*

X

Las mujeres son menos monógamas de lo que se cree (y la respuesta del establishment es crear una pastilla para corregirlas)

Por: pijamasurf - 05/28/2013

Aunque algunos estudios recientes han descubierto que el deseo sexual de las mujeres no es "naturalmente" monógamo, la industria farmaceútica ha tomado dicho conocimiento para desarrollar una pastilla que bajo el pretexto de incrementar la libido, las responsabiliza de la falta de deseo en una relación.

coupleinbedCierto prejuicio con pretendidos fundamentos evolucionistas y socio biológicos asegura que las mujeres son monógamas “por naturaleza”, que mientras que el hombre busca esparcir su semilla tanto como pueda por un impulso natural, este mismo impulso se expresa en las mujeres como la búsqueda de la estabilidad de un único compañero sexual.

Sin embargo esto no pasa de ser una suposición que poco a poco va refutándose, en buena medida por los mismos procedimientos científicos que alguna vez la alimentaron.

Recientemente Daniel Bergner, colaborador del New York Times, publicó una columna a propósito de algunos estudios que sugieren la idea contraria: que en realidad las mujeres encuentran aburrida la monogamia y con mayor facilidad y prontitud pierden el interés en sus compañeros sexuales (lo cual tampoco deviene necesariamente en infidelidad).

Entre otras investigaciones, Bergner cita una que analiza la respuesta de las mujeres a las fantasías pornográficas y otro sobre su mayor grado de excitación cuando se imaginan que sostienen una relación sexual con un extraño (en comparación con amigos o conocidos).

Culturalmente esta aparente contradicción entre los instintos (o el deseo) y las normas sociales, se resuelve por medio de la “novedad” y la forma que esta toma en una relación de pareja, el deseo mutuo de romper con la monotonía que al parecer es inherente a la monogamia.

Lo paradójico de la situación es que si bien esta puede ser interesante en sí mismas, al descubrir circunstancias de la sexualidad femenina que se consideraban desde otra perspectiva, en la práctica la respuesta dominante va en sentido opuesto: desarrollar una pastilla que recalibre el deseo sexual de las mujeres y lo vuelva hacia su pareja, responsabilizándolas tácitamente de la falta de deseo en una relación. Dicho fármaco ya existe y por el momento, con el nombre de Lybrido, se encuentra a la espera de ser aprobado para su comercialización por la Federación de Drogas de Estados Unidos (FDA).

Sin duda el movimiento es, en cierto modo, perverso: aunque las investigaciones científicas demuestran que la monogamia no es el comportamiento “natural” de las mujeres, por la vía artificial se intenta revertir el fenómeno, volverlas monógamas químicas al servicio de su pareja en turno.

Acaso una estrategia conservadora disfrazada de progresismo tecnológico: la perpetuación del statu quo sexual que no es más que derivación del statu quo que domina otros ámbitos de la vida.

[Slate]

Festejar al enemigo (sobre el triunfo del América)

Por: Rafael Toriz - 05/28/2013

Rafael Toriz opina sobre el dramático triunfo del América en la final del futbol mexicano.

moises-muñoz

 

Como toda persona de bien, y desde que alcanzo a recordar, tengo por cierto que el América, en todas sus posibles manifestaciones, es la viva encarnación del maleficio. El equipo de Televisa, la herida en carne viva más visible del “Tigre” Azcárraga Milmo, es  una entidad célebre en el firmamento de las infamias por tropelías que sólo los americanistas, esos seres extraños y siniestros, pueden pasar por alto.

Para buena parte del país, ser americanista es haber nacido maldito.

El evento de anoche –aún muy fresco para aquilatarlo en su justa circunstancia– ha sido a un evento único y apasionante, verdadero terremoto en el corazón de Santa Úrsula. Y es que, pese la vergüenza metafísica con que habrán de vivir los hijos, y los hijos de los hijos del Cruz Azul –oscuros vástagos de la intemperie– lo de ayer fue una prueba de una virtud que sólo sucede en la cancha: si están los huevos, hay que ir a fondo.

No corresponde a este observador desmenuzar las menucias técnicas del encuentro (el colombiano Teófilo Gutiérrez metió carbón a la máquina celeste con la firme intención aniquilar al local, sólo parta demostrar que el estado de la máquina, como el de los ferrocarriles nacionales, es un lamento estructural que no tiene compostura). Lo vivido ayer quedará en nuestra memoria y corazones –como alegría, tristeza o chingadera si es que uno tiene la desdicha de ser del Cruz Azul– porque tenía años que no se veía eso en una final del futbol mexicano: un juego jugado con la camiseta.

Sabemos de sobra que el futbol lo admite todo, menos la coherencia. Por eso la liga mexicana, una de las más ricas del orbe, prodiga mayormente espectáculos mediocres con figuras que tendrían todo para ser estrellas, de no ser porque no terminan de convertirse en portentosos fenómenos siderales. México, en tanto afición y como país, es presa de un destino manifiesto que lo obliga a vivir rehén de sus verdugos, confundiendo lo público con lo privado y lo íntimo en una maraña simbólica que hace que no pueda verse un partido sólo como un partido. Por eso tantos americanistas de hueso colorado, aquellos profesionales, con criterio y hasta algunos intelectuales, cargan una enorme culpa católica que los obliga a excusarse ante la sociedad al hinchar por un equipo que, para todos los efectos, son los malos. Los hinchas de otros equipos, de cualquier naturaleza y extracción social, no se sienten obligados a justificar su pertenencia. Es un dato.

Sin embargo, y lo digo como un espíritu que nació chiva, adoleció con los pumas y se ahogó en el tiburón, lo de ayer fue espectáculo épico que le prodigó al futbol mexicano una final de fantasía. 10 americanistas se rompieron el lomo para ocasionar lo que verdaderamente se celebra y justifica en los momentos esenciales: que el juego no termine nunca, que esa pelota esquiva ruede un poco todavía.

Luego del golazo poético de Moisés Muñoz yo, que los detesto, no pude sino asombrarme por el temple y circunstancia, que puso a todo el país al borde del delirio. Con ese gesto demostraron ser un equipo grande, con talante de campeones y hambre por el enemigo.

Luego, al llegar a la sección penales, no pude sino volver a sorprenderme por los desfiguros trastornados y esquizoides del Piojo Herrera, que representa como nadie la idea de caballero americanista: un sayayin desaforado que tira espuma por la boca.

Injusto como es el fucho, resulta infame que el hombre de la noche haya sido el mediocre y más que mediocre Miguel Layún, cuando José de Jesús Corona se comportó como el titán que siempre ha sido. Desde ya, esperamos verlo entronizado como guardameta tricolor.

Layún, que fue aquel que declaró ante el hashtag de sus correligionarios #TodoesculpadeLayun “algunas veces juego mal a propósito para que los rivales crean que soy malo y así tenga mayores espacios en la cancha” fue el mismo que ayer se coronó de gloria al tirar el penal que regresó a los cementeros al limbo del que nunca salieron y nunca podrán salir.  Layún, en mi opinión, pertenece a los ahijados a la estirpe del Kikín Fonseca. Al tiempo.

Como era de esperarse, la reacción ante el resultado fue exultante, caótica y desaforada, sobre todo en redes sociales. Ante el triunfo del América tanto Twitter como Facebook estallaron en invectivas contra Televisa, Peña Nieto y los oscuros intereses que mueven los hilos de negros de México, con argumentos tan disparatados, ardidos, clasistas o inconsecuentes que daba un gusto sobrenatural estar tan vivo.

azcarragaSin embargo, hubo un hecho que me llamó la atención (y no fue ver a Emilio Azcárraga ahogado como un albañil, sin camisa, rindiendo tributo al coraje de su equipo), fue que la mayor parte de la comunidad lo juzgara por ebrio, literalmente rebotando, cuando hizo lo que cualquier mexicano en su lugar haría: ponerse hasta la madre porque su equipo va perdiendo… sólo para terminar ganando (esa es una lección que debería aprender el PRI: cuando se gana en buena lid, no hay coraje ni aspaviento).

El gesto de celebrar babeante y descamisado –como una parte más de la gleba, de esa enormísima “plebe” que su imperio ha ayudado a construir -lo reconcilia por un momento en una romería cósmica, verdadero circo romano con que ayer nos agasajó el futbol mexicano.

Nadie podrá negarle a Televisa la calidad de un estupendo espectáculo.

Este día, desde luego, la mayor parte de México abominamos al inefable Cruz Azul, pero no por odio ni por inquina, puesto que es imposible sentir pasión por un equipo que se ha cansado de incumplir su cita con la historia.

Para mi, la final de ayer fue un gran descubrimiento, digno de una verdadera celebración: los americanistas, esos que están enfrente, también son mexicanos.

Twitter del autor: @Ninyagaiden