*

X
El Museo del Chopo, en México, presentó a la escritora María Virgina Jaua, quien explica porqué somos testigos de los cambios históricos más radicales en esta práctica.

 tumblr_m6fn0oYWvS1qd4474

Cada vez más hojas de papel son reemplazadas por pantallas. Dicho fenómeno ha cambiado radicalmente nuestra forma de leer y de escribir. Editar en internet replantea los factores que el escritor debe tomar en cuenta al crear un texto: podemos hacer uso de palabras, de imagenes y fotografías, audiovisuales y sonidos, todo esto en la búsqueda por crear sentido dentro del estimulante caos de datos que  fluye en la web.

Desde febrero, el museo del Chopo de la Ciudad de México realiza un ciclo de conferencias y charlas titulado “Escribir Mañana”, mismo que intenta convertirnos en espectadores y actores de la discusión sobre el cambio actual de la escritura.

El pasado 14 de marzo la conferencista del ciclo fue María Virginia Jaua, dedicada al análisis del entrecruce entre literatura y arte, y quien actualmente dirige la revista de crítica cultural digital salonkritik.net, –la cual combina formatos literarios con elementos auditivos y audiovisuales–.

Para Jaua, editar en internet significa crear sentido dentro del caos. Las nuevas herramientas de edición para audio y video digital, permiten hacer uso de mecanismos que facilitan, y a la vez provocan, la síntesis y fusión de las distintas disciplinas: las ramas del conocimiento jamás habían estado tan mezcladas.

maría virginia jau

Actualmente existe un caos en internet, una sobreproducción informativa. “Nuestra época es caótica, somos incapaces de leer y en menor medida de procesar todo lo que nos llega […] No hemos reflexionado bastante sobre ello. Editar en internet es crear sentido en medio de ese caos” advierte.

“Escribir mañana es una emoción que nos permite jugar con el tiempo. Nuestro estar en el tiempo es una ilusión”. Actualmente la información a la que accesamos es esporádica, hecha para el momento, las cosas que finalmente se quedan en el consciente son aquellas que nos pasman o bien que nos hacen sentido. Una de las características de los contenidos distribuidos a través de la Red, es que su existencia está condenada, en la mayoría de los casos– a lo efímero, “ser y no ser”. Estos no claman por una durabilidad, sino que apuestan a la intensidad del ahora, sobrepasando así la lógica del tiempo lineal.

Las herramientas visuales y sonoras disponibles en composiciones digitales de texto “infitimizan” lo que podemos llegar a saber. “Hay algo que vemos que no sabemos que vemos”. En la imagen hay mucho más qué ver, la nueva forma de escrituravisual, es conocimiento no del todo cognitivo, pues implica también también la absorción inconciente de información en la web –la cual a su vez se expresa al momento de escribir.

Jaua explica que el editor de web debe ser consciente de en la postura que adopte radica la posibilidad de ‘atrapar’ al lector. Cualquier persona que escribe adopta consciente o inconscientemente una postura, y nos advierte que esta representa en sí un acto político y una crítica que termina por dar sentido al caos de datos.

Las reflexiones anteriores nos orillan a preguntarnos ¿qué tanto sabemos de lo que publicamos o leemos, si tomamos en cuenta que el conjunto de mensajes de una sola imagen excede nuestro propio entendimiento? O incluso, un paso más allá ¿qué tan real es el tiempo sujeto al tradicional modelo lineal?

* La siguiente conferencia del ciclo “Escribir Mañana” contempla la participación del poeta iraní Mohsen Emadi, quien hablará sobre ideas creativas para la creación de la poesía digital.

Twitter del autor: @anapauladelatd 

 

Si las corporaciones multinacionales no pagan impuestos, ¿por qué deberían de hacerlo los ciudadanos?

Por: pijamasurf - 03/17/2013

Nuevo reporte publicado por el Wall Street Journal muestra que en el 2012 las grandes corporaciones evadieron cientos de miles de millones de impuestos estacionando ingresos en paraísos fiscales offshore

Businessman-with-money-via-Shutterstock

La semana pasada se dio a conocer un reporte en el que se reveló que  60 de las más grandes compañías estadounidenses colectivamente mantuvieron más de 160 mil millones de dólares en paraísos fiscales, lo cual les permitió ocultar el 40% de sus ingresos y no pagar impuestos sobre ellos.  Cada una de estas compañías por lo menos "estacionó" 5 mil millones de dolares fuera de su país, en una estrategia fiscal que se aprovecha de las lagunas legales.

La farmacéutica Abbot Laboratories incluso guardó más fuera del país de lo que ingreso dentro --8.1 mil millones en paraísos fiscales y 6 mil millones de ingresos totales. Microsoft logró argumentar que sólo el 7% de sus ganancias antes de impuestos fueron generados en Estados Unidos --teniendo 60 mil millones de dólares en el extranjero. Algunas compañías son tan buenas para la alquimia fiscal que simplemente llegan a no pagar impuestos en todo el año.

Estas cifras son apenas la punta del iceberg de una socorrida práctica de evasión fiscal que suele favorecer a las grandes empresas por sobre los ciudadanos comunes y corriente y que está difundida en numerosos países, no sólo Estados Unidos, que es solamente en cuestiones corporativa el ejemplo principal. Y aunque no pagan impuestos, las megacorporaciones tienen la influencia suficiente para exigir y casi obligar al gobierno de Estados Unidos a que las protega militarmente en sus desarrollos en el extranjero y a castigar a aquellos países que no les abren las fronteras con intervenciones militares  o embargos. Y por supuesto, cuando están al borde de la quiebra, y ya que lagunas legales y leyes a la medida les han permitido enriquecerse de sobremanera, pueden contar con que el gobierno las rescatará, ya que son demasiado grandes y su caída pone en riesgo a toda la economía.

Lo anterior lleva al analista Robert Scheer, del sitio Truth Dig, a preguntarse si ante una desigualdad tal es valido no pagar impuestos Calcula que los impuestos que no están pagando 19 de estas compañías serían suficientes para evitar los enormes recortes del presupuesto que serán efectuados en Estados Unidos. "El gobierno de Estados Unidos existe primordialmente para hacer más seguro el mundo para las corporaciones multinacionales, pero estas compañías no sienten la obligación de pagar de regreso esa protección", escribe Scheer, a lo que podemos agregar que consideran más inteligente sobornar e infiltrar a sus ejecutivos en puestos de influencia que pagar impuestos, ciertamente es más barato.

Este artículo no es un llamado necesariamente a burlar impuestos --puesto que surge la disyuntiva de si predicar con el ejemplo o valerse por sí mismo--, sino a reflexionar sobre la desigualdad que impera en la corporatocracia mundial. Tal vez a poner el dedo sobre el renglón y tratar de modficar la legislación de tu país, aunque esto en un principio suene utópico.

Lectura adicional: ¿Son las corporaciones más poderosas que las naciones? ¿Es el gobierno solamente el sirviente de la élite empresarial?