*

X

Las mascotas se encuentran con la tecnología: los gadgets como elemento irreversible de su hábitat cotidiano (FOTOS)

Por: pijamasurf - 05/17/2013

La tecnología es, desde varias perspectivas, una extensión del ser humano sobre el mundo, la materialización de la capacidad desarrollada por nuestra especie para transformar el entorno, casi siempre con la intención de aprovecharlo en nuestro provecho.

Sin embargo, dado que no nos encontramos solos en el mundo, en ocasiones otras especies también resultan beneficiadas de dicho desarrollo. Conocidos son los casos de, por ejemplo, cuervos que utilizan herramientas para resolver circunstancias de su supervivencia, además de otros animales cuya cercanía con el ser humano los pone en contacto con eso que nosotros consideramos tecnología.

¿Pero para ellos también es tal? Al constatar la manera en que interactúan con esta, parece que no. La reverencia o el temor, la duda y el desconocimiento dominan su comportamiento frente a algo que para nosotros es ya cotidiano, como una computadora o aun algo que podría parecer elemental como un libro.

En un ejercicio a un tiempo interesante y emotivo, el periódico inglés The Guardian pidió a sus lectores que enviaran imágenes de sus mascotas conviviendo con la tecnología de uso diario en el hogar. “Pets meet technology”, llamó The Guardian a esta espontánea galería, marcando tanto el encuentro de dos mundos como esa zona donde ahora el hábitat natural de un perro o un gato también incluye gadgets a los que la civilización humana tomó siglos y siglos de historia conseguir.

Huelga decir que la hegemonía pertenece indiscutiblemente a los gatos, amos y señores de Internet.

Imágenes vía The Guardian

¿Las modelos son las personas más inseguras de su cuerpo? (Sobre la construcción social de la belleza)

Por: pijamasurf - 05/17/2013

¿Qué se siente ser una persona físicamente bella, que puede aprovechar los beneficios de la lotería genética y dedicarse al modelaje profesional? Para Cameron Russell, la respuesta no es precisamente agradable.

Cameron-Russell-in-lingerie--10-560x754

Los filósofos y poetas han agotado por siglos los márgenes de la belleza, ya sea tratando de definirla o de producirla. En lo que toca a la belleza física, los criterios son étnicos, culturales e históricos: las modelos de anchas caderas del Renacimiento han sido reemplazadas por un modelo ideal de cintura breve y más cercana a la inanición que a la plenitud carnal de sus predecesoras del siglo XVI.

La lotería genética juega un importante papel en la percepción de la belleza. Asociamos un fenotipo, una edad y una imagen con ciertos estereotipos deseables. Asociamos, por ejemplo, la piel blanca con la abundancia económica, y la piel negra con la criminalidad. Es algo que todos sabemos, pero que en el interior del mundo de la belleza profesional es mucho más patente, según la modelo de Victoria's Secret y Chanel, Cameron Russell.

A través de una charla en TED, la modelo cuestiona la construcción social de la belleza en nuestra sociedad a través de pequeños performances en escena. Por ejemplo, se cambia de ropa de un atuendo negro a una falda floreada y un suéter, que la hacen lucir más apta para la escena en que se encuentra, aunque la gente no sepa decir por qué. Del mismo modo, Russell pasa lista a una serie de preguntas que las modelos siempre deben contestar (y donde al parecer siempre mienten, u omiten en gran medida.)

Valiéndose de varias fotografías de pasarela y portadas de revista, la modelo demuestra que la imagen que aparece en los medios no es la imagen de ella misma: de un lado de la pantalla, una glamurosa portada de Vogue, traje de baño de una pieza y gafas oscuras; del otro lado, una fotografía de ella a los 18 años o menos, despeinada y sin maquillaje, como una joven adolescente en domingo.

La imagen de las revistas y pasarelas, afirma la modelo, precisamente está modelada por un equipo de profesionales de la imagen. Russell dice esto sin ningún resentimiento: admira de sus compañeros la pasión y creatividad, al tiempo que advierte que la imagen que vemos en las revistas es más cercana a los planos de un edificio o al boceto de un guión de cine que a una persona "de carne y hueso".

cameron-russell-2

Y mientras nos preguntamos si podría existir tal cosa como "personas de carne y hueso", en el universo de las personas las hay "bellas" y no bellas. Pero la belleza es precisamente esa ingeniería de la imagen, la luz precisa, la ropa, el star system --el Photoshop es apenas un detalle dentro de una galaxia de circunstancias que mantienen a las estrellas en órbita.

La belleza, pues, es una construcción profesional. Russell no habla de "la belleza interior" como la verdadera belleza innata de las personas ni nada de eso; se va a la yugular:

Aquello que nunca decimos frente a las cámaras [cuando nos preguntan por qué somos modelos] ... es "yo soy insegura". Y lo soy porque tengo que pensar todos los días en cómo luzco. Y si ustedes se preguntan, "oh, si tuviera los muslos más delgados o el cabello más brillante", bueno, deberían juntarse con un grupo de modelos. Ellas tienen los muslos más delgados y el cabello más brillante y la ropa más cool pero probablemente sean las mujeres físicamente más inseguras del planeta.

El argumento no es superficial cuando pensamos que más de la mitad de las chicas de 17 años en Estados Unidos no están seguras de su cuerpo y su apariencia; y a la vez, que la belleza es una cualidad que debe manifestarse de un modo u otro a todas horas, pues de eso depende la apariencia del sistema mismo, así como su vigencia: revistas de espectáculos, escenografía teatral, ropa que debe usarse no en relación a su funcionalidad sino al periódico relevo de las estaciones, cuyos desfiles alimentan la industria. 

A pesar de que la modelo no se muestra apologética respecto al mundo de la moda (de hecho afirma que la gente como ella --es decir, las modelos, se aprovechan de la lotería genética para su propio beneficio incluso en la vida real, como siendo amables con la policía para evitar multas de tránsito), tampoco la demoniza como tal. De lo que se trata es no creer que todo lo que vemos en los medios es real, y que la belleza es el espejismo más brutal de todos.

Aquí la charla completa:

[TED]