*

X

Publicidad de medicinas psiquiátricas japonesas: inquietante catálogo de demonios mentales

Salud

Por: pijamasurf - 01/21/2013

La mente humana, perfecta como se dice que es, posee un lado oscuro que, desde siempre, ha inquietado al hombre, una presencia que, dependiendo de la época, se ha reverenciado o intentado ignorar pero que, a pesar de todo el proceso civilizatorio, del desarrollo de la techne y la cultura, es imposible desaparecer.

Por esto mismo el imaginario que se ha tejido en torno a las enfermedades mentales, su simbología y su catalogación, revelan con elocuencia la manera en que cada sociedad codifica esos demonios, los aprehende y los conceptualiza.

En este caso ofrecemos una suerte de bestiario que se nutre de la publicidad japonesa del siglo XX para medicinas psiquiátricas, un álbum familiar de psicopatologías que expresa gráficamente eso que cientos o miles de personas ponen en palabras cuando se encuentran frente al especialista, el amigo o sí mismos, en ese momento crítico en que el mal los ha avasallado lo suficiente como para forzarlos a pedir ayuda: la sensación de sentirse divido, fragmentado, cegado, taladrado por una gota persistente de agua sobre la cabeza, perseguido por un ser descomunal e invencible, ansioso de un refugio calmo donde ocultarse, vigilado y tantas otras descripciones a las que se ajusta el pesar mental de las enfermedades de los nervios.

Una galería inquietante, estremecedora incluso, cuyo carácter ominoso se ve acentuado por la singular visión de mundo de la cultura japonesa.

[psychodoc]

¿Insomnio? ¿Problemas para dormir? Tal vez sea por usar tu tablet o laptop antes de acostarte

Salud

Por: pijamasurf - 01/21/2013

Investigación encuentra que utilizar dispositivos como la laptop o la tablet antes de dormir y con el brillo máximo altera los patrones de sueño y los químicos corporales relacionados con este.

En años recientes mucho se ha insistido, en términos más bien laudatorios, en la movilidad de los dispositivos y nuevos gadgets como una cualidad positiva que, entre otras cosas, nos permite utilizarlos en casi cualquier momento y lugar, algo que, en efecto, puede ser ventajoso pero también perjudicial, entre otros aspectos, en lo que respecta a nuestro sueño y la calidad de nuestro descanso.

De acuerdo con un estudio realizado por Mariana Figueiro, del Centro de Investigación Lumínica del Instituto Politécnico Rensselaer, con sede en Nueva York, pasar un buen rato frente a la pantalla de alguno de estos dispositivos con su brillo al máximo, altera la segregación de melatonina, una hormona fundamental en el funcionamiento cíclico de ciertos procesos corporales como el sueño.

La melatonina es la sustancia encargada de advertir al cuerpo sobre la llegada de la noche y el consecuente comienzo de la somnolencia, sin embargo, en el caso de las tablets y las computadoras, la frecuencia lumínica de sus pantallas, que se encuentra en un rango entre el azul y el blanco, provoca que dicha señal se retrase y, por lo tanto, también la sensación de tener sueño. Pero si el uso nocturno del dispositivo se convierte en un hábito sostenido, las consecuencias van contra el sistema circadiano, que regula algunos de nuestros procesos más elementales e importantes y que se relaciona con nuestra fisiología evolutiva, desencadenando problemas en otros ámbitos de salud.

Luego de su investigación, Figueiro confía en que los fabricantes de dichos dispositivos piensen un poco más en los ritmos circadianos de sus usuarios y encuentren maneras de minimizar la luz que emiten sus pantallas, sobre todo en el caso de quienes los utilizan por las noches.

Pero mientras llega ese momento, como bien aconseja Stephani Sutherland en el sitio Scientific American, haz un favor a tus hábitos de sueño y baja un poco el brillo a la pantalla de tu lap o tu tablet o, mejor todavía, toma un libro y deja que el abandono onírico te llegue poco a poco.

[Scientific American]