*

X

Déficit de atención con hiperactividad: ¿enfermedad o diagnóstico de moda?

Salud

Por: pijamasurf - 04/04/2013

A pesar de que un correcto diagnóstico del TDAH puede mejorar la vida del paciente, muchos padres prefieren medicar a sus hijos para evitar los comportamientos propios de la infancia.

tdah

Cada vez más jóvenes en Estados Unidos están siendo diagnosticados con trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH, o A.D.H.D, por sus siglas en inglés); las últimas cifras muestran que el 11% de los niños en edad escolar han sido diagnosticados positivamente con TDAH. En algún punto de su vida, 6.4 millones de niños entre 4 y 17 años han recibido este diagnostico. Pero podría no tratarse de un alza en el padecimiento tanto como en una urgencia del sistema médico por diagnosticarlo.

El TDAH, según los expertos, es resultados de niveles químicos fuera de lo normal en el cerebro de los pacientes, los cuales afectan la capacidad de las personas para controlar sus impulsos y dirigir su atención. A pesar de que médicos y pacientes afirman que el alza en los diagnósticos de TDAH ayudará a un mejor conocimiento y tratamiento del padecimiento, otros opinan que la medicación simplemente es un pretexto para tranquilizar el comportamiento de los niños y eventualmente para ayudarlos a mejorar sus calificaciones.

El Ritalin o el Aderall (medicamentos de prescripción para tratar el TDAH) son vendidos entre compañeros de clase para mejorar el desempeño académico, incluso en las universidades, sin tomar en cuenta los riesgos para la salud. El doctor Thomas Frieden afirma que "la correcta medicación para TDAH, para las personas correctas, puede hacer una gran diferencia. Desafortunadamente, el uso incorrecto parece estar creciendo en una proporción alarmante." Sin embargo, en la actualidad no existe una prueba contundente para afirmar que una persona padece TDAH: el diagnóstico sigue siendo discrecional, es decir, sujeto a la evaluación subjetiva del médico tratante.

Además de sospechas de que los psiquiatras estén diagnosticando más medicamentos que en el pasado (a causa de acuerdos comerciales con las propias farmacéuticas, de donde ellos tendrían ganancias también), los padres de familia parecen estar deseando el diagnóstico: "Existe una presión tremenda si el comportamiento de un niño se percibe como, por decirlo así, anormal: si no se sientan calladamente en su escritorio [se piensa que] es patológico, en lugar de ser simplemente la infancia", afirma el doctor Jerome Groopman, profesor de medicina en la universidad de Harvard.

Gracias a que la medicación de productos como Adderall, Ritalin, Concerta o Vynvanse pueden ayudar a mejorar la concentración y procurar un estado de atenta recepción entre quienes los utilizan, un diagnóstico de TDAH puede ser secretamente deseado por padres y pacientes como un atajo para mejorar las calificaciones, dejando de lado el hecho de que se trata de sustancias que, administradas incorrectamente, pueden afectar la salud.

[NY Times]

Investigadores revisaron los efectos de la música a nivel neuronal.

musicbrain

Sabemos que la música interfiere en nuestro estado de ánimo, de hecho, escucharla es un método recomendado por especialistas para fines de relajación, distracción del dolor, psicoterapia y bienestar, pero los estudios sobre el impacto de la música a nivel neuronal todavía no están lo suficientemente explorados.  

Recientemente Mona Lisa Chanda y Daniel Levitin publicaron en Trends in Cognitive Science que el empleo de la música con fines curativos tiene una base empírica y hace falta esclarecer científicamente sus efectos. Para esto mostraron los varios estudios que vinculan la música a procesos neuroquímicos específicos. En su análisis buscaron patrones en la evidencia científica que sustentaran la intervención de la música en la química cerebral.

Chanda y Levitin  clasificaron 4 áreas en que la música interviene en los procesos neurológicos:  estrés, reduciendo ansiedad; inmunidad, fortaleciendo las defensas; afiliación social, estimulando los vínculos sociales y por último, motivación, gratificación y placer.

Los investigadores también hicieron conexiones entre éstas áreas y cuatro neuroquímicos primarios: Cortisol,Serotonina, Oxitocina y Opioides.

Otros análisis revisados por Chanda y Levitin, mostraron que participar en un grupo de canto puede liberar oxitocina, y con esto fomentar los sentimientos de conexión social. También la música disminuye los niveles de ansiedad en las personas antes de una cirugía, aún más que quienes consumen ansiolíticos como Valium.

La gran ventaja de los tratamientos con música es su efectividad, además son completamente naturales, prácticamente no tienen costo y no provocan efectos secundarios; mientras que los ansiolíticos suministrados para obtener los mismos resultados que genera escuchar música, alteran drásticamente la química cerebral y sí causan efectos secundarios.

[io9]