*

X

Sentirse espontáneamente observados es una señal evolutiva para mantenernos alertas

Por: pijamasurf - 04/17/2013

La sensación de que alguien nos espía no tiene que ver con una imagen ampliada del ego, sino con un mecanismo evolutivo, afirma un nuevo estudio.

Extreme peeping Tom

La sensación de que otros nos miran es un mecanismo evolutivo diseñado para mantenernos alertas y listos para interacciones incluso antes de que estos ocurran. Incluso a nivel inconsciente estamos programados para monitorear la posición de la cabeza y la dirección de la mirada; pero un nuevo estudio afirma que nuestro cerebro nos enviaría esta reacción simplemente para ver si estamos poniendo atención.

El profesor Colin Clifford, psicólogo de la Universidad de Sydney, explica para esto la importancia de la mirada: "Una mirada directa puede señalar dominación o una amenaza, y si percibes algo como amenaza, no quieres que pase desapercibido. Así que simplemente asumir que otra persona te está mirando puede ser la estrategia más confiable." 

 Los investigadores hicieron que un grupo de voluntarios determinara la dirección en la que una serie de rostros miraba, sin que fuera claro a dónde dirigían los ojos. A pesar de esa ambigüedad, los participantes sintieron que estaban observándolos a ellos. 

Posteriores estudios permitirán entender si se trata de un comportamiento aprendido o incluso un programa genético, lo que podría echar luz sobre por qué la gente con autismo a veces no sabe decir si alguien los mira, o por qué la gente ansiosa se siente incómoda cuando los miran. 

[Telegraph]

La longitud de los dedos puede indicar tendencia a enfermedades e incluso agresividad

Por: pijamasurf - 04/17/2013

La proporción entre algunos dedos podría indicar predisposiciones a enfermedades o comportamientos debido al comportamiento prenatal de la testosterona.

El neurólogo Pete Hurd de la Universidad de Alberta, Canadá, conduce una investigación que descubrió ciertas correspondencias entre las proporciones de las manos y la predisposición a enfermedades y conductas. Los dedos no controlan estos factores, pero podrían ser evidencia de ellos.

En el caso de los hombres, "durante el desarrollo fetal hay una explosión de testosterona a la mitad del segundo trimestre", lo que parece incidir en la salud futura. La evidencia de este flujo de testosterona es incluso visible a simple vista: un dedo anular significativamente más largo que el dedo índice. 

Esto no implica un diagnóstico inmediato, pero parece haber evidencia suficiente para demostrar que este desbalance hormonal en el periodo prenatal puede afectar la vida de una persona, tanto en su salud como en su tendencia a la agresividad. A pesar de que las proporciones del cuerpo y su relación con otros fenómenos han sido estudiadas por la alquimia o la frenología, pruebas concluyentes de esta relación pueden demostrar cómo el cuerpo se evidencia a sí mismo en sus proporciones.

Un pequeño ejercicio puede ser ilustrativo:

finger-ratio

Mide tus dedos índice y anular, de la base a la punta. (La mayoría de los estudios usan la mano derecha). Divide la longitud de tu dedo índice por la longitud de tu dedo anular para determinar la proporción o "cociente digital" (finger quotient, Fq). Un dedo anular más largo resulta en un Fq de menos de 1 y una mano de apariencia general más "masculina."

A continuación se muestran algunas tendencias generales dependiendo del Fq resultante. Todas aplican tanto a hombres como mujeres a menos que se indique. Recuerda que se trata solamente de tendencias e incluso de un juego del tipo RPG para ver con qué habilidades y predisposiciones te construyó la naturaleza:

Tendencias para Fq < 1 (Mayor testosterona en la etapa prenatal)

Mayor agresividad verbal 

Mayor habilidad atlética

Mejor sentido de dirección

Tendencia a reaccionar agresivamente

Tomar mayores riesgos (hombres)

 

Tendencias para Fq > 1 (Menor testosterona en la etapa prenatal)

 Rodillas más sanas (mujeres, se relaciona con riesgo de osteoartritis)

Mayor riesgo de cáncer oral (hombres)

Menor riesgo de cáncer prostático (hombres, hasta 33% menos, y si son menores de 60 años incluso 87% menos)

[Discover]