*

X

Posiciones del Kama Sutra convertidas en tipografía: el alfabeto erótico de Malika Favre

Arte

Por: pijamasurf - 04/19/2013

El Kama Sutra tiene fama de ser uno de los compendios más antiguos y más completos sobre sabiduría sexual. Contrario a lo que Michel Foucault denunciara sobre esta pretensión moderna de reducir la sexualidad a una técnica, el Kama Sutra se nutre y vuelve a una fuente mucho más profunda, aquella que entiende el sexo como la comunión entre el cuerpo y el espíritu o, mejor dicho, de los cuerpos y los espíritus, pues se trata siempre de las posibilidades de virtud y gracia compartidas que se pueden alcanzar por medio de una relación sexual.

Remoto como es el Kama Sutra, siempre ha habido formas de renovarlo, particularmente en décadas recientes en que Occidente se reencontró con este manual hindú (salvo la traducción de 1883 de Sir Richard Burton, el admirado Burton de Borges, al menos en lengua inglesa no hubo otra versión sino hasta 1980).

En este ejercicio de re-creación, la ilustradora francesa Malika Favre ha dado a conocer una singular tipografía hecha nada menos que con algunas de las posiciones que recomienda el Kama Sutra, un alfabeto erótico en el que los nombres que tanto caracterizan a los juegos del cuerpo prescritos en el libro.

Sobre esto último, por cierto, cabe mencionar que la correspondencia entre letra y título obedece al nombre la posición en inglés; al pasar en español algunas de estas se conservan, otras son menos afortunadas, pero en cualquier caso compartimos el título original para que la elección de la ilustradora quede clara.

Al final este ejercicio, que podría considerarse una suerte de traducción o adaptación, podría llevarnos a preguntar por las palabras, las frases o las páginas enteras que escribiremos con estas letras.

También en Pijama Surf: Alfabeto de siluetas desnudas de Anastasia Mastrakouli: el lenguaje vuelto carne y expresión (FOTOS)

[Huffington Post]

TOP: las 19 fotografías mejor vendidas de la historia

Arte

Por: pijamasurf - 04/19/2013

¿El arte tiene precio? Románticamente se diría que no, porque, como el trabajo, es imposible tasar aquello que va más allá dela materialidad y está hecho de otra sustancia. Románticamente, no hay pago que cubra aquello que el arte expresa, manifiesta, presenta.

Con todo, el sistema económico en el que vivimos tiene como una de sus funciones y pretensiones elementales asignar un costo a todo, convertir todo en objeto susceptible de encontrar equivalencia con esa mercancía que es todas las mercancías: el dinero.

¿El arte tiene precio? Sí, al menos cuando voluntaria o involuntariamente (¿pero es posible lo “involuntario” en este sistema?) se incorpora al circuito de la producción y la circulación, de la oferta y la demanda, el consumo, la compraventa.

En este top que presentamos se encuentran las 19 fotografías más caras de la historia, algunas de las cuales han alcanzado precios verdaderamente increíbles. ¿Justificadamente? Esa quizá sea la pregunta de fondo, un enigma que se desdobla de lo meramente económico a los motivos por los cuales consideramos valiosa una obra (en todos los sentidos posibles).

Más de medio millón de dólares por el retrato de Andy Warhol tomado por Robert Mapplethorpe: ¿es por Warhol o por Mapplethorpe? ¿O por ambos? ¿Cambiaría nuestra percepción sobre la obra, la percepción social que implícitamente se encuentra cifrada en la suma pagada por la imagen, si el modelo hubiera sido otro? ¿La antigüedad de la fotografía de Billy the Kid, su carácter emblemático en la historia estadounidense, vale más de 2 millones de dólares?

Se trata de preguntas poco fáciles de resolver, como poco fácil ha sido la relación entre el mundo del arte y el del valor económico.

Salvo que se indique lo contrario, en la fotogalería los precios se encuentran en dólares.

También en Pijama Surf: ¿La fotografía es un arte menor por desarrollarse a la sombra de la pintura?

En Faena Sphere: La sensibilidad de las sombras, Mapplethorpe el fotógrafo de lo oculto

[Photography Talk]