músicos, fotógrafos, pintores, cineastas, etc. – y podremos observar lo poderoso que la cultura de compartir puede resultar. De repente, el copyright se convierte en una barrera para la creatividad y el compartir se convierte en una forma de contribuir a la comunidad creativa y al mundo en general.

La interdependencia de nuestra creatividad ha sido limitada por ideas culturales, pero ahora la tecnología está exponiendo esta conexión. Estamos viviendo una lucha legal, ética y artística para enfrentar las consecuencias. Todos estamos trabajando con los mismos materiales. Y a veces, por coincidencia, obtenemos resultados similares, pero a veces la innovación, simplemente es algo inevitable. 

Al asumir que toda originalidad proviene del remix, la información Open-Source se convierte en el siguiente paso en la evolución de la creatividad, el cocktail de bits de data (copyright free) a los que seremos expuestos y nuestra capacidad exponencial para reconocer patrones con propiedades emergentes, forjará un nuevo tipo de conciencia. La siguiente gran epifanía en la historia de la humanidad podría salir desde tu escritorio. 

 Con Info de: 

Brain Pickings 

Everything’s a Remix 

Pijama Surf  

Mis Papás, Maestros, Amigos, Desconocidos, Internet y Toda Mi Experiencia Humana.

 Twitter del autor: @BienMal_

 También en Pijama Surf: Originalidad para qué, si ya cualquiera la pretende


Comentarios

  1. Brandon dice:

    Ya lo he discutido, y es claro que no se puede crear nada sin un antecendente, no se construye nada sin un causa empírica, racional, matemática o bien bibliográfica. Una persona que esté toda su vida encerrada en un cuarto oscuro sin una ventana jamás podra concebir ideas, creo que solo llegará a tener conciencia de si mismo, es decir, que existe. Tanto en las ciencia naturales como socio-humanisticas se parte de algo preconcebido, Hegel dice que “la filosofía es el esgtudio de su propia historia” y para que Rutherford hiciera su modelo atómico primero tuvo que cuestionar el de Dalton. Dicho esto, generalmente habrá una(s)causa(s) o un antecedente para reforzar, actulizar o criticar alguna teoría o algunas con el fin de CREAR a partir de allí.Por ello claro que creamos, inventamos e innovamos, pero siempre habra algo detrás. Ya sea unidireccional o multidreccional, es decir a partir de una o varias teorías, postulados, observaciones, entre otros. Sin huevo no hay gallina, sin espermatozoide no hay humano, sin Big Big Bang no hay nada, no me caigo si primero tropiezo, no escribo esto sin “decirle” a mi cerebro que lo haga.”

  2. Ctrl+Z dice:

    El proceso creativo está condicionado al entorno tanto en sus causas como en el efecto propuesto o incluso involuntario.
    La capacidad creativa de adaptación es lo que evolutivamente nos define como “sapiens”.
    La capacidad de satisfacer necesidades es lo que detona la creatividad y las necesidades a cubrir pueden ser biologicamente básicas -la adaptación creativa de los esquimales en contraste con los pueblos del desierto y del mar- o ulteriores e inmateriales.
    El sentido de originalidad, como lo expone el mini-documental citado en el artículo, obedece más al interés comercial bajo el concepto de Copyright.
    Bajo un sistema de lucro y ganancias, somos competidores y, en parte y en consecuencia, creativos.
    No obstante lo anterior, precisamente por fines comerciales es que, por otro lado, en nuestros días se ha innovado tecnologicamente como nunca antes.
    Particularmente bajo el Capitalismo y la expansión económica e industrial es que estamos llenos de innovaciones creativas; la trascendencia o inutilidad de las mismas ya es otro tema.
    También las fricciones en las relaciones con otros, un problema a resolver que estimula la creatividad, fomenta la innovación como lo fue la inventiva militar en ambos bloques confrontados de la Guerra Fría.
    Es decir que la creatividad, dicho sea de paso, propiamente no solo crea, también la estimula la destrucción, la mentira y el exterminio del otro en tanto constituyan un problema a resolver.
    En otras épocas la innovación no lo fue tanto tecnologicamente como si lo fue en otras áreas de acuerdo a las necesidades específicas que las motivaron.
    El sentido de la Open Source solo es viable cuando el interés común logra colocarse por encima del personal y esto, nuevamente, es circunstancial.
    Todos podemos participar para cazar al mamut y danzar bajo el sol pero cuando solo hay una hembra disponible para llevarla a nuestra cueva, inventamos la guerra como proceso evolutivo de selección.
    Acá el el documental mencionado Everything is a Remix: vimeo.com/42393680
    [ᴄᴛʀʟ + C]ᴏᴘʏʀɪɢʜᴛ©

