*

X

John Lennon a los 50: ¿un hombre frustrado viviendo del seguro de desempleo?

Por: pijamasurf - 04/24/2013

En un ejercicio de historia contrafáctica, un guionista imagina para la televisión inglesa cómo sería la vida de John Lennon si este hubiera renunciado a Los Beatles poco antes de su éxito arrollador: habría vivido, claro, pero en la cómica medianía del hombre común y corriente.

lennonEn un ejercicio de historia contrafáctica, de imaginación que parte del hipotético “qué hubiera pasado si..”, pensemos que John Lennon no solo no murió asesinado en Nueva York en 1980, sino que ni siquiera confió en el proyecto que auguraba la banda formada con sus amigos y dimitió de esta antes de 1962, el año en que finalmente The Beatles se encarriló en su éxito irreversible.

¿Qué hubiera sido entonces de este emblemático compositor? Un poco como escribe Pierre Michon en Cuerpos de rey, hablando de Beckett y Dante y Shakespeare y el hecho de que, despojados de esa cualidad semidivina que nace de su genio, reducidos a nada más que su humanidad, no parecen más que hombres comunes, rentistas o tenderos, del mismo modo Lennon probablemente no sería más que un hombre normal batallando por llegar a fin de mes, acaso uno que sobrevive gracias al seguro de desempleo y añorando en las noches de desolación y frustración la posibilidad de la gloria nunca alcanzada.

Al menos esa es la hipótesis de Snodgrass, una historia de corte cómico que se estrenará próximamente en la televisión inglesa, en la cual el actor Ian Hart interpreta a un Lennon cincuentón y diametralmente opuesto al de la leyenda tejida tanto por su éxito como por su muerte violenta y, claro, la singular vida de esos que, desde Aquiles, se catalogan entre los elegidos por los dioses.

Pero más allá de esta circunstancia, la posibilidad imaginada por David Quantick, guionista de Snodgrass, nos invita a pensar sobre la fragilidad del devenir de cada existencia, sobre ese puñado de decisiones que terminan conduciéndonos y determinando lo que somos.

O quizá no. Quizá cuando, parafraseando a Kafka, hay algo indestructible dentro de nosotros mismos, esto termina manifestándose, a pesar de las elecciones tomadas.

También en Pijama Surf: Los enigmáticos dibujos de John Lennon que quizá no conoces

[Independent]

Orgasmos nasales: los estornudos y lo que dicen de nuestra personalidad

Por: pijamasurf - 04/24/2013

El estornudo, al igual que la voz y el orgasmo, expresa nuestra personalidad y aporta valiosa información para los demás.

estornudo1

En la creencia de que toda actividad del cuerpo puede servir para darnos información indirecta sobre nosotros mismos, el doctor Alan Hirsch, neurólogo y psiquiatra, explicó que "los estornudos son como la risa. Algunas son ruidosas y otras son suaves. Algo similar ocurre con el estornudo. Siempre será más o menos el mismo a partir de la juventud en cuanto a sonido."

Y es que estornudar como un soplido ligero o como una explosión atómica tiene consecuencias sutiles pero perceptibles en la idea que los demás tienen sobre nosotros. "Yo tengo el mundialmente famoso estornudo de gatito", dice Susan Frykholm de 31 años, una vendedora de Chicago. "No estoy tratando de ser linda, pero usualmente la gente comienza a reír por lo 'preciosos' que son."

Esto ocurre con muchas expresiones del cuerpo, y como el hipo, el estornudo "se trata de una cosa psicológica", dice con elocuencia el doctor Hirsch, pues "representan la personalidad inmanente o la estructura del caracter." Puede ser por eso que los estornudos de algunas personas suenen como groserías o amenazas (especialmente cuando vienen en sonoras cadenas de tres o más), mientras que la gente tímida trata de hacer el menor ruido posible al estornudar.

"El estornudo es un fenómeno involuntario, parte de los mecanismos de defensa del cuerpo, una forma de limpiar bacterias y otros agentes nocivos", según el doctor Gordon Siegel. "Dicho eso, puedes controlar hasta cierto punto la manera en que sale. Existe un control parcial sobre el producto final."

Variables físicas como la estructura de los huesos de la nariz o nuestro rostro contribuyen en menor grado a determinar el estilo de estornudo que tenemos, al igual que ocurre con nuestra voz y sus modulaciones según el aparato fonador, aunque la personalidad sea más fácil de interpretar, en cierta medida, debido al timbre. Pero el doctor Hirsch hace una comparación aún más interesante.

"Cuando pensamos en el estornudo [vemos que] tiene una cualidad casi orgásmica. Al entregarte a él, esperas los placeres positivos de un orgasmo nasal. Así que si alguien se reprime más en el sexo, podrían no dejarlo [al estornudo] salir. Pero si están orientados por el hedonismo y les gusta el placer, podrían querer estornudar más ruidosa y fuertemente."

Sólo podríamos agregar que, forzando un poco la metáfora, todos los adjetivos asociados al orgasmo podrían utilizarse igualmente para describir la gama posible de estornudos: silenciosos, introvertidos, explosivos, largos, tardados y potentes, rápidos y pasajeros. Pero a diferencia de los orgasmos, ¿quién podría fingir convincentemente un estornudo?

Salud.

[NBC]