*

X

Diseña tu etiqueta Indio: 4a edición de este concurso que resignifica la cultura icónica mexicana

Sociedad

Por: pijamasurf - 02/12/2013

Cerveza Indio celebra sus 120 años de existencia y por cuarta ocasión rediseña sus etiquetas por medio de la lectura creativa de algunos de los íconos más característicos de la cultura mexicana contemporánea.

En México la cerveza Indio ha sentado ya una buena tradición creativa con su concurso anual de diseño de etiquetas, una competencia que estimula el sano hábito de ver de manera distinta lo que la cotidianeidad y la rutina nos acostumbra a percibir bajo una forma ya determinada, con poca o ninguna sorpresa.

Desde 2009, Indio ha impulsado esta reinterpretación tanto de su propio diseño como de ciertos íconos de la cultura popular mexicana, fenómenos socioculturales y la música que más se escucha en nuestro país, generando una dinámica singular que otorga nuevo valor a los significantes elegidos para su transformación por medio de cierta inventiva que podría caracterizarse como del aquí y del ahora.

En este año Cerveza Indio tiene al menos un par de importantes motivos para celebrar: el primero, sus 120 años de existencia en la historia cervecera de México, un país en el que esta bebida es especialmente apreciada. Por otro lado, destaca que esta es ya la cuarta ocasión en que Indio renueva su presentación al público, siendo el segundo año en que se trata de un concurso abierto.

En 2013 las etiquetas tienen como propósito leer bajo las claves del diseño contemporáneo ese aspecto de las sociedades de nuestro tiempo que se ha dado en llamar “tribus urbanas”, las subculturas que aunque forman parte, en apariencia, del mismo tiempo y lugar, se distinguen unas de otras por rasgos comunes que generan identidades colectivas, desde características exteriores como la vestimenta o el peinado, hasta circunstancias más profundas como ideas y comportamientos específicos.

Del pachuco al hipster, del dark o el punk al mirrey, los extremos de la poliédrica sociedad mexicana pueden fijarse en ingeniosas síntesis gráficas que reflejen su naturaleza, su ethos, esas cualidades que ya las hacen formar parte de los relatos cotidianos que cada uno de nosotros, como individuos pero también como parte de los grupos a los que pertenecemos, contamos diariamente con nuestras acciones.

O al menos ese es el reto que propone Indio: reflejar en una etiqueta el crisol multicultural de la cultura mexicana contemporánea.

Para más información sobre el concurso de diseño de etiquetas Indio, visita este enlace.

Algunos libros de Philip K. Dick digitalizados y listos para descargar

Por: pijamasurf - 02/12/2013

Una selección apresurada pero completa de libros que se encuentran traducidos y digitalizados de uno de los autores predilectos en Pijama Surf: Philip K. Dick.

Como saben bien nuestros lectores, Philip K. Dick es uno de los escritores preferidos en Pijama Surf, un referente obligado en esa cartografía que utilizamos cotidianamente para transitar por el mundo.

Y como todo aquello en lo que uno verdaderamente cree, el proceso no está completo si dicha fe no se difunde, acción menos evangélica de lo que parece cuando se trata de libros y, como en este caso, de hugar en el vasto o inabarcable acervo digital que es Internet, en donde gracias a la generosidad de algunos héroes anónimos (pero no por ello menos dignos de alabanza y agradecimiento), es posible encontrar varias de las novelas del escritor estadounidense.

Philip K. Dick es, sin duda, la mayor rara avis de los escritores de ciencia ficción. Un hombre en quien se combinan el desequilibrio psicológico y la inquietud metafísica, oscilante esta entre las grandes escuelas de la filosofía occidental y oriental y también las corrientes teológicas más influyentes del pensamiento religioso, la búsqueda del sentido de la existencia, del demiurgo que se esconde detrás de nuestros conflictos y las contrariedades que forman parte esencial de la vida, también la preocupación social por un gobierno —una perversa confabulación de las instituciones públicas y los consorcios privados— cada vez más encaminado a la distopía  del totalitarismo y la supervigilancia con el consecuente empuje de los inadaptados y los inconformes a las márgenes de la sociedad.

Se trata, en fin, de un autor que sobrepasa en mucho al escritor promedio de ciencia ficción, alguien de genio y talento innegable que se reflejan claramente en su creación literaria. No por nada Dick es el único autor de su género aceptado en la Library of America, la colección de la literatura estadounidense canónica.

A continuación algunos títulos que, como decíamos, se encuentran disponibles en la red, digitalizados y traducidos, reunidos por entusiastas lectores de Philip K. Dick que esperan contagiar a otros el gusto por este autor inquietante, crítico, que seguro, después de leer, hará que consideres tu realidad desde una perspectiva distinta.

 

Nuestros amigos de Frolik 8 (1970)

Una fantasía distópica cercana a Un mundo feliz, una sociedad dividida en estratos —Nuevos Hombres, Inusuales y Antiguos— de acuerdo con las capacidades cerebrales de cada uno.

 

 

 

 VALIS (1981)

Uno de los títulos mayores y más celebrados: una exposición teológica en clave sci-fi.

 

 

 

¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? (1968)

Otro título mayor, base de una cinta no menos icónica: Blade Runner (Ridley Scott, 1982), una problematización de la naturaleza humana y el que podría considerarse su elemento más determinante: la empatía.

 

 

Podemos construirle (1972)

Para algunos, un antecedente de ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?, un ejercicio preparatorio y, aun así, sorprendente.

 

 

 

El hombre en el castillo (1962)

Con esta novela Philip K. Dick se ganó el Premio Hugo, el galardón más importante en la literatura de ciencia ficción. La premisa del relato es simple, pero también ambiciosa: ¿cómo sería el mundo si los nazis hubieran ganado la guerra?

 

 

Lotería solar (1955)

Uno de los primeros relatos de largo aliento de K. Dick, la singular historia de un inadaptado en un mundo autoritario dominado por la lógica y las matemáticas.

 

 

 

Los Simulacros (1964)

Para algunos un intento narrativo en el que las pretensiones fueron superiores a los resultados obtenidos, en el que el escritor recurre a algunos de sus recursos ya probadamente exitosos y ensaya la hipótesis de que el gobierno de los Estados Unidos de Europa y América —en el que el poder es ejercido por quien menos lo parece— traiga del pasado a  un prominente nazi como su consejero. 

 

 

 

Ubik (1969)

Para algunos una de las tres mejores novelas dickeanas. Otra exploración teológica-filosófica sobre la existencia y el sentido de la vida, pero en un escenario de tecnología vanguardista y conspiraciones interplanetarias.

 

 

 

Una mirada en la oscuridad (1977)

Acaso el libro más íntimamente ligado a la biografía de Philip K. Dick y su paso por las regiones de la locura y la drogadicción. Una sociedad dominada por el consumo de la Sustancia D que, a su vez, oculta un control más siniestro.