  3. asul dice:

    “el eterno retorno de lo mismo”…

  4. elayas dice:

    Hola gente de pijamasurf, les saluda elayas desde Peru, mi padre posee una coleccion de mas de 9 mil discos de vinilos de toda clase de genero en nuestra casa, en especial el rock que es su genero favorito, me gustaria saber si podrian hacer algun tipo de trabajo con el, el ahora se dedica a exponer el contenido grafico de las caratulas que nadie se toma la molestia de analizar, ya que detras de cada cartula(que era personalizada por cada grupo) existe una gran historia detras, me gustaria que se pongan en contacto conmigo o algun encargado de la pagina quizas , mi correo es e.can.me@gmail.com , pueden buscar algo mas de info de mi padre que es Alberto Candia , buscandolo en google , ahi aparecera algunas entrevistas y ciertas fotos de algunas exposiciones, que la cultura del vinilo no muera . gracias

  5. Nilton dice:

    Que articulo tan chingón.

  6. Felipe Gonzalez dice:

    Estoy de acuerdo y en desacuerdo con esta afirmación. Si, es cierto que a la hora de crear algo no puede salir de la nada, tiene que haber una influencia mayor que permita que el potencial creativo se canalice en un sentido. Pero, desde un punto de vista, esta nota hace una invitacioón a la mediocridad. ¿Porqué? Sencillo, porque hay personas que al leer este tipo de notas, afirman que “como no hay nada original” entonces pueden remixear, mezclar, retwittear o “re-loquesea” la idea de alguien más con fundamentos patéticos. El hombre se safa de la presión de crear juntando trabajo de otra gente con el argumento nada es original. Ahora, la nota es muy interesante porque hace referencia a como la creatividad se esta “universalizando” (por llamarle así) gfracias al choque cultural que ha permitido el internet. Sin emabrgo, no podemos permitir que un argumento como ese ayude a fundamentar la mediocridad. Yo creo firmemente que en cada época era igual de dificil crear algo nuevo, pues siempre hay que pensar en algo que no se haya hecho y este fuera de nuestro contexto. Por ende, pensar fuera del contexto es algo extremadamente complejo, porque uno no se puede basarse en el conocimiento adequerido sino en el conocimiento que falta por adquerirse. En fin, muy buen trabajo al autor del texto ha logrado un punto interesante frente al progreso de la humanidad, de todas formas esto es solo un punto de vista que deseaba compartir.

    • Andre dice:

      Me parece interesante el texto pero más aún el comentario del usuario sobre la mediocridad a la que puede conducir el fomento por ciertas conductas del compartir

    • Ernesto TR dice:

      No habla propiamente de que la creatividad se universalice, mas bien de los elementos que la permiten. No es lo mismo. En cuanto a la mediocridad, no lo maneja como que sea meramente juntar cosas les da peso y algo a lo que el llama chispa creativa. Cito: “No podemos crear nada nuevo hasta que no dominamos nuestra área de conocimiento Necesitamos imitar y copiar antes de intentar ser originales…. resultados más contundentes suceden cuando las ideas se combinan. Mediante la conexión de ideas, se pueden lograr saltos creativos.” Habla que todo proviene de, no que todo proviene exclusivamente de, nuevamente es distinto.

    • Eli dice:

      Muy pocas veces me topo con puntos de vista que me dejan un aprendizaje, respuestas que me dejen pensando y cuestionando o bien me dejan sorprendida. Gracias.

  7. olimac soir dice:

    es imposible crear de la nada.

  8. aa dice:

    no hay nada nevo bajo el sol , lo unico nuevo es aquello que se ha olvidado …



Comenta.

Tu email no será publicado. Datos Obligatorios*

 
NULL