*

X

Déficit de atención e hiperactividad es una enfermedad ficticia: confesión del psiquiatra que inventó el diagnóstico en los 60

Salud

Por: pijamasurf - 05/29/2013

Pocos meses antes de morir Leon Eisenberg, el médico que definió el trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH) en los años 60, confesó que este trastorno es una enfermedad ficiticia cuyos verdaderos orígenes era tan difícil rastrear, que lo más rápido resultaba "“prescribir una pastilla"

eisenbergAl menos desde los años 90 una de las enfermedades infantiles diagnosticadas con mayor frecuencia ha sido el trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH), un padecimiento psicológico que paralelamente se reveló como uno de los principales negocios de las grandes farmacéuticas y, en el caso de los niños, permitió encontrar una justificación médica para la inquietud y la distracción que se creerían propias de dicha edad.

En años recientes el diagnóstico ha sido profundamente cuestionado, tanto en términos neurológicos como éticos, pues si por un lado no parece existir evidencia conclusiva sobre su existencia como trastorno psicológico, por otro el hecho de que genere enormes ganancias económicas a un puñado de corporaciones lo vuelve, por decir lo menos, sospechoso.

Dichas dudas se agudizan ahora que se ha dado a conocer la confesión de quien en la década de 1960 definió el TDAH, el psiquiatra estadounidense Leon Eisenberg, quien poco antes de morir aceptó que el diagnóstico fue una invención médica y, por lo tanto, el TDAH es "un ejemplo de enfermedad ficticia".

La labor de Eisenberg fue crear supuestas pruebas de que la falta de concentración de un niño tenía orígenes genéticos que, con todo, podrían corregirse al suministrar un fármaco. Sin embargo, a mediados de 2009 reveló que, si el TDAH existe, este debería relacionarse con las circunstancias psicosociales del menor, solo que esto tomaría tanto tiempo que, para fines prácticos, lo más fácil fue optar por “prescribir una pastilla contra el TDAH”.

La confesión de Eisenberg pone de manifiesto, una vez más, el hecho de que la salud humana es también fuente de ganancia de unos cuantos, una mercancía con la cual se trafica, parte de un proceso de producción y consumo que incluye también, como en este caso, enfermedades que no existen hasta que se las fabrica.

También en Pijama Surf: ¿Es la avaricia el nuevo credo de la medicina?

[RT]

La escritura expresiva ayuda a que las heridas físicas sanen más rápido

Salud

Por: pijamasurf - 05/29/2013

Quizá los doctores deban implementar la receta rutinaria de escribir un diario íntimo; estudio sugiere que esto ayuda a sanar las heridas físicas casí dos veces más rápido de lo normal.

Authors-and-typewriters-3-001Un nuevo estudio de la Universidad de Auckland revela que expresar tus emociones mediante la escritura literalmente hace que tu cuerpo sane más rápido.

En esta prueba controlada, se les asigno a  cuarenta y nueve adultos sanos la tarea de escribir por veinte minutos al día, ya fuera acerca de eventos angustiantes (Escritura Expresiva) o acerca de sus actividades diarias (Manejo de Tiempo) por tres días consecutivos.

Dos semanas después de esto, se les hicieron a los participantes heridas por punción de 4mm en la parte interna del brazo. Las heridas fueron fotografiadas rutinariamente por 21 días para monitorear el proceso de reepitelización.  

Al día 11 después de la creación de las heridas, los participantes en el grupo de la Escritura Expresiva tuvieron una proporción más grande de reepitelización de heridas comparado con el grupo de Manejo de Tiempo, con 76.2% contra 42.1% curadas.

Este trabajo alude a un tema importante, que es la capacidad de la narrativa para curar nuestros agravios (es por eso que cuando platicamos nuestros problemas, y los entendemos, se nos quita un peso de encima) y lo lleva aún más lejos diciendo que puede ayudar a curar heridas físicas; sin embargo omite mencionar que en el experimento pudieron influir otros factores como que algunas personas cicatrizan más rápido que otras, etc. Pero indudablemente el hecho de abordar los temas más íntimos y difíciles en la escritura es una manera de exorcizarlos. De cambiarlos de lugar: de nuestro ser a la hoja de papel o a la pantalla, y es una buena manera de sentirse emancipado.

[PubMed]