*

X

Artista construye observatorio gigante en el cráter de un volcán extinto

Por: pijamasurf - 05/30/2013

El cielo y la luz como materia prima de una obra que por más de medio siglo ha cambiado la forma de relacionarnos con los fenómenos astronómicos: en la intersección entre ciencia y arte, James Turrell trabaja en nuevas formas de mirar el infinito.

Turrell_crater-660x535

James Turrell de 70 años es un excepcional artista cuya materia prima es una de las más bellas e improbables: la luz. Se dirá que esto es simplemente retórica barata, pero en realidad toda su obra puede entenderse como una larga investigación acerca de las propiedades de la luz --no en el modo que un fotógrafo o un físico entienden la luz, sino como una disciplina completamente suya. Esto lo ha llevado a trabajar por más de 30 años en la construcción del observatorio a cielo abierto más grande del mundo, dentro del cráter Roden, un volcán extinto en el desierto de Arizona.

Al interior del cráter, Turrel ha diseñado diversas salas que funcionan para observar eventos celestes específicos, mientras que la forma misma del cráter permite filtrar todas las luces externas para concentrarse en la observación del cielo. El cielo ha sido sujeto de otras investigaciones en el pasado, cuando ha demostrado a través de gigantescas instalaciones que afectando un poco las propiedades de la luz se puede cambiar incluso el color del cielo, o al menos el color que percibimos.

Turrell-The-Light-Inside-660x524

Y es que la percepción es un asunto de no poca importancia para Turrell, uno de los pocos artistas visuales galardonados con la importante beca MacArthur: "Tomamos luz a través de nuestra piel y creamos vitamina D. Así que literalmente somos comedores de luz. Pero también tiene una fuerte carga emocional, que es en gran medida con lo que trabajo --el tipo de situación que es en realidad un estado theta, que es pensamiento, pero no pensamiento con palabras. Así que esto es un arte que puede ser un poco difícil de describir. Y es eso mismo lo que la gente siempre tiene dificultad [para describir]: el lado espiritual de la luz."

Avezado en ingerniería, matemáticas, astronomía, literatura, historia, aviación, ranchero experto y con algunos estudios en psicología, Turrell vuelve a poner en nuestra mente al artista del Renacimiento, para el que ninguna materia del conocimiento humano es ajena. En el pasado, el artista ha dicho que la pintura desde Rembrandt hasta Rothko no es sino el estudio de la luz. Pero Turrell ha diluido la frontera entre objeto y representación haciendo de la luz misma una forma de arte.

Turrell-Acro-Green-660x879

A pesar de esto, la fecha de inauguración de su obra en el cráter Roden es incierta, lo que lo convierte en una especie de "Sagrada Familia" en medio del desierto. Sobre esta movediza fecha, el artista responde irónicamente: "Me comprometí a abrirla en el año 2000, y planeo hacerlo."

RC_Rainbow_-660x312

 

raemar-hot-pink-660x535

 

Turrell-SRGM-rendering-1-660x536

[Wired]

La extraña historia de la mina de los sueños del obispo mormón John H. Koyle

Por: pijamasurf - 05/30/2013

Un hombre fue visitado en sus sueños por extraños mensajeros que lo persuadió para llevar a cabo una aventura que algunos nostálgicos continúan hoy en día.
[caption id="attachment_60708" align="aligncenter" width="598"]KoyleFamily Familia Koyle, circa 1910[/caption]

El gobierno de Utah parece tomar como una parte más de su patrimonio turístico la historia de la montaña mormona de los sueños, una leyenda del siglo XIX que involucra a un famoso predicador y profeta, el cual parece que pudo haber hecho su fortuna gracias a los sueños que la mina le entregaba --claro, si hemos de creer en leyendas.

Esta empieza con John H. Koyle, quien en 1894 tuvo un sueño donde era visitado por un visitante de otro mundo. El visitante lo llevó a una alta montaña al este de la casa de Koyle, mostrándole el interior de la montaña y explicándole los diferentes minerales que contenía, así como sus propiedades. La montaña estaba llena de tesoros de civilizaciones antiguas y desaparecidas.

Koyle recibió la orden de abrir una mina y extraer oro para el bien de "su" gente. El sueño se repitió tres veces, y Koyle lo obedeció al fundar en 1909 la Compañía Minera Koyle. Gracias a sueños posteriores predijo lo que pareció ser la Primera Guerra Mundial y la Gran Depresión de 1929; en sus visiones supo de "carruajes sin caballos", sumamente veloces, además de otros detalles concernientes a la construcción de la mina, como ductos de aire, salidas de emergencia y túneles de drenaje.

[caption id="attachment_60707" align="aligncenter" width="640"]koyle Placa puesta sobre la mina en honor a los dos "mensajeros" que lo visitaron.[/caption]

En 1910 se ordenó obispo en la fe mormona, y sus intereses en la industria de extracción minera no pasaron desapercibidos para la cúpula de la iglesia, quienes en una inspección cercana no pudieron encontrar ni metales ni evidencia de que la mina valiera absolutamente nada. La Iglesia Mormona atacó duramente a Koyle y le quitó su puesto en la jerarquía eclesiástica. En un extraño episodio, Koyle negoció retractarse de sus declaraciones y sueños, sólo para volver a defenderlas vehementemente poco después, por lo que fue excomulgado de la iglesia Mormona en 1948 y moriría al año siguiente.

La "Mina de los Sueños", como aún se le conoce en Utah, continuó buscando tesoros por otros 23 años luego de la muerte de Joyle. Una compañía minera continuó los trabajos, que aún no han encontrado el anhelado rastro de civilizaciones antiguas en su interior.

[Utah.gov]