*

X

¿Se suicidó el artista Jorge Selaron al pie de su propia obra en Río de Janeiro?

Sociedad

Por: pijamasurf - 01/13/2013

El artista chileno Jorge Selaron, autor de las icónicas escaleras de azulejos distintivas de Río de Janeiro, parece haberse suicadado con material flamable en el camposanto de su obra.

El artista chileno Jorge Selaron fue encontrado muerto el jueves por la mañana al pie de las coloridas escaleras que habían llegado a considerarse su obra maestra en Río de Janeiro. La policía considera probable que este bohemio artista se haya incendiado en una especie de autoinmolación suicida: su cuerpo fue encontrado carbonizado sobre los brillantes azulejos que había dedicado al pueblo de Brasil, muy ad-hoc al espíritu carioca, junto con una lata de thinner.

Personas entrevistadas señalaron que Selaron estaba sumamente deprimido y había pedido ayuda para acabar con su vida, consideradno arrojarse a las vías del metro.

Selarón se mudó a Río desde 1983 y en 1990 por iniciativa propia empezó a decorar con azulejos multicolores las escaleras de la calle Manoel Carneiro, entre los populares barrios Lapa y Santa Teresa. Su obra es considerada una de las más representativas de la ciudad, patrimonio de Río de Janeiro desde 2005, ciudad que había acogido a Selaron como carioca honorario.

Por otro lado el diaro O Globo publicó una entrevista en la que Selaron culpa a su colaborador Paulo Sergio Rabello de intenar matarlo. Una línea de investigación alternativa que sin embargo también encuentra una explicación en que estas amenazas de muerte, según personas allegadas, justamente fueron lo que hicieron que Selaron quisiera quitarse la vida.

[Huffington Post]

John McAfee, el delirante pionero del antivirus, de regreso a Estados Unidos, habla sobre el capitalismo y el sexo con mujeres feas

Sociedad

Por: pijamasurf - 01/13/2013

La divertida y extraña saga de John McAfee, el multimillonario decadente acusado de asesinato en Belice, continúa en la prensa de Estados Unidos.

John McAfee, el ex multimilonario pionero del software antivirus, se ha convertido en una de las figuras más extrañamente folclóricos de nuestra época. Abandonando su  (ya declinante) imperio comercial en Estados Unidos, vendiéndolo todo, para irse a desarrollar fármacos a la jungla de Belice, rodearse de pistoleros y mujeres adolescentes, cayendo en un frenesí de inegstión de sales de baño ( su vía predilecta: el ano), un violento psicoactivo, enemistando al gobierno y finalmente siendo inculpado de asesinar a su vecino --sólo para montar un peculiar circo mediático en su defensa... Este es McAfee, el genio paranoico pervertido. Simplemente McAfee. Quizás las crónicas periodísticas más divertidas que se están haciendo en los últimos meses giran en torno a este personaje. Una de ellas, imperdible, la que publicó Wired hace unas semanas.La siguiente fantasía psicodélica tropical decadente que veamos en el cine debe de llevar el nombre de McAfee.

McAfee está de regreso en Estados Unidos, en Portland, Oregon, donde planea vivir los siguientes 18 meses. Después de huir de un interrogatorio por asesinato de Belice a Guatemala, llevando consigo a periodistas de la revista Vice... depsués de ser hospitalizado y acusar al gobierno de Belice de conspirar en su contra, McAfee repentinamente fue deportado de Guatemala a Miami.

McAfee ha regresado con su característica locuacidad, diciendo que ahora solo consumirá drogas de calidad, después de algunos problemas con la metilendioxipirovalerona. Y alabando las virtudes del sexo con las mujeres feas, las cuales considera mejores en la cama (y te recomienda que seduzcas a la rancia bibliotecaria que nadie voltea a ver ). McAfee ¿brillante o delirantemente? dijo sobre el capitalismo que no se puede poseer el dinero, quiere "fluir a través de ti". 

McAfee el hombre que se volvió multimillonaro, en gran medida, por contagiar al mundo de su paranoia, es el verdadero Charlie Sheen,  y está ahora a la deriva, aparentemente sin su fortuna, pero con su excentricidad a tope y un feroz humor listo para subvertir el orden establecido o las buenas costumbres.

[El Caso McAfee]

[Gizmodo]