*

X

Cazafantasmas capta por accidente a su novia e hijo teniendo relaciones sexuales

Por: pijamasurf - 05/22/2013

Un aficionado a los fantasmas grabó por accidente grabó a su novia (con la que llevaba 11 años de relación) en un comportamiento bastante "paranormal" con el hijo menor de aquel.


Imagen: film "Actividad paranormal"

Esta historia involucra a un cazafantasmas, a su novia de 28 años y al hijo de 16 de aquel. El hombre había dejado rodando una cámara para captar actividad fantasmal durante la noche, investigación a la que es aficionado;  pero al regresar de un duro día de trabajo encontró grabada una inesperada clase de actividad paranormal.

La cinta mostraba a su hijo de 16 años teniendo relaciones sexuales con su novia, y al parecer no fue un evento aislado. Ni la novia ni el menor de edad dieron sus nombres, por razones legales, pero ella admitió haber tenido sexo con el hijo de su pareja en al menos tres ocasiones anteriores. 

La mujer también le dijo a la policía que sabía que el hijo de su novio tenía 16 años, pero no sabía que la edad legal para tener sexo en Australia es de 17 años. Como consecuencia de este desliz, la relación entre el desafortunado cazafantasmas y su novia terminó luego de 11 años. 

Pero esta historia toma un giro que algunos no dudarían en llamar "medieval": la mujer confesó haber tenido sexo en cinco ocasiones con el menor, por lo que enfrenta cargos legales que podrían llegar a los 8 años en prisión. Sin embargo, a pesar de que las leyes de protección a los menores son importantes, ¿no deberíamos reevaluar lo que entendemos por "sexo consensual"? En este caso, al menos, el menor no parecía estar haciendo nada en contra de su voluntad --incluso hay toda una película para probarlo.

En The Wow: Tour en Nueva York a la “cazafantasmas”

[Raw Story

Implicación de autoridades en la Prostitución Infantil en México: encuesta

Por: Ana Paula de la Torre - 05/22/2013

La falta de interés de las autoridades en la prostitución infantil, la percepción de la sociedad sobre la implicación del gobierno en este delito, y la peligrosidad en su denuncia, generan un ciclo de inacción que permite que este problema persista.

prostitucion-infantil

La empresa Parametría, dedicada a la investigación estratégica, análisis y opinión de mercado, realizó el año pasado una encuesta –misma que ya había implementado en febrero del 2004 y en marzo del 2007–, sobre el conocimiento y opiniones entre los mexicanos frente al delito de la prostitución infantil.

La más reciente de estas encuestas arrojó que el 94% de los participantes había oído hablar de prostitución infantil, mientras en 2004 solo el 75% respondió positivamente. Para la pregunta “En su opinión ¿A qué cree usted que se deba la prostitución infantil en México?”, la mayoría, con un una suma de 37% opinó que cree que las autoridades tienen nexos con los delincuentes, seguido de un 28% que considera que el gobierno no le da importancia y un 17% que cree que la sociedad no ha realizado las demandas necesarias.

Ante la pregunta “¿Qué tan peligroso cree usted que sería ir a denunciar a ante las autoridades un delito relacionado con la prostitución infantil?”, en su mayoría, el 47%, consideró que hay mucho riesgo, seguido de un 28% que consideró que existe algo de riesgo en esta acción.

Emilio Maus Ratz, de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, declaró este año que en México se estiman entre 16 mil y 20 mil niños y adolescentes esclavizados sexualmente. Resulta común en las ciudades mexicanas, que los habitantes seamos conscientes de sitios marginados en donde se ejerce este tipo de prostitución. Hablamos de ello como un problema lamentable, pero ajeno y distante a nosotros.

Al parecer el énfasis de las autoridades en la persecución de este delito no aumentará sin que se incremente signficativamente la presión social. La prostitución infantil es un delito federal que puede denunciarse anónimamente en el teléfono 01 800 00 85 400. Si bien es cierto que la falta de legitimidad de las instituciones de justicia existe en la percepción colectiva, es también un hecho que la inacción contribuye a que estas no mejoren.

Twitter del autor: @anapauladelatd