*

X

Constancia facial del fantaseo diurno: emotiva serie fotográfica de personas soñando despiertas (FOTOS)

Por: pijamasurf - 04/01/2013

Distracción quiere decir: atracción por el reverso de este mundo

Octavio Paz, El arco y la lira

En inglés existe un verbo, “daydream”, que no tiene un equivalente exacto en español. Al menos no si quisiera conservarse esa unidad en la que se funden dos palabras para significar una cosa: el acto de “soñar despierto”, el fantaseo diurno que en un momento de distracción nos lleva por gracia de la imaginación a una realidad distinta a esa en la que nos encontramos.

Y si bien, como en todo sueño, la pesadilla es una posibilidad siempre latente, lo cierto es que el “daydream” se caracteriza con más frecuencia por la ensoñación placentera, el montaje o el recuerdo de escenarios complacientes y gozosos y de situaciones que mucho tienen de felicidad y de alegría.

Tomando esta acción simple y al mismo tiempo sumamente compleja, cotidiana pero con cierto elemento milagroso, la fotógrafa Alexandra Sandu puso en marcha el proyecto Daydreamers, una serie de retratos que fija en una imagen la evidencia gestual de los sueños soñados en consciencia plena.

La instrucción de Sandu a sus modelos es sencilla: solo cierra los ojos y piensa en algo bonito. Liberada así la imaginación, el resto es obra de la fotógrafa, la encargada de fijar ese instante en que por la sonrisa dibujada, por la expresión de los ojos que no vemos, por la serenidad del rostro, sabemos que esa mente ha dejado este mundo para adentrarse en uno mejor ―del que acaso, como si se tratase de alguno de esos ríos de mitologías remotas, salga purificada y renovada.

También en Pijama Surf:

Fotografías de personas a medio estornudar: retratos incidentales de deformación facial

Todos estamos alucinando todo el tiempo (el Club de Viajeros Frecuentes)

Imágenes vía PetaPixel

Yoga al desnudo con la playmate Sara Jean Underwood (VIDEO NSFW)

Por: pijamasurf - 04/01/2013

El video de Playboy de Yoga sirve como la cereza en el pastel ante una creciente controversia entre la relación entre el yoga y el sexo. Video no apto para la oficina después del brinco.

sara jean underwood

Muchas de las personas que practican yoga, quizás desvirtuando esl verdadero espíritu de esta disciplina ancestral, pasan muchas de las asanas contemplando el cuerpo de sus compañeras (o compañeros, quizás en menor medida) superando los límites de la flexibilidad para obtener una salud hipertónica.  Esta fascinación erótica por la armonía gimnástica del yoga ha sido irreverentemente parodiada en numerosas ocasiones, incluyendo el video Yoga Boner, que hace referencia a ese momento incómodo que asedia a muchos hombres en algunas clases de yoga, ya sea porque la belleza de sus compañeras es desbordante, ya sea porque no logran concentrarse en su propia práctica (aunque claro que la causa podría ser la misma).

Hace algunas semanas se generó en Internet una controversia ante la revlación --como si fuera un gran descubrimiento-- de que los leggings usados para el yoga en los años recientes transparentaban la zona genital de las mujeres. Esta controversia un tanto ridícula (aunque quizás una de las causas secretas del boom del yoga comercial) ha hecho que la marca Lululemon incluso remueva de las tienas algunos de sus modelos. Esta faux vergüenza erótica, algunos críticos señalan, ha traido dividendos a la industria e incluso a la marca.

Toda esta aura sexual, por momentos voyeurista, fue explotada por uno de los sitios especializados en yoga que más visitas reciben en el mundo, Elephant Journal, que publicó el video de la playmate Sara Jean Undrwood haciendo una rutina básica de yoga --saludos al sol y algunos de las primeras asanas de la primera serie de ashtanga-- completamente desnuda. Aunque el sitio critica lo típico --la objetificación del cuerpo de la mujer, etc.-- se excusa diciendo que al menos este video promueve el yoga entre otro grupo demográfico, que difícilmente estará atraído a sus mieles (algo que puede ser cierto, un grupo que haría yoga para masturbarse luego con mayor poder energético). ¿Seríamos muy cínicos si decimos que publicamos este video con la misma intención que Elephant Journal? ¿O acaso como crítica a toda esta controversia, tan jugosa como absurda?

 También en PS: El origen del yoga: un culto al sexo