*

X

Presidente de Gambia proyecta tratamientos herbales para los pacientes de SIDA

Salud

Por: pijamasurf - 01/04/2013

Yahya Jammeh, el presidente de Gambia, declaró en su conferencia de prensa de año nuevo que planea construir un hospital de 1,111 camas, donde se ofrezca a los pacientes de SIDA un tratamiento a base de hierbas.

Parece que el propósito de año nuevo para Yahya Jammeh, el presidente de Gambia, es construir un hospital de 1,111 camas, donde se ofrezca a los pacientes de SIDA un tratamiento a base de hierbas. El martes 1° de enero, el presidente dio una declaración donde estima “tratar a 10,000 paciendes con VIH/SIDA cada 6 meses a través de la medicina natural”.

A pesar de sus intenciones, el plan de Jammeh ha suscitado controversia, pues este tratamiento herbal ha ganado la desaprobación e incluso el enojo de médicos occidentales. Algunos afirman que es dar falsas esperanzas a los enfermos.

La Organización Mundial de Salud y la ONU han mostrado su alarma porque el tratamiento de Jammeh requiere que los pacientes cesen sus medicamentos que atacan a los retrovirus.

En 2007, Jammeh anunció que había encontrado un remedio para curar el SIDA hecho con hierbas hervidas. Posteriormente, en octubre de 2012 declaró que 68 pacientes que habían seguido el tratamiento se encontraban sanos