*

X
Nuevo libro de Fausto Alzati Fernández advierte sobre el extravío contemporáneo de un ingrediente fundamental para entender nuestra existencia: el Yo

f74a272cee091ff494a66cbcb7bc49aa

Budismo fármico, anti-ontología multimedia, neuro-paraísos perdidos, son algunos de los conceptos con los que podrás tropezar a lo largo del nuevo libro de Fausto Alzati Fernández, “Buda, Drogas y Pop”. Y si bien el llamativo título del libro podría ser un hábil desdoblamiento marketingero, apelando a los intereses de un considerable espectro de la generación digital, lo cierto es que en el caso de Fausto en ‘realidad’ representa una especie de sincero manifiesto: ejercicios de lúcida psicosis compartidos con franqueza ante un interlocutor desconocido.

El libro manifiesta dos premisas particularmente interesantes. En primer lugar, este trinomio sintetiza con relativa fidelidad una fórmula que bien podría describir a una generación estimuladamente confusa: sí, nosotros los jóvenes que hemos sido bombardeados con millones de mensajes publicitarios y discursos multi-mediáticos ―protagonizando así una especie de bestiario hiper-pop. Nosotros, una compleja tribu que en muchos casos optó, con torpe pero genuina insolencia, por explorar los territorios más allá de los límites heredados ―recurrentemente ‘ayudados’ por sustancias psicoactivas. Nosotros, los que tenemos el honor (o la probable condena a una emotiva simulación) de encarnar lo que algunos consideran como “un despertar masivo de la conciencia” ―proceso que involucra, entre muchas otras cosas, una virtual familiarización con el misticismo oriental, por ejemplo, el budismo.  

En segundo lugar creo que “Buda, Drogas y Pop” sirve como metáfora para ilustrar un largo trayecto que Occidente ha tenido que enfrentar, desde el dualismo cartesiano, el materialismo y la dialéctica hegeliana, hasta la relativización cuántica de nuestro universo, el nacimiento formal de la realidad virtual y la terapéutica aceptación del caos como un principio rector. O, en palabras del autor: “No, qué va, he sido un ingenuo; no entiendo a Belinda y es más, no entiendo un carajo". A lo largo de los cinco ensayos que comprenden el libro, se puede percibir a un Yo, tratando de hackear ese loop legado por siglos de racionalismo ―pero ahora equipado con herramientas de misticismo razonado e irreverencia pisconaútica.

A continuación una breve probada de lo que Fausto, amigo y colaborador de Pijama Surf, tiene para ti en esta nueva obra:

“La ya remasterizada Muerte de Dios anunciada por Nietzche, derivó, sin querer queriendo, en un falso ateísmo. El Yo terminó por ocupar el sitio antaño relegado a la deidad. Se tornó, digamos, en el eje de la experiencia humana, el foco de atención. Más solo si dejamos de tener la cabeza tan metida en nuestro propio culo (girando sobre el eje de una narración compulsiva, que en su intento por sostener y perpetuar un Yo), es posible una relación más directa con el entorno.”  

En fin, para terminar esta reseña me gustaría exponer una serie de preguntas cuyo florecimiento debo a la lectura de “Buda, Drogas y Pop”: ¿Sabías que el próximo 7-Eleven que visites podría transformarse en un santuario de reflexión auto-referencial? ¿Sabías que Belinda, una celebridad adolescente, sabe quién es, y se quiere? ¿Sabías que, tal vez, el creer que sabes te hace cada vez más ignorante? ¿Sabías que quizá las anteriores interrogantes son esencialmente irrelevantes, y todas sus virtuales respuestas probablemente ciertas? ¿Sabías qué tal vez estamos diseñados para no saber? Respira, observa, y tomate la molestia de no responder (mejor lee el libro). 

Otras obras de Alzati Fernández: Inmanencia Viral y Poemas Perrones pa'la Raza

 Twitter del autor: @paradoxeparadis 

 

¿Abercrombie & Fitch nos programa inconscientemente para modificar nuestros cuerpos para entrar en su ropa?

Por: pijamasurf - 05/14/2013

Miles de personas sufren trastornos alimenticios. ¿Qué papel debería exigirse a las marcas de ropa para prevenir enfermedades como la bulimia y la anorexia en los jóvenes?

abber

Recientemente, el CEO de la conocida marca de ropa Abercrombie & Fitch, Mike Jeffries, aportó la siguiente declaración:

 

En cada escuela hay chicos populares y cool, y también están los chicos no tan cool. Cándidamente, vamos por los chicos cool. Vamos detrás del super atractivo chico americano con gran actitud y muchos amigos. Mucha gente no tiene lugar [en nuestra marca y ropa], y no puede tenerlo. ¿Somos exclusivos? Absolutamente.

Aunque cada marca puede posicionarse frente a su propio mercado en la manera en que le parezca más conveniente, hay gente que no va a quedarse inerme con el cinismo de estas declaraciones. La posición ética, por lo menos, es anteponer una alternativa.

Es el caso del joven activista Benjamin O'Keefe de 18 años. Ben es un actor profesional, consultor político y conferencista que atravesó un periodo de anorexia en su temprana adolescencia, al igual que entre 16 y 33% de los adolescentes con sobrepeso en Estados Unidos que han atravesado por algún desorden alimenticio. Ben ha lanzado la campaña "ProudToBeMe" ("Orgulloso de ser yo mismo") como alternativa o contrapeso para el insultante cinismo de las marcas de ropa que venden un prototipo ideal de la belleza no sólo para mujeres, sino en el caso de A&F, también para hombres

O'Keefe ha levantado una petición en Change.org para exigir una disculpa pública de Mike Jeffries y alertar sobre el papel de los fabricantes de ropa para jóvenes sobre su papel en el desarrollo de enfermedades y depresión. Hacen ropa para personas, no para maniquíes, y el tipo de humano que proyectan en esa ropa es también el tipo de persona que los individuos más jóvenes están idealizando ser. O'Keefe enfatiza que competidores de A&F, como American Eagle y H&M tienen tallas XXL y ofrecen ropa que se adapta al cuerpo de las personas en lugar de pedirle a ellas que cambien su cuerpo para adaptarse a la ropa.

Es necesario un modelo arquetípico que promueva valores diferentes a la vanidad y la "popularidad", dice O'Keefe. La petición está a punto de llegar a las 8 mil firmas.

[Huffington Post]