*

X

¿Cuánto mides? La gente alta parece ser más inteligente que los bajos

Por: pijamasurf - 04/19/2013

Variaciones en la variabilidad genética podrían asociar la inteligencia y la altura en un combo evolutivamente ganador.

yao_ming3

Para desgracia de Napoleón y Danny Devito, un nuevo estudio parece haber encontrado cierta relación entre la altura de una persona y su I.Q. Antes de que comiences a escribir un enojado comentario sobre gente bajita y su nivel de inteligencia, recuerda que incluso el I.Q. es una prueba sumamente variable, y que una misma persona puede obtener resultados muy diferentes si la toma en distintas ocasiones. Dicho lo cuál, pasemos a los datos: la inteligencia y la altura son variables en la constitución de una persona que dependen de su herencia genética. Pero mientras la variación genética en cuanto a la altura se presenta en un porcentaje de 80 o 90% (es decir, que es "muy heredable"), la inteligencia (compuesta de pequeños efectos en múltiples genes) se estima en el orden del 50%.

No hay que estudiar un doctorado en genética para entender esto: no existe un gen para ser "alto" o "bajo" de estatura, sino que variaciones en miles de genes provocan diferencias en la altura. Tanto la inteligencia como la altura son determinados por la variabilidad de estos genes, así como las mutaciones que puedan presentarse en las poblaciones. Explicado de manera sencilla, la inteligencia y la altura son características atractivas, por lo que si los genes que determinan tanto una como la otra variable se encuentran juntos durante muchas generaciones, su alianza se reproduce en las generaciones subsecuentes.

Algunos estudios afirman que los "niños prodigio", por ejemplo, muestran una altura mayor a más temprana edad. Pero antes de que comiences a googlear la altura de Albert Einstein, el mismo estudio encontró que en realidad la correlación entre altura e I.Q. fue de 0.08 y 0.17, para hombres y mujeres respectivamente. 

¿Cuánto influye la altura y la inteligencia en la selección sexual? Los datos muestran por ejemplo que los hombres altos tienen más parejas sexuales, pero el problema aquí (en términos evolutivos) es que estos hombres altos tienen hijas más altas, las cuales no son necesariamente las más aptas en términos reproductivos. Aquí entran en juego también los factores culturales, que no permiten hacer una aseveración tajante y definitiva en cuanto a la correlación entre altura e inteligencia. La investigación genética está haciendo declaraciones interesantes últimamente a este respecto, pero las pruebas concluyentes se dejan de lado para sugerir simplemente "tendencias".

¿Cómo se sentirán respecto a esto los pequeños científicos japoneses?

[Discover]

El arte como vehículo de curación en "The Healing Machine" de Emery Blagdon (FOTOS)

Por: pijamasurf - 04/19/2013

Una curiosa instalación nacida del dolor trató de sanar a la vez que asombrar, en una mezcla de alquimia, terapéutica y reciclaje sagrado.

emery2

En la rara y noble estirpe de artistas secretos, Emery Blagdon se ganó un lugar a pulso a pesar de haber muerto hace casi medio siglo. Con "La Máquina para Curar" (The Healing Machine), que comenzó a construir en 1955, Blagdon se proponía un ambicioso proyecto que conjuntaba la ciencia, el arte y la medicina tradicional, alejándose de tendencias del arte moderno que priman la expresión del yo del artista para dar paso libre a la experiencia del espectador en la instalación.

Viajero empedernido, Blagdon comenzó a experimentar con materiales en los 30; lo que podemos ver en "La Máquina para Curar" es tanto el proceso como el resultado de esa exploración, donde el artista-chamán utiliza un elaborado sistema compuesto de madera pintada, alambre finamente doblado, placas de acero, papel aluminio, luces de Navidad, sales curativas e incluso alas de mariposa para crear extraños candelabros colgantes que pretendidamente debían capturar el campo electromagnético de la Tierra; al pasar por la máquina, el espectador-paciente veía sus dolores aliviados.

Expuesta actualmente en el Kohler Arts Center, la instalación reconstruye el estado original en que la pieza debía ser montada, pues como muchos creadores introvertidos, dejó instrucciones de montaje pero también un gran desorden. Dan Dryden trabajaba en una farmacia cercana a donde Blagdon trabajaba, por lo que pudo asistir a la creación de la pieza; luego de experimentar la poderosa presencia de la obra se fue a Nueva York para perseguir su sueño de dedicarse a la música. Cuando volvió a Callaway, Nebraska, a finales de los 80, se encontró con que el artista había muerto; para él fue natural comprar la obra y tratar de exponerla tal como él la había experimentado.

La intención de Blagdon con esta pieza, según sus curadores, fue el expiar el dolor por la muerte de sus padres, quienes fallecieron después de largos dolores. Blagdon consideraba que era capaz de sentir más nítidamente la electricidad de la Tierra que otras personas, por lo que sus exploraciones fueron el resultado de tratar de hacer sentir a otros lo que él sentía naturalmente. Por desgracia, ni siquiera su máquina logró salvarlo del cáncer, enfermedad que cobraría su vida en 1986. 

"La Máquina para Curar" será exhibida en el Kohler Arts Center hasta enero del 2014, luego de lo cual se planea una gira por otras galerías y centros de arte alrededor del mundo.

emery5

 

emery3

emery4

emery

 

 

[Atlas Obscura]