*

X

Constancia facial del fantaseo diurno: emotiva serie fotográfica de personas soñando despiertas (FOTOS)

Por: pijamasurf - 04/01/2013

Distracción quiere decir: atracción por el reverso de este mundo

Octavio Paz, El arco y la lira

En inglés existe un verbo, “daydream”, que no tiene un equivalente exacto en español. Al menos no si quisiera conservarse esa unidad en la que se funden dos palabras para significar una cosa: el acto de “soñar despierto”, el fantaseo diurno que en un momento de distracción nos lleva por gracia de la imaginación a una realidad distinta a esa en la que nos encontramos.

Y si bien, como en todo sueño, la pesadilla es una posibilidad siempre latente, lo cierto es que el “daydream” se caracteriza con más frecuencia por la ensoñación placentera, el montaje o el recuerdo de escenarios complacientes y gozosos y de situaciones que mucho tienen de felicidad y de alegría.

Tomando esta acción simple y al mismo tiempo sumamente compleja, cotidiana pero con cierto elemento milagroso, la fotógrafa Alexandra Sandu puso en marcha el proyecto Daydreamers, una serie de retratos que fija en una imagen la evidencia gestual de los sueños soñados en consciencia plena.

La instrucción de Sandu a sus modelos es sencilla: solo cierra los ojos y piensa en algo bonito. Liberada así la imaginación, el resto es obra de la fotógrafa, la encargada de fijar ese instante en que por la sonrisa dibujada, por la expresión de los ojos que no vemos, por la serenidad del rostro, sabemos que esa mente ha dejado este mundo para adentrarse en uno mejor ―del que acaso, como si se tratase de alguno de esos ríos de mitologías remotas, salga purificada y renovada.

También en Pijama Surf:

Fotografías de personas a medio estornudar: retratos incidentales de deformación facial

Todos estamos alucinando todo el tiempo (el Club de Viajeros Frecuentes)

Imágenes vía PetaPixel

Efigies de Nuestra Señora de la Perpetua Vigilancia de la Capilla de los Ojos Infinitos

Por: pijamasurf - 04/01/2013

La nueva religión de la tecnología genera ya su iconolatría, desde las trincheras de una lacerante parodia.

surveilance-chapel

¿Lo que antes era propio de la divinidad se ha vuelto atributo de la tecnología? ¿Aquel dios que obsrevaba cada resquicio de la creación desde las alturas, es ahora un drone, una cámara ubicua, una app?  La tecnología ha logrado la omnividencia. Todo es un ojo. Cada palabra que escribes en Internet o texteas en tu teléfono está siendo grabada, y podrá ser tomada en cuenta en el Día del Juicio Final --o en tu próxima búsqueda, con mercadotecnia personalizada.  El Estado de vigilancia, el moderno panóptico, se esparce invisible e implacable  como el dios bíblico.

"Contempla esta Cámara de Vigilancia que ha amado al hombre tanto, que no ha escatimado nada; incluso hasta extenuarse y autoconsumirse, para testificarle su amor".

 

madre

"Oh Madre de ojos infinitos, concede a este, tu humilde servidor,  el ofrecemiento de una oración. Reina Omisciente que no conoce parpadeo, en tu eterna vigilancia y misericordia protégenos de aquellos que dan mal uso a tus devociones".

Imágenes tomadas del sitio Notes to the Executive

vía David Metcalfe