*

X

¿Se suicidó el artista Jorge Selaron al pie de su propia obra en Río de Janeiro?

Sociedad

Por: pijamasurf - 01/13/2013

El artista chileno Jorge Selaron, autor de las icónicas escaleras de azulejos distintivas de Río de Janeiro, parece haberse suicadado con material flamable en el camposanto de su obra.

El artista chileno Jorge Selaron fue encontrado muerto el jueves por la mañana al pie de las coloridas escaleras que habían llegado a considerarse su obra maestra en Río de Janeiro. La policía considera probable que este bohemio artista se haya incendiado en una especie de autoinmolación suicida: su cuerpo fue encontrado carbonizado sobre los brillantes azulejos que había dedicado al pueblo de Brasil, muy ad-hoc al espíritu carioca, junto con una lata de thinner.

Personas entrevistadas señalaron que Selaron estaba sumamente deprimido y había pedido ayuda para acabar con su vida, consideradno arrojarse a las vías del metro.

Selarón se mudó a Río desde 1983 y en 1990 por iniciativa propia empezó a decorar con azulejos multicolores las escaleras de la calle Manoel Carneiro, entre los populares barrios Lapa y Santa Teresa. Su obra es considerada una de las más representativas de la ciudad, patrimonio de Río de Janeiro desde 2005, ciudad que había acogido a Selaron como carioca honorario.

Por otro lado el diaro O Globo publicó una entrevista en la que Selaron culpa a su colaborador Paulo Sergio Rabello de intenar matarlo. Una línea de investigación alternativa que sin embargo también encuentra una explicación en que estas amenazas de muerte, según personas allegadas, justamente fueron lo que hicieron que Selaron quisiera quitarse la vida.

[Huffington Post]

El fino arte de la reconstrucción arqueológica de legendarios peinados

Arte

Por: pijamasurf - 01/13/2013

La estilización del cabello podría parecer algo frívolo y poco inclinado a la expresión artística, pero recrear peinados legendarios, como las de las irresistibles e impolutas virgenes vestales es otra historia. La atracción es la historia misma: una mezcla de magnetismo estético y erótico del pasado, con una minuciosa labor detectivesca digna de una tienda digital de antigüedades. Esto es lo que realiza con maestría Janes Stephens, coiffure que recrea peinados de la emperatriz Julia Domna o de las virgenes vistales con precisión histórica. Así se pueden trazar otros milenios cuando te ves en el espejo. Stephens llama a su trabajo "peluquería forense".