*

X

Sentirse espontáneamente observados es una señal evolutiva para mantenernos alertas

Por: pijamasurf - 04/17/2013

La sensación de que alguien nos espía no tiene que ver con una imagen ampliada del ego, sino con un mecanismo evolutivo, afirma un nuevo estudio.

Extreme peeping Tom

La sensación de que otros nos miran es un mecanismo evolutivo diseñado para mantenernos alertas y listos para interacciones incluso antes de que estos ocurran. Incluso a nivel inconsciente estamos programados para monitorear la posición de la cabeza y la dirección de la mirada; pero un nuevo estudio afirma que nuestro cerebro nos enviaría esta reacción simplemente para ver si estamos poniendo atención.

El profesor Colin Clifford, psicólogo de la Universidad de Sydney, explica para esto la importancia de la mirada: "Una mirada directa puede señalar dominación o una amenaza, y si percibes algo como amenaza, no quieres que pase desapercibido. Así que simplemente asumir que otra persona te está mirando puede ser la estrategia más confiable." 

 Los investigadores hicieron que un grupo de voluntarios determinara la dirección en la que una serie de rostros miraba, sin que fuera claro a dónde dirigían los ojos. A pesar de esa ambigüedad, los participantes sintieron que estaban observándolos a ellos. 

Posteriores estudios permitirán entender si se trata de un comportamiento aprendido o incluso un programa genético, lo que podría echar luz sobre por qué la gente con autismo a veces no sabe decir si alguien los mira, o por qué la gente ansiosa se siente incómoda cuando los miran. 

[Telegraph]

Te podría interesar:

Brigada Callejera de Apoyo a la Mujer distribuye cómic para combatir la esclavitud sexual en México

Por: pijamasurf - 04/17/2013

El comercio sexual es, posiblemente, una de las prácticas de esclavitud más persistentes de la historia, un mercado para el cual, lamentablemente, siempre hay demanda y, en consecuencia, mecanismos de oferta que lucran tanto con la necesidad de una persona como con uno de los últimos reductos que se tienen para obtener un pago: el cuerpo reducido a mercancía, a objeto que se compra y se vende.

En un test que uno de los editores de Pijama Surf reseñó hace algunas semanas sobre la situación de la esclavitud en el mundo contemporáneo, la pregunta final para quien lo respondía era por la frecuencia con que pagaba por los servicios sexuales de una persona. “No hace falta que respondas”, decía el cuestionario, “pero ten en cuenta que contratar estos servicios aumenta considerablemente el número de esclavos que trabajan para ti”.

Y si bien esta situación, por estos mismos motivos, se extiende prácticamente por todo el mundo, hay polos identificados en donde su gravedad es alarmante e indignante. Este es el caso de México, uno de los países con mayor esclavitud sexual en América Latina, con prácticas que se combaten mal y poco por parte de las autoridades correspondientes.

En este contexto, la organización civil Brigada Callejera de Apoyo a la Mujer “Elisa Martínez”, comenzó la distribución de un cómic en algunas zonas rurales del país, comenzando por la llamada “región de La Montaña”, en el estado sureño de Guerrero, en donde la venta y secuestro de mujeres con fines de comercio sexual es una práctica recurrente.

El cómic, presentado como “historieta educativa”, busca prevenir por medio de la información, hacer ver que lo ancestral no hace a una costumbre válida ni tolerable. Asimismo, su propósito toca el que quizá sea el único recurso a la mano de cualquiera para erradicar esta y otras formas de esclavitud: volver consciente nuestro consumo y darnos cuenta de a quién afectamos pagando por las mercancías y servicios que hacemos parte de nuestra vida cotidiana.

[BBC]