*

X

El ser cuantificado y el futuro de la información

Por: pijamasurf - 05/29/2013

Nuestra información es importante porque es nuestra, ¿pero qué hacemos realmente para protegerla y cómo cambiará el mundo cuando dicha información sea el principal producto de intercambio entre compañías y gobiernos?

info

Cuando tu despertador suena por la mañana, numerosas compañías ya han estado recabando tus hábitos y calidad de sueño a través de apps en tu teléfono móvil; sales a correr y tus tenis hacen check-in automáticamente cuando alcanzas tu meta calórica del día, actualizando también tu status en Facebook con el contador de calorías y kilómetros recorridos. Gracias a que fuiste al trabajo en bicicleta y no en auto, tu compañía de seguros te abona anualmente un mes de cuotas, y el gobierno te condona 5% de impuestos para mantenimiento del transporte público.

De la mañana a la noche y aún durante el sueño, numerosos observadores están interesados en conocer tus hábitos, gustos y prácticas; algunos "bien intencionados" te ofrecen así productos y servicios cercanos a tus intereses, pero "bien intencionado" es un concepto difícil de definir, pero que asumimos implícitamente cada que nos registramos en una nueva aplicación, es decir, cada vez que abrimos una ventana de nuestro mundo personal para un observador que en realidad no conocemos.

Si esta visión del futuro suena paranoica o exagerada, piensen solamente que las compañías aseguradoras, las instituciones gubernamentales encargadas de recolectar los impuestos e incluso muchos de los empleadores que buscan referencias de sus candidatos consultan los estados de cuenta bancarios para saber de nuestros hábitos de consumo e ingresos; esta información se ve enriquecida por todo lo que voluntariamente compartimos a diario a través de las redes sociales y apps para móviles, la cual es utilizada por las mismas instituciones para saber si somos cuentahabientes responsables, nuestros hábitos sociales y nuestra conducta. 

En el futuro no-tan-distante, los individuos serán solamente su información. No se trata ya de un asunto de la incumbencia de quienes son usuarios de Facebook, ni siquiera solamente de quienes utilizan computadoras o Internet: la burocracia gubernamental está tornándose cada vez más hacia lo digital, con lo que en alguna parte en algún olvidado fichero hay una carpeta con el nombre de cada uno de nosotros.

Y se está alimentando insaciablemente de información.

Con recientes incidentes como la propuesta de ley SOPA, el gran público se enfrentó por primera vez con la reflexión sobre lo que los gobiernos y las empresas privadas pueden hacer con su información personal, así como con los límites de la privacidad y el intercambio de información.

La piratería, la neutralidad web, las patentes de software y las leyes de protección a la información personal son aspectos que están rebasando poco a poco la capacidad de los legisladores para hacer leyes. El derecho avanza con más lentitud que la tecnología, por lo que es imposible que los complicados procesos burocráticos (entorpecidos por administraciones corruptas o coludidas con los voceros de la industria tecnológica, como ocurre en las industrias farmacéuticas y alimentarias) de los países estén al nivel de las necesidades de las personas --o al menos que lleguen a tiempo.

Imaginen una televisión que transmita solamente la programación que nos interesa, y cuya publicidad esté dirigida específicamente a nosotros. Un mundo donde nuestra información personal sea recolectada sin nuestra autorización y utilizada para ofrecernos soluciones a la medida podría ser interesante y hasta práctico para muchos, pero levanta al menos la sospecha de que la información personal ha pasado a ser una variable estadística y no la historia individual de una persona concreta.

Nuestros gustos, intereses y hábitos se convierten poco a poco en números e indicadores, pero todo ha ocurrido a costa nuestra. Siempre nos han preguntado si estamos de acuerdo con las políticas de privacidad, los términos de uso o servicio y el contrato de usuario final, todas esas palabras que no leemos cuando damos "Aceptar" y comenzamos a usar una nueva app.

Como Facebook e Instagram han demostrado, las políticas de privacidad pueden cambiar discrecionalmente, y si no manifestamos ninguna inconformidad, nuestra primera firma sigue siendo válida aunque el contrato se modifique. Es raro que compañías que se hacen grandes gracias a sus usuarios no sean absorbidas o reestructuradas según estrategias de monetización de información en el largo plazo. Como si se tratara de magia, nuestra información entra y el dinero sale, pero nosotros no vemos ese proceso.

No se trata de una teoría de conspiración: nuestra información es importante porque es nuestra y en realidad si nadie tiene nada que esconder no debería haber mayor problema en que estuviera disponible, ¿cierto? Como demostró Federico Zannier, la mayoría de nuestros hábitos en línea son irrelevantes y repetitivos; pero como demostró él mismo, todos y cada uno de nuestros movimientos pueden ser recabados, almacenados y vendidos. Y si algo hemos aprendido de eBay y servicios similares es que si hay alguien interesado en un producto habrá alguien dispuesto a venderlo. Ese producto es nuestra información.

Con información de PandoDaily.

Te podría interesar:

Mariposas monarca recuerdan una montaña desaparecida hace miles de años

Por: pijamasurf - 05/29/2013

En la migración de las mariposas monarca de Canadá hacia México, el vuelo de estas describe un extraño movimiento en cierta etapa, la cual, según los científicos, obedece a un obstáculo que hace miles de años ha desaparecido --pero no en el ADN de las mariposas.

marip

Danae trenza el tiempo dorado en el Nilo.

José Lezama Lima

Las montañas son formaciones milenarias que cuentan en voz baja la juventud de la Tierra: parece como si siempre hubieran estado ahí, pero al igual que los seres vivos que se mueven y vuelan, las montañas también evolucionan e incluso hay algunas que mueren.

Geólogos y biólogos creen que el extraño comportamiento en una parte del trayecto de las mariposas monarca --en un épico vuelo desde Canadá hasta los montes de Michoacán, en México, en una peregrinación que se pierde en el origen de la especie-- pudo haber involucrado una etapa que ha desaparecido hace mucho tiempo.

A lo largo de su viaje, las mariposas monarca (danaus plexippus) deben detenerse en muchos sitios, haciéndolos inmediatamente atractivos para los turistas que gozan de ver bosques y ríos cubiertos de una capa dorada y orgánica hecha por millones de individuos en una peregrinación ininterrumpida. Ninguna generación de mariposas logra hacer por sí misma el trayecto entero, por lo que el ciclo de su movimiento está intervenido por otros ciclos de reproducción, vida y muerte.

Una parte interesante de este trayecto ocurre en el Lago Superior, en Canadá. Ahí, los científicos han observado que la nube de mariposas errantes viaja hacia el sur, sobrevolando el lago; pero como si no fuera suficientemente agotador este vuelo, en algún momento hacen un extraño giro colectivamente hacia el este, vuelan por un rato y después se dirigen nuevamente hacia el sur. ¿Por qué?

Algunos investigadores creen que en ese lugar hace mucho tiempo hubo una de las montañas más altas de América del Norte, la cual se interponía en el paso de las mariposas. Pasar por arriba estaba fuera de discusión, por lo que en el GPS genético de las monarcas está inscrito este extraño viraje hacia el este y luego al sur, una ruta que debió servir a sus antepasados para rodear la montaña. A pesar de que la montaña hace millones de años haya desaparecido, las mariposas rinden un tributo colorido a su espacio vacío, como un miembro fantasma de la naturaleza, que sigue muy vivo incluso --o precisamente a causa-- de su desaparición.

[io9]