*

X

Semana Internacional del Clítoris: efeméride de conciencia social en torno al cuerpo femenino

Sociedad

Por: pijamasurf - 05/08/2013

Ante la persistencia de la lamentable práctica de la mal llamada circuncisión femenina, en la que muchas mujeres son sometidas a la amputación de su clítoris, la organización Clitoraid impulsa la Semana Internacional del Clítoris, para crear conciencia en torno a este fenómeno.

semana_clitoris

En la anatomía femenina el clítoris ocupa un lugar especial, señalado, especialmente como parte de las llamadas zonas erógenas, un punto de intensa sensibilidad que, en el caso del placer sexual, se considera uno de los puntos más importante del mapa erótico.

Sin embargo, quizá por esta misma razón, y por la represión que ha sufrido históricamente el género femenino, en varias culturas el clítoris es el lugar del cuerpo donde se encarna el sometimiento. Son conocidas las historias indignantes de niñas y mujeres adultas a quienes se les amputa este apéndice, en una pretendida circuncisión cuyo único propósito es demostrar poder y dominación.

Este fenómeno llevó a la organización Clitoraid, con sede en Las Vegas, a impulsar la Semana Internacional del Clítoris, que viene celebrándose desde el pasado lunes con conferencias, exhibiciones de arte y otros espectáculos, con los cuales se busca llamar la atención sobre la amputación del clítoris con la intención de que no suceda más.

También en Pijama Surf: 10 cosas que probablemente no sabías sobre la vagina

[Gawker]

Cuando un hombre es solo amigo de una mujer, conoce "el lado suave y luminoso del universo": Enrique Serna

Sociedad

Por: pijamasurf - 05/08/2013

El escritor mexicano Enrique Serna elabora sobre un tema que, en las culturas patriarcales y viriles, siempre parecerá polémico: la posibilidad de la amistad sincera, desinteresada, entre un hombre y una mujer, sin otra pretensión (mucho menos sexual) más allá del mero regocijo mutuo.

We danced,
in our minds,
and read a book together.
You remember?

 William Carlos Williams, “Asphodel, That Greeny Flower” (fragmento)

¿Un hombre y una mujer pueden ser amigos? Según la ciencia, en un estudio publicado recientemente, no. Según la ciencia al hombre siempre terminan por dominarlo sus instintos de apareamiento y la mujer siempre piensa que es una relación asexuada es posible.

Sin embargo, la amistad, casi por definición, tendría que trascender las limitaciones evolutivas y naturales y adquirir otro significado, trascender ese nivel elemental para, a la manera civilizada y humanista, convertirse en un espacio fraterno de crecimiento mutuo. Como dice Francis Bacon en su ensayo sobre la amistad, “de la oscuridad y confusión de pensamientos [la amistad] hace la luz del día”.

En una editorial reciente el escritor mexicano Enrique Serna también se ha pronunciado sobre el tema, en particular sobre la aparentemente conflictiva relación amistosa entre un hombre y una mujer pero vista desde la perspectiva masculina. En efecto: en culturas como la mexicana, y posiblemente también en varias otras, el hombre se niega ante la posibilidad de amistarse con una mujer porque culturalmente está presionado a vivir este tipo de relaciones solo en función de la seducción. Escribe Serna:

Como ahora tengo más facilidad para congeniar con las mujeres que con los hombres, comienzo a ver a mi propio sexo con los ojos de mis amigas. Ya no soporto el talante competitivo, el machismo rampante, la resequedad obtusa de los varones convencionales, sobre todo cuando llegan a la madurez. En la mayoría, el temor a mostrar sentimientos alcanza grados patológicos. El grado de intimidad que pueden alcanzar con sus amigos no les sirve de mucho, pues casi nunca lo aprovechan para desnudar el alma, y si acaso hablan de sus amores o sus amoríos es para ufanarse fanfarronamente de una conquista. Cuando están sobrios no se permiten la menor flaqueza y en la borrachera el ego se les hincha hasta la hipertrofia. Sólo conocen la catarsis engreída, no la que purifica el alma. El miedo a incurrir en cualquier flaqueza que ponga en duda su hombría, los condena a una falta absoluta de espontaneidad. Según la dialéctica hegeliana, el amo se define por su antagonismo con el esclavo y por lo tanto, sólo existe en función del adversario al que debe someter. Con los varones hombrunos ocurre algo parecido: son una copia en negativo de la jotería que aborrecen.

Esta actitud, sin embargo, priva a los hombres de una de las mieles más deliciosas que pueden degustarse en este mundo: la amistad sincera de una mujer. Esa amistad que mucho se asemeja a leer una buena novela, acaso una página de Proust o de Balzac, de Virginia Woolf o Clarice Lispector, pues a decir de Serna las mujeres “siempre tienen claro cuáles son los avatares de la existencia que determinan la felicidad o la amargura”.

Las mujeres pueden tener vocaciones firmes o una voluntad de poder tan fuerte como la masculina, pero esas pasiones casi nunca las desvían de su objetivo primordial: derramar calidez, vivir a plenitud, entender cómo funcionan las bisagras del alma y el cuerpo. A ras de tierra encuentran las verdades esenciales que el hombre busca entre las nubes, engañado por la autoridad de los conceptos y las ideas.

Se trata, así, de una zona de la existencia que vale todos los esfuerzos empleados en mantenerla, todos los prejuicios vencidos, los sinsabores acarreados. ¿Qué no se daría a cambio de habitar, de vez en cuando, ese “lado suave y luminoso del universo”?

La columna completa de Enrique Serna, “La amistad femenina”, en este enlace.

Imagen: Demi-Brooke/flickr