*

X

Algoritmo produce miles de billones de compuestos químicos, drogas y medicamentos

Por: pijamasurf - 05/02/2013

Un software podría cartografear el mapa de -literalmente- billones de tesoros que esperan ser descubiertos.

molecules2

Imagina un número 1 con 60 ceros a la derecha. ¿Listo? Esa es la cantidad aproximada de moléculas orgánicas posibles debajo de cierto peso; los químicos llaman a este universo de compuestos "pequeño universo molecular" (o small molecule universe, SMU, por sus siglas en inglés). El ambicioso proyecto emprendido por científicos de la Universidad de Duke y de Pittsburgh es crear una base de datos de cada uno de esos compuestos, al menos a nivel estadístico.

El Algoritmo para la Exploración del Espacio Químico podría hacer esto posible: el software realiza modificaciones aleatorias en una estructura molecular (quitar un carbono, poner un nitrógeno, etc.) para lograr combinaciones estables que puedan derivar en nuevas medicinas y drogas de prescripción.

Al catalogar los datos arrojados por el programa no solamente se reitera el gusto de la naturaleza por los patrones, sino que también se descubren huecos en el conocimiento humano sobre el universo químico: por ejemplo, el enorme espacio que falta descubrir dentro de las pequeñas moléculas de materia oscura, donde otros millones de compuestos aguardan ser descubiertos.

El proyecto ha sido descrito como un mapa del tesoro: los científicos no saben a ciencia cierta qué patrones encontrarán gracias al programa, pero al menos saben que tal o cual compuesto puede existir. El código fuente del algoritmo también es de libre acceso.

[Pop Sci]

TOP: las 19 fotografías mejor vendidas de la historia

Arte

Por: pijamasurf - 05/02/2013

¿El arte tiene precio? Románticamente se diría que no, porque, como el trabajo, es imposible tasar aquello que va más allá dela materialidad y está hecho de otra sustancia. Románticamente, no hay pago que cubra aquello que el arte expresa, manifiesta, presenta.

Con todo, el sistema económico en el que vivimos tiene como una de sus funciones y pretensiones elementales asignar un costo a todo, convertir todo en objeto susceptible de encontrar equivalencia con esa mercancía que es todas las mercancías: el dinero.

¿El arte tiene precio? Sí, al menos cuando voluntaria o involuntariamente (¿pero es posible lo “involuntario” en este sistema?) se incorpora al circuito de la producción y la circulación, de la oferta y la demanda, el consumo, la compraventa.

En este top que presentamos se encuentran las 19 fotografías más caras de la historia, algunas de las cuales han alcanzado precios verdaderamente increíbles. ¿Justificadamente? Esa quizá sea la pregunta de fondo, un enigma que se desdobla de lo meramente económico a los motivos por los cuales consideramos valiosa una obra (en todos los sentidos posibles).

Más de medio millón de dólares por el retrato de Andy Warhol tomado por Robert Mapplethorpe: ¿es por Warhol o por Mapplethorpe? ¿O por ambos? ¿Cambiaría nuestra percepción sobre la obra, la percepción social que implícitamente se encuentra cifrada en la suma pagada por la imagen, si el modelo hubiera sido otro? ¿La antigüedad de la fotografía de Billy the Kid, su carácter emblemático en la historia estadounidense, vale más de 2 millones de dólares?

Se trata de preguntas poco fáciles de resolver, como poco fácil ha sido la relación entre el mundo del arte y el del valor económico.

Salvo que se indique lo contrario, en la fotogalería los precios se encuentran en dólares.

También en Pijama Surf: ¿La fotografía es un arte menor por desarrollarse a la sombra de la pintura?

En Faena Sphere: La sensibilidad de las sombras, Mapplethorpe el fotógrafo de lo oculto

[Photography Talk]