*

X

29° Festival de México en el Centro Histórico: la celebración multidisciplinaria de la experiencia estética (PROGRAMA)

Por: pijamasurf - 05/08/2013

Del 9 al 19 de mayo se llevará a cabo en distintos recintos de la Ciudad de México la 29° edición del Festival de México en el Centro Histórico, una fiesta multidisciplinaria, ecléctica y exigente de algunas de las propuestas artísticas más estimulantes de nuestro tiempo.

Macbeth2

Macbeth, ciudad insomnio, Compañía A Poc A Poc

El Festival de México en el Centro Histórico es sin duda uno de los eventos culturales más interesantes y estimulantes de que tienen lugar en el país, un ejemplo de constancia en las propuestas de alto nivel y, no menos importante, en el logro de la comunión armónica entre el espacio, el espectáculo ofrecido y el público asistente. La antigüedad del Centro Histórico se pone en juego así con la vanguardia de las manifestaciones artísticas presentadas, siempre con resultados memorables.

Este año el Festival llega ya a su edición número 29, la cual, en una coincidencia de buenos augurios, se celebrará del 9 al 19 de mayo. 3 veces 9 para una fiesta de incomparable satisfacción estética.

Para 2013 fmx-Festival de México en el Centro Histórico destaca por un programa armónico, diseñado minuciosamente para cumplir con les exigencias de su público leal. María Guleghina, una de las sopranos más celebradas del mundo, considerada “La Cenicienta rusa”, abrirá el programa con un recital en compañía de la Orquesta del Teatro de Bellas Artes.

Asimismo merece especial interés la presentación en el museo Diego Rivera-Anahuacalli del cantante Peter Murphy, ex integrante de la legendaria banda Bauhaus y considerado pionero del género rock gótico, quien celebrará sus 35 años de trayectoria y la presentación de su más reciente disco Ninth.

En el campo de la danza la compañía belga Les ballets C de la B, presenta tres funciones de The Old King en el Teatro de la Ciudad, una pieza ejecutada por Romeu Runa diseñada por el coreógrafo Miguel Moreira en la que un hombre abandonado por Dios está parado en un escenario construyendo una plataforma para comunicarse con el mundo.

El Encuentro de Cuerdas forma parte importante la programación de la edición 29 del Festival en donde los cuartetos, Quatrotango de Argentina, el Heath de Reino Unido, el Miami String Quartet así como el Latinoamericano acompañado por el Yaracuy ofrecerán conciertos en diferentes sedes de la ciudad.

La sección musical Radical Mestizo y los festivales internos Animasivo y Aural poseen también sus propuestas propias: el primero de la mano de Baloji, una agrupación originaria de la República Democrática del Congo; Animasivo con la visita de Nabuaki Doi, crítico e investigador que impartirá una conferencia y presentará un ciclo de animación experimental japonesa, y Aural con la participación de grupos y músicos de Alemania, Suiza, Japón, Estados Unidos, Finlandia y México, entre ellos Stalaktos, Liturgy, Monogatari y la ecléctica y estrafalaria banda de jazz experimental Sun Ra Arkestra así como Boris, banda japonesa fundada hace más de 15 años.

Peter Stamm

Por último el Coloquio de Literatura en esta ocasión abre el espacio “Nuevas escrituras, nuevas lecturas” en el que un grupo de narradores y ensayistas, reconocidos mundialmente, se reunirá para hablar sobre sus procesos literarios de cara a las nuevas plataformas tecnológicas vinculadas a la palabra escrita. Peter Stamm, Enrique Serna, Rodrigo Fresán y Sergio González Rodríguez confrontarán sus experiencias y opiniones, moderados por Mauricio Montiel Figueiras.

Se trata, en suma, de una festividad ecléctica, multidisciplinaria, dirigida a todos los sensores estéticos y, por lo mismo, altamente promisoria y recomendable.

En Pijama Surf compartimos el programa íntegro de la 29° edición de fmx-Festival de México en el Centro Histórico.

Asimismo, para más información te sugerimos visitar la página: www.festival.org.mx

 

 

El cerebro del mal: la neurociencia explica los comportamientos criminales, ¿pero los justifica?

Por: pijamasurf - 05/08/2013

La línea de la responsabilidad sobre los propios actos interesa tanto a los neurólogos como a los abogados responsables de ejecutar sentencias contra personas que, muchas veces, no pueden responder por su propio comportamiento.

En 1848 un tranquilo trabajador de ferrocarriles sufrió un extraño cambio de personalidad luego de que parte de una viga de hierro se le incrustara en la parte superior de la cabeza y saliera por un costado de la boca. Phineas Gage de 25 años no sufrió daños en la movilidad del cuerpo, y hasta entonces había sido tranquilo y reservado, pero desde que un médico le extrajo el pedazo de hierro su comportamiento se volvió agresivo y volátil, y su lenguaje cambio de amable a maldiciente. Este caso es el primero que registra la medicina moderna sobre la relación entre el cerebro y la conducta abiertamente criminal, un asunto que nada tiene que ver con la ciencia ficción, y es de interés no solamente para la neurociencia sino también para las leyes, en la medida en que necesitan saber hasta qué punto una persona mentalmente trastornada es incapaz de diferenciar el bien del mal.

LIFE_mag_August12_1966_The_Texas_Sniper_COVER

Tomemos el caso de Charles Whitman, tristemente célebre por haber asesinado a su esposa y a su madre, y posteriormente a 17 personas y herido a otras 32 en un tiroteo desde la torre del reloj en la Universidad de Texas, en 1966 (en la imagen). Antes de ser asesinado por la policía, Whitman dejó una nota que decía lo siguiente:

Realmente no me entiendo a mí mismo estos días. Se supone que soy un joven promedio, razonable e inteligente. Sin embargo, últimamente (no puedo recordar cuándo empezó) he sido víctima de muchos pensamientos inusuales e irracionales... Por favor paguen mis deudas [y] donen el resto anónimamente a una institución de salud mental. Tal vez la investigación pueda prevenir futuras tragedias de este tipo.

Whitman probablemente intuyó una veta de la investigación forense que continúa hasta nuestros días: con autorización de su familia, los científicos llevaron a cabo una autopsia; en su cerebro se encontraron tanto un tumor como una malformación vascular presionando su amígdala, una pequeña y primitiva región que controla las emociones. Por primera vez la ciencia moderna tenía un caso sustancioso para relacionar la fisiología con el comportamiento criminal, pero pasaron muchos años hasta que la tecnología pudiera avanzar en el conocimiento biológico, por así llamarlo, de la maldad.

¿Cerebro pedófilo?

En el 2003 se publicó un caso en la revista Archives of Neurology sobre un maestro de escuela de Virginia que desarrolló de la noche a la mañana un interés excesivo en la pornografía infantil, al grado de acosar sexualmente a su hijastra. Su esposa lo denunció pero el comportamiento del hombre no cambió, haciendo avances sexuales a los miembros del staff, por lo que fue sentenciado a prisión. Un día después fue internado en una sala de emergencias debido a un fuerte dolor de cabeza y otros síntomas. Los doctores aplicaron resonancia electromagnética y descubrieron un tumor del tamaño de un huevo en la corteza orbitofrontal, la zona que procesa la toma de decisiones. El tumor fue removido y el comportamiento pedófilo desapareció. Sin embargo, un año después el tumor reapareció, y con él su violenta necesidad. 

Stephen J. Morse, psiquiatra y especialista en leyes de la Universidad de Pennsylvania no cree que exista una zona del cerebro asociada necesariamente con la pedofilia; sin embargo, "el daño en la región orbitofrontal se asocia con la deshinibición. Sabemos que varias formas de lesión cerebral pueden provocar dificultades para guiarse por la razón."

En el reciente y sonado caso de los hermanos Tsarnaev, los presuntos responsables de los bombardeos del maratón de Boston, se sospechaba que el hermano mayor, Tamerlan, pudo haber tenido daño cerebral debido a sus años como boxeador. Sin embargo, las lesiones a las que la neurociencia suele referirse como "criminales" tienen que ver con el comportamiento impulsivo y volátil, y en el caso de los Tsarnaev se trató (según el reporte oficial) de un ataque programado desde hacía meses con toda premeditación --incluso se encontró que el ataque estaba planeado para el 4 de julio, pero decidieron adelantarlo debido a la mortal eficiencia de los preparativos.

Genes de la maldad

Otros estudios han relacionado los brotes de violencia con las enzimas conocidas como monoamina oxidasa (MAO) y sus funciones para controlar el comportamiento humano. Los bebés que nacen con deficiencias en el gen relacionado con las MAO (conocido popularmente como "gen del guerrero") parecen tener hasta nueve veces mayores probabilidades de comportarse de manera antisocial al crecer. Sin embargo, el comportamiento está sólo en parte regulado por la fisiología: el entorno de crecimiento y los valores con los que una persona aprende a tomar decisiones también deberían entrar en juego.

La pregunta es, ¿puede una persona mentalmente inestable ser juzgada legalmente por sus actos? Por un lado, las anomalías cerebrales y las mutaciones genéticas podrían explicar el comportamiento criminal, pero es mucho más probable que niños con deficiencias en las MAO que se expongan a entornos violentos o traumas infantiles tengan una vida criminal, con antecedentes genéticos o no. Para los científicos y eruditos legales, se trata de un callejón sin salida: ¿qué fue primero, el daño cerebral o el impulso disparador de drogas, alcohol y malas relaciones interpersonales con su entorno?

 Morse no cree que el diagnóstico médico deba ser excusa o atenuante en la responsabilidad legal: "Lo llamo el error fundamental psicolegal. La creencia de que si descubres la causa has mitigado o excusado la responsabilidad. Si tienes a un ladrón de bancos que puede probar que comete crímenes sólo en un estado hipomaníaco, eso no significa que merezca perdón ni mitigación."

Sin embargo, el neurocientífico de la Universidad de Madison-Winsconsin, Michael Koenigs, tiene otro punto de vista: "He sido parte de un proyecto del Departamento de Justicia para ayudar a los jueces a imputar responsabilidades. El sistema legal actualmente está enfocándose erróneamente, confiando en si los criminales pueden diferenciar lo correcto de lo incorrecto. Tal vez puedan hacerlo, pero el tipo de cosas que harían que otras personas se detuvieran [antes de actuar] algunos de ellos simplemente no lo registran."

¿Debería ser una rutina normal el que cada convicto fuera escaneado con resonancia electromagnética para saber si podría cometer otros crímenes al salir bajo libertad condicional o si su sentencia puede ser reducida debido a sus genes? ¿Los niños con deficiencias en las MAO deberían ser vigilados para asegurarse de que crezcan en entornos que no disparen la violencia irracional? El mejor entendimiento del cerebro solamente abre más preguntas para el debate, pues habría que preguntarnos también si el mal es algo inherentemente incontrolable o si existe en cada cerebro un momento, apenas un instante de reflexión antes de cometer el más brutal de los crímenes, en el cual podemos negarnos --es decir, controlarnos y hacernos responsables de nosotros mismos.

[TIME]