*

X

¿Insomnio? ¿Problemas para dormir? Tal vez sea por usar tu tablet o laptop antes de acostarte

Salud

Por: pijamasurf - 02/03/2013

Investigación encuentra que utilizar dispositivos como la laptop o la tablet antes de dormir y con el brillo máximo altera los patrones de sueño y los químicos corporales relacionados con este.

En años recientes mucho se ha insistido, en términos más bien laudatorios, en la movilidad de los dispositivos y nuevos gadgets como una cualidad positiva que, entre otras cosas, nos permite utilizarlos en casi cualquier momento y lugar, algo que, en efecto, puede ser ventajoso pero también perjudicial, entre otros aspectos, en lo que respecta a nuestro sueño y la calidad de nuestro descanso.

De acuerdo con un estudio realizado por Mariana Figueiro, del Centro de Investigación Lumínica del Instituto Politécnico Rensselaer, con sede en Nueva York, pasar un buen rato frente a la pantalla de alguno de estos dispositivos con su brillo al máximo, altera la segregación de melatonina, una hormona fundamental en el funcionamiento cíclico de ciertos procesos corporales como el sueño.

La melatonina es la sustancia encargada de advertir al cuerpo sobre la llegada de la noche y el consecuente comienzo de la somnolencia, sin embargo, en el caso de las tablets y las computadoras, la frecuencia lumínica de sus pantallas, que se encuentra en un rango entre el azul y el blanco, provoca que dicha señal se retrase y, por lo tanto, también la sensación de tener sueño. Pero si el uso nocturno del dispositivo se convierte en un hábito sostenido, las consecuencias van contra el sistema circadiano, que regula algunos de nuestros procesos más elementales e importantes y que se relaciona con nuestra fisiología evolutiva, desencadenando problemas en otros ámbitos de salud.

Luego de su investigación, Figueiro confía en que los fabricantes de dichos dispositivos piensen un poco más en los ritmos circadianos de sus usuarios y encuentren maneras de minimizar la luz que emiten sus pantallas, sobre todo en el caso de quienes los utilizan por las noches.

Pero mientras llega ese momento, como bien aconseja Stephani Sutherland en el sitio Scientific American, haz un favor a tus hábitos de sueño y baja un poco el brillo a la pantalla de tu lap o tu tablet o, mejor todavía, toma un libro y deja que el abandono onírico te llegue poco a poco.

[Scientific American]

Te podría interesar:

Dilatadores rectales: una raro dispositivo médico de los años 20

Salud

Por: pijamasurf - 02/03/2013

En los años 20, al menos en Estados Unidos, un tal Dr. F. E. Young ofertaba dilatadores de ano, un raro dispositivo que algo tiene de fálico con el cual las personas constipadas o con hemorroides podían hacer naturalmente lo que individuos sanos hacían todos los días.

Aunque el pudor o la moral dominante lo niegue o intente disimularlo u ocultarlo, hay situaciones en que es necesario recurrir a medidas desesperadas y hasta autohumillantes para preservar la integridad, sea cual fuere la forma que esta tome en tantos ámbitos como se desarrolle nuestra existencia.

En cuestiones de salud, por ejemplo, hay enfermedades que socialmente se tachan de vergonzosas y que, por lo mismo, es común que obliguen a quien las padece a emprender misiones laberínticas para encontrar su cura.

Con cierta frecuencia se trata de afecciones ligadas con lo sexual, pero, curiosa y extrañamente, las enfermedades del aparato digestivo tienen una reputación parecida, algo que más vale mantener en secreto en vista de las lesiones que, a la par, sufre nuestra dignidad.

En los años 20, un tal Dr. F. E. Young tenía una compañía que comerciaba con estos dilatadores rectales, un objeto cuyo uso se aconsejaba en casos de constipación crónica y hemorroides, una especie de bala que se operaba directamente sobre la zona en conflicto en busca de una solución al mismo.

Hechos de goma sólida y fabricados en cuatro tamaños distintos, estos dilatadores prometían al enfermo ayudarlo con esas operaciones que el individuo sano realizada naturalmente a diario.

[Dangerous Minds]