*

X

Mariposas monarca recuerdan una montaña desaparecida hace miles de años

Por: pijamasurf - 05/31/2013

En la migración de las mariposas monarca de Canadá hacia México, el vuelo de estas describe un extraño movimiento en cierta etapa, la cual, según los científicos, obedece a un obstáculo que hace miles de años ha desaparecido --pero no en el ADN de las mariposas.

marip

Danae trenza el tiempo dorado en el Nilo.

José Lezama Lima

Las montañas son formaciones milenarias que cuentan en voz baja la juventud de la Tierra: parece como si siempre hubieran estado ahí, pero al igual que los seres vivos que se mueven y vuelan, las montañas también evolucionan e incluso hay algunas que mueren.

Geólogos y biólogos creen que el extraño comportamiento en una parte del trayecto de las mariposas monarca --en un épico vuelo desde Canadá hasta los montes de Michoacán, en México, en una peregrinación que se pierde en el origen de la especie-- pudo haber involucrado una etapa que ha desaparecido hace mucho tiempo.

A lo largo de su viaje, las mariposas monarca (danaus plexippus) deben detenerse en muchos sitios, haciéndolos inmediatamente atractivos para los turistas que gozan de ver bosques y ríos cubiertos de una capa dorada y orgánica hecha por millones de individuos en una peregrinación ininterrumpida. Ninguna generación de mariposas logra hacer por sí misma el trayecto entero, por lo que el ciclo de su movimiento está intervenido por otros ciclos de reproducción, vida y muerte.

Una parte interesante de este trayecto ocurre en el Lago Superior, en Canadá. Ahí, los científicos han observado que la nube de mariposas errantes viaja hacia el sur, sobrevolando el lago; pero como si no fuera suficientemente agotador este vuelo, en algún momento hacen un extraño giro colectivamente hacia el este, vuelan por un rato y después se dirigen nuevamente hacia el sur. ¿Por qué?

Algunos investigadores creen que en ese lugar hace mucho tiempo hubo una de las montañas más altas de América del Norte, la cual se interponía en el paso de las mariposas. Pasar por arriba estaba fuera de discusión, por lo que en el GPS genético de las monarcas está inscrito este extraño viraje hacia el este y luego al sur, una ruta que debió servir a sus antepasados para rodear la montaña. A pesar de que la montaña hace millones de años haya desaparecido, las mariposas rinden un tributo colorido a su espacio vacío, como un miembro fantasma de la naturaleza, que sigue muy vivo incluso --o precisamente a causa-- de su desaparición.

[io9]

Una encuesta realizada en México indica que el 70.7% de las personas considera que existe un vínculo entre las redes sociales y la infidelidad.

 

sb10064863t-001

El uso de las tecnologías ha facilitado la comunicación a distancia, acercándonos con personas que viven lejos de nosotros o que no hemos visto en mucho tiempo. Incluso, hoy basta saber el nombre de una persona para contactarla.

Anteriormente las infidelidades estaban asociadas a los momentos no virtuales, en donde los espacios públicos físicos eran la única vía para conocer personas, mientras que hoy el mundo digital facilita el contacto con prácticamente cualquiera. Treinta años atrás, la relación con personas excluidas de nuestra cotidianidad era mucho más complicada, y por lo menos implicaba conseguir el teléfono particular o domicilio de alguien, teniendo qué pasar por el filtro de la persona que contestaba el aparato, quien no necesariamente era a quien buscábamos. Hoy en internet podemos recibir mensajes privados libres de íncomodas aduanas.

De acuerdo con lo anterior, la comunicación digital, y en particular las redes sociales, se han convertido en un enemigo para la estabilidad de las parejas –ya que facilitan enormemente el contacto con personas que podrían tener un interés sentimental o sexual. Recientemente la agencia Gabinete de Comunicación Estratégica, llevó a cabo vía telefónica una encuesta para detrminar la opinión de los mexicanos alrededor de la infidelidad.

El 50.7% de los encuestados declaró ser casado y únicamente el 15.8% dijo haber sido infiel en su vida. El género percibido por los participantes como el más infiel, fue el masculino con un 59.1%. Ante la pregunta ¿con quién consideras más probable que tu pareja pudiese serte infiel? el 26.8% respondio que con alguien de su trabajo, seguido de muy cerca, con 26.7%, de la respuesta: con un amigo.

Para la mayoría de los encuestados una infidelidad significa relaciones sexuales con alguien que no sea su pareja: con un 67.1%, seguido de un 6.1% que definieron el acto como besarse con alguien más. El 70.5% asocian el alcohol con la infidelidad, mientras que la mayoría, el 46.8% no perdonaría a su pareja si les fuese infiel. El 55.0% afirma que los romances por internet sí califica como infidelidad, y el 70.7% relacionó este gesto al uso de redes sociales. Por su parte el 82.7% afirma jamás haber estado enamorado de dos personas al mismo tiempo.

Hasta hace unos meses, Facebook representaba un 20% de las pruebas utilizadas durante juicios de divorcio en Estados Unidos –según un estudio de la Asociación de Abogados Matrimoniales de este país. En México, de acuerdo con la Facultad de Psicología de la Universidad Autónoma de Nuevo León, el 30% de los usuarios de Facebook han tenido problemas con sus parejas por mensajes o contactos con algunas personas.

Finalmente, aunque todos los medios faciliten que algunos fenómenos se reproduzcan, somos nosotros los que decidimos cumplir o no los acuerdos con nuestra pareja. Probablemente nos encontramos en un momento de la historia en el cual la fidelidad es más difícil que nuca, pero lo cierto es que esto no se traduce en una excusa válida.

Twitter del autor: @anapauladelatd