*

X
De 1603 a 1912, en Japón se produjeron estampas ilustrativas de la tradición mundana en ese país. A partir del 25 de enero en el Museo Carrilo Gil de la Ciudad de México, estarán expuestas 250 de ellas.

 

Actualmente, la traducción literal de Ukiyo-e, es: imágenes del mundo flotante, de ahí el título de la exposición que en unos días será inaugurada en el Museo Carrillo Gil del Distrito Federal.

Antes del año 1600 de nuestra era, en Japón el término Ukiyo-e conllevaba un carácter negativo: utilizado para referirse a lo pasajero, transitorio y perteneciente a este mundo. Posteriormente, cuando el comercio se diversificó, nacieron nuevas clases sociales con poder de compra, como la clase baja de vendedores urbanos. En ese tiempo, comenzó una tradición de dibujos animados, que ilustraban escenas de la cultura como el teatro Kabuki, mujeres hermosas, héroes, o bien erotismo -aún pueden apreciarse este tipo de expresiones en sus caricaturas animadas-. Más de 210 años se prolongó la cultura de las estampas Ukiyo-e, que inicialmente eran realizadas en grabados para su posterior impresión en masa.

En 1955 el mexicano doctor Álvar Carrillo Gil, coleccionista de pinturas, quien después construiría el museo que lleva su nombre, en un viaje a Japón adquirió las estampas que estarán exhibiéndose hasta el 14 de  abril –las cuales no habían sido expuestas desde 2003–.

Cabe recalcar que las imágenes de la tradición Ukiyo-e influyeron en occidente en pintores impresionistas y expresionistas, quienes quedaron maravillados con la naturalidad de las imágenes, entre ellos Van Gogh y Monet.  Algunos de los principales exponentes japoneses en este tipo de arte fueron Katsushika Hokusai –cuyo trabajo titulado “La gran ola de Kanagawa” ilustra precisamente este sitio-, Hishikawa Moronobu y Suzuki Harunobu.

La exposición cuenta con el apoyo de la Fundación Japón en México, y tendrá la participación de diversos artistas, entre ellos algunos japoneses, inspirados en la tradición de estampas Ukiyo-e. Por cierto, esta exhibición coincide además con la celebración de los 400 años del primer Samurai en este país.

Inauguración de la exposición:

25 de enero 20:00 hrs.

Museo de Arte Carrillo Gil.

Av. Revolución  1608, San Angel

Twitter del autor: @anapauladelatd

Te podría interesar:

Tortuga es encontrada viva en habitación que llevaba 30 años clausurada

Por: pijamasurf - 01/25/2013

Familia en Brasil se reencuentra con su mascota que creeían perdida: una tortuga que pasó 30 años en una habitación del hogar donde se almacenaban aparatos electrónicos y otros objetos.

Sucede con las mascotas que a veces, lamentablemente, se extravían, y otras, muy pocas y por fortuna, regresan, pero quizá ningún caso como el ocurrido hace unos días en Brasil, donde una familia encontró a su tortuga que creían perdida, esto luego de 30 años de haberla visto por última vez.

En la década los 80, los Almeida iniciaron obras de remodelación de su casa situada en Rio de Janeiro, la emblemática ciudad brasileña. En medio de esta situación, un día dejaron de notar la presencia de Manuela, su querida tortuga, y a pesar de la intensa búsqueda realizada al interior del hogar, concluyeron que se había fugado, culpando de inmediato al contratista de obras que siempre dejaba abierta la puerta del frente.

El asunto, no sin pesar, fue olvidado, al menos hasta hace unas semanas, cuando a principio de año falleció el patriarca de la familia, Leonel Almeida. Este deceso hizo que una de las habitaciones que Leonel había utilizado para acumular aparatos electrónicos y otros objetos fuera reabierta y limpiada, sin saber ni esperar que ahí dentro, entre trebejos, Manuela había pasado las últimas tres décadas.

"¿La tortuga también va para la basura?", preguntó un vecino a Leandro, hijo de Leonel, quien no se había dado cuenta que entre las bolsas de desechos se encontraba el animal. "En ese momento me quedé pálido y no lo creí”, declaró a medios locales.

Es un misterio, sin embargo, saber cómo sobrevivió el quelonio, pues hasta donde se sabe las tortugas resisten bien las condiciones adversas, e incluso pueden vivir dos o tres años sin comer, pero 30 parece a todas luces excesivo. Algunos sugieren que el animal pudo alimentarse de polillas de madera y otros insectos caseros.

[Jornal do Brasil]