*

X

Artista incendia su propia obra (y su propia nostalgia): la casa de muñecas más grande del mundo (FOTOS)

Arte

Por: pijamasurf - 04/17/2013

Las casas de muñecas son, en buena medida, monumentos mínimos a la imaginación pero también a la nostalgia. El aura que las rodea mucho tiene de melancolía en ese sentido que Susan Sontag encontró en el pensamiento de Walter Benjamin:

Miniaturizar significa hacer inútil. Pues lo que queda grotescamente reducido es, en cierto sentido, liberado de su significado: la parvedad es lo notable en él. Es al mismo tiempo un todo (es decir, completo) y un fragmento (tan diminuto, la escala errada). Se vuelve objeto de contemplación desinteresada o de ensueño. El amor a lo pequeño es una emoción de niño, colonizada por el surrealismo.

Hace poco más de un año, la artista de origen canadiense Heather Benning llevó este símbolo de la infancia a dimensiones mayores. Como si pusiera una lente de aumento sobre ese territorio ilusoriamente paradisíaco que son los años de juego e inocencia, encontró una casa abandonada y en ruinas y la rehabilitó para que tuviera todo el aspecto de una de muñecas. La luz, los enseres, los colores. Todo, al final, dio una impresión acabada de una estas artesanías habitadas por la fantasía pueril.

Ahora, sin embargo, se dio a conocer que la autora de este trabajo admirable redujo todo a llamas. Inició un incendio que acabó con su obra convirtiéndola en nada más que escombros y cenizas. Una vuelta de tuerca al mecanismo de la nostalgia: forzándolo hacia la insignificancia. Un ejercicio deconstructivo. Real en ese sentido que daba Lacan a las cosas ante las cuales el lenguaje parece no tener otro papel más que observar, atestiguar, balbucear para registrar lo sucedido.

“La Casa de Muñecas era una reflexión sobre el tiempo y las épocas pasadas. Ahora con la abolición completa del proyecto la obra ha completado su círculo”, declaró al respecto Benning —en cierto modo, irrefutablemente.

Más información e imágenes sobre el proceso de (re)construcción de la casa en la localidad canadiense de Redvers, en este enlace.

[enpundit]

Te podría interesar:
La vieja escuela del psy-trance regresa con un arrobador álbum de atmósferas delicadamente psicodélicas, ideales pra meditar o bajar de un viaje de LSD o alguna otra sustancia psicoactiva.

CYANMLa flotación, de garza o entidad etérea, por el azul ilimitado parece ser el leifmotiv de esta primera compilación de ambient producida por el sello Cyan Music, un proyecto de Gus Till, Andrew Till y The Gnome. Los que estuvieron en los míticos raves de la electrónica psicodélica recordarán indudablemente a Gus Till, parte de la aristocracia del psy-trance, figura central de Flying Rhino y líder de proyectos como Slinky Wizard y Zen Lemonade.

Cyan Ambient Compiliation Vol. 1 es un disco suave, poco pretencioso, que busca capturar las atmósferas más sutiles de la psiconáutica, ya sea el despegue o el aterrizaje. El sonido azul de los paisajes mentales que fluyen cristalinamente sin sobresaltos se extiende en un campo infinito, para perderse en la relajación de los estados profundos de meditación, donde la la niebla luminosa acaricia el ser.

Lo que diferencia a este álbum de los cientos de discos de new age, meditación y chill-out, es que cuenta en su line-up con una serie de expertos psiconautas, la mayoría de ellos productores de trance, que sirve de guías en el viaje interior --que muy fácilmente podría caer en lo endulcorado y empalagoso de los sonidos celestes y los tránsitos siderales de la música "espiritual". La cadencia de la nave espacial es sostenida por la paciencia que penetra las dimensiones psicodélicas con señoría, sin encandilarse por los primeros fractales y las primeras explosiones de colores, buscando entrar más profundo, a los surtidores, a la abstracción metafísica.

Artistas como Man Made Man, Steve Law, Zen Lemonade o Gnomes of Kush, recordados seguramente por aquellos asiduos seguidores del psy-trance, componen el equipo de productores (y pilotos), que nos provoca un blanco flashback hacia aquellos ambientes sonoros de los  grandes discos de psyambient y chillout de los finales de los 90 y principios de los 2000, compilaciones como las de Blue Room, Axiom Ambient o Caribbean Eclipse.  Una mención especial para el track Time de Gnomes of Kush, que sintetiza la profunda emoción psicodélica de sumergirse en el misterio del tiempo, en el éxtasis del Eón.

 

Twitter del autor: @alepholo