*

X

Inmigrantes mexicanas en E.U.A, recurrentes víctimas de delitos sexuales

Por: Ana Paula de la Torre - 04/19/2013

Las mujeres que trabajan en las granjas de Estados Unidos sufren desde acoso hasta violaciones sexuales debido a su vulnerabilidad legal.

mujeres-trabajando

Alrededor del 20% de los inmigrantes que laboran en granjas estadounidenses son mujeres. La mayoría de ellas mexicanas, y en su mayor parte se trata de campesinas que abandonaron sus tierras por falta de oportunidades y pobreza. En el trayecto de ingreso a Estados Unidos es bien sabido que los migrantes están expuestos a todo tipo de peligros, pero existe la creen que una vez que están del otro lado de la frontera, las cosas mejoran para ellos. Sin embargo, su estado de “ilegalidad” los convierte en un blanco perfecto para abusos de sus empleadores.

La especialista Cheryl Glee, experta en violencia sexual y doméstica de la oficina de Rochester del Worker Justice Center of New York, ha reportado a diversos medios de comunicación que a lo largo de 12 años de trabajo con mujeres empleadas en granjas de Estados Unidos, ha detectado un problema generalizado de acoso sexual. Para esta especialista, las mujeres agredidas psicológica o físicamente conciben este fenómeno como un costo que tendrán qué pagar si lo que quieren es trabajar en las granjas. Están conscientes del peligro y lo asumen.

“The Southern Poverty Law Centerand” y “Human Rights Watch” en Estados Unidos, han elaborado además estudios que revelan que al menos el 80% de las mujeres trabajadoras de granjas, han sido acosadas sexualmente en el trabajo. En algunas tierras de Florida y California es tan recurrente esta situación, que las mismas mujeres llaman a los campos de trabajo con apodos como “El Motel Verde”, o “Los Campos de Calzones”.

Lamentablemente este problema, que afecta a miles de mujeres, no ha sido denunciado con el énfasis que una situación así amerita. Esperemos que pronto este tema se coloque en la agenda de medios internacionales, en particular de México y E.U.A., para generar presión a las autoridades responsables. Y que esto se complemente con esfuerzos educativos, y de asesoría legal, para incentivar a que las víctimas denuncien sin que su condición de indocumentadas les impida hacerlo.

Twitter del autor: @anapauladelatd

El arte como vehículo de curación en "The Healing Machine" de Emery Blagdon (FOTOS)

Por: pijamasurf - 04/19/2013

Una curiosa instalación nacida del dolor trató de sanar a la vez que asombrar, en una mezcla de alquimia, terapéutica y reciclaje sagrado.

emery2

En la rara y noble estirpe de artistas secretos, Emery Blagdon se ganó un lugar a pulso a pesar de haber muerto hace casi medio siglo. Con "La Máquina para Curar" (The Healing Machine), que comenzó a construir en 1955, Blagdon se proponía un ambicioso proyecto que conjuntaba la ciencia, el arte y la medicina tradicional, alejándose de tendencias del arte moderno que priman la expresión del yo del artista para dar paso libre a la experiencia del espectador en la instalación.

Viajero empedernido, Blagdon comenzó a experimentar con materiales en los 30; lo que podemos ver en "La Máquina para Curar" es tanto el proceso como el resultado de esa exploración, donde el artista-chamán utiliza un elaborado sistema compuesto de madera pintada, alambre finamente doblado, placas de acero, papel aluminio, luces de Navidad, sales curativas e incluso alas de mariposa para crear extraños candelabros colgantes que pretendidamente debían capturar el campo electromagnético de la Tierra; al pasar por la máquina, el espectador-paciente veía sus dolores aliviados.

Expuesta actualmente en el Kohler Arts Center, la instalación reconstruye el estado original en que la pieza debía ser montada, pues como muchos creadores introvertidos, dejó instrucciones de montaje pero también un gran desorden. Dan Dryden trabajaba en una farmacia cercana a donde Blagdon trabajaba, por lo que pudo asistir a la creación de la pieza; luego de experimentar la poderosa presencia de la obra se fue a Nueva York para perseguir su sueño de dedicarse a la música. Cuando volvió a Callaway, Nebraska, a finales de los 80, se encontró con que el artista había muerto; para él fue natural comprar la obra y tratar de exponerla tal como él la había experimentado.

La intención de Blagdon con esta pieza, según sus curadores, fue el expiar el dolor por la muerte de sus padres, quienes fallecieron después de largos dolores. Blagdon consideraba que era capaz de sentir más nítidamente la electricidad de la Tierra que otras personas, por lo que sus exploraciones fueron el resultado de tratar de hacer sentir a otros lo que él sentía naturalmente. Por desgracia, ni siquiera su máquina logró salvarlo del cáncer, enfermedad que cobraría su vida en 1986. 

"La Máquina para Curar" será exhibida en el Kohler Arts Center hasta enero del 2014, luego de lo cual se planea una gira por otras galerías y centros de arte alrededor del mundo.

emery5

 

emery3

emery4

emery

 

 

[Atlas Obscura]