*

X

Enorme cabeza maya visible con Google Earth en las montañas de Alberta, Canadá (VIDEO)

Por: pijamasurf - 04/19/2013

Google Earth es, por sí mismo, una herramienta sorprendente que, como cualquiera, puede utilizarse con los fines más diversos, en este caso casi tantos como lo permitan la imaginación y la creatividad en torno a la cartografía. Así, por ejemplo, Google Earth ha sido utilizado para mostrar los patrones fractales de la naturaleza, la distinción entre los barrios ricos y los barrios pobres de una misma ciudad y aun cierto surrealismo digital involuntario creado por los errores de su programación.

En un sentido que quizá algunos consideren menos serio pero significativo en términos de pareidolia, recientemente se encontró gracias a este producto de Google la que parece ser una enorme cabeza maya, el perfil de un rostro que se ajusta con increíble precisión a los rasgos que podemos observar en los frescos legados por esta emblemática civilización mesoamericana, sin duda una de las más interesantes y misteriosas del continente.

Sin embargo, la localización geográfica de esta coincidencia no podía ser más opuesta: las montañas de Alberta, 50° 0’36.67″N 110° 6’51.38″W, en las regiones boreales de Canadá

¿Acaso una secreta conexión entre los mayas y el legendario pueblo de los hiperbóreos?

[Disinfo]

Te podría interesar:

¿Las redes sociales promueven el terrorismo?

Por: pijamasurf - 04/19/2013

Al transmitir información sin filtro en tiempo real, las redes sociales podrían ser un medio atractivo para que potenciales terroristas se decidan a llevar a cabo actos que les den una infame y efímera publicidad. Pero hay más que decir al respecto.

Screen shot 2013-04-22 at 04.13.11

Durante la cacería que el FBI y la CIA llevaron a cabo para capturar a los sospechosos de los recientes atentados de Boston, el departamento de policía de la ciudad pidió a la gente que se abstuviera de compartir a través de las redes sociales la localización de las unidades de policía, tanto para no comprometer su propia seguridad como para no advertir a los sospechosos. Pero fuera de este aspecto negativo en un nivel táctico, ¿la existencia y uso de las redes sociales puede proveer una audiencia para los terroristas?

El fenómeno no es nuevo. Max Abrahms, investigador especializado en el tema, afirma que lo que se busca en su espacio académico es "saber los motivos del terrorista. [Deseamos saber eso] para privar al terrorismo de cualquier utilidad. Si logramos quitarle valor al hecho de cometer terrorismo, [este] no se realizaría." Esto se debe, según Abrahms, a que "una de las principales metas de los terroristas es ganar atención. Por definición propia, el terrorismo necesita una audiencia... Las redes sociales sin duda diseminan el mensaje de los terroristas mucho más rápido y a más personas."

Y es que el periodismo ha estado cerca de los crímenes desde que los anarquistas ingleses plantaban bombas en cafés de Londres a finales del siglo XIX: ¿cuál es el tratamiento adecuado de la información? ¿Estar informado va de la mano con tener miedo, e indirectamente con promover un estado de tensión entre la población que lee las noticias? Hace unos meses, Christopher Dorner (un oficial de policía que supuestamente buscaba vengarse de un caso de corrupción donde su nombre se vio mancillado definitivamente) difundió un largo manifiesto a través de Facebook --a pesar de que los medios de comunicación pudieran prestarle atención, fue el efecto dominó de las redes sociales lo que finalmente permitió a Dorner hacerse de una fama breve y terrible, luego de que cazara uno por uno a los implicados en su caída en desgracia.

Incluso en terrorismo a gran escala los medios están implicados: según las declaraciones de las fuerzas especiales que encontraron y asesinaron a Osama Bin Laden, este habría estado viendo su propia imagen en televisión cuando el equipo irrumpió en la habitación. La publicidad y eco de los medios de comunicación deriva en utilidad para el terrorismo en la medida en que difunde su mensaje, o que simplemente les presta atención.

En ese sentido, las actualizaciones en tiempo real en redes como Twitter pueden ser nocivas --sin embargo, se trata de que los usuarios comprendan que cada uno es a la vez editor de información a la vez que lector, y que lo que ponemos en las redes sociales tiene un impacto, así sea mínimo, en la percepción de la información que recibe la gente cercana a nosotros.

Somos tanto productores como difusores de información: nuestro papel en esta nueva etapa del periodismo descentralizado es informarnos y adoptar prácticas periodísticas (revisar varias fuentes, no difundir rumores, etc.) simplemente para filtrar tal disponibilidad de información. Se trate de individuos perturbados o de información inocua, cada usuario de las redes sociales posee una responsabilidad intransferible en este nuevo estado rizomático de la transmisión de información.

[Tech Crunch]