*

X
Cada acción realizada en la web deja un pequeño rastro del que, una vez descifrado, puede extraerse gran cantidad sobre tus hábitos de consumo, tus contactos y, en general, sobre tu propia vida.

huella digital

 

Cada parte de nuestra vida en línea -ya sea que envíes un e-mail o des like a una página en Facebook- deja un rastro que puede ser seguido por gente interesada en tus hábitos en la red. Esto no tiene por qué ser negativo necesariamente: es así como Google te ofrece resultados de búsqueda con mayor personalización o Facebook sugiere amigos en común.

Sin embargo, la información residual de todas nuestras comunicaciones también sirve para que las compañías publicitarias logren sesgar sus mercados: e incluso, conocernos a nosotros y a nuestros hábitos mejor que nosotros mismos.

El video Network muestra cómo una pequeña cantidad de información, al ser acumulada legalmente por las compañías proveedoras de Internet, es a su vez vendida y contrada sin tu autorización. 

 

 

Te podría interesar:
Este 27 de marzo se dio a conocer información sobre el mayor ataque que ha sufrido Internet en su historia, causado al parecer por una compañía de nombre Cyberbunker y cuyos efectos serán de alcance internacional, especialmente en la velocidad del servicio.

cyberbunkerInternet ha ido objeto del que se considera el ataque más grave en su historia, provocando una caída en su velocidad de transmisión de datos en prácticamente todos los países del mundo.

Hasta ahora el ataque ha afectado servicios de amplia demanda internacional como Netflix, y se dice que esto pronto podría extenderse a otros como los sistemas bancarios y de correo electrónico.

La información sobre los responsables no es del todo clara, pero varios indicios apuntan hacia Cyberbunker, un host de origen danés que hasta hace unos días albergaba todo tipo de contenido salvo de índole terrorista y  pornografía infantil y el cual fue bloqueado por Spamhaus, una organización sin fines de lucro que, con sede en Londres y Ginebra, se encarga de filtrar datos potencialmente indeseados en correos electrónicos.

Por esta acción, Sven Olaf Kamphuis, vocero de Cyberbunker, difundió un mensaje en que acusaba a Spamhaus de abusar de su posición y de no tener derecho a decidir “lo que circula y no en Internet”.

Según Spamhaus, Cyberbunker, en colaboración con mafias de Rusia y del Este de Europa, es el principal responsable del ataque, el cual está siendo investigado por policías de cinco países.

En términos generales, este consistió en la conocida estrategia del Distributed Denial of Service (DDoS), que consiste en inundar un objetivo con tráfico suficiente para volverlo inaccesible, en este caso, con un flujo que ronda los 300 gigabits por segundo.

[BBC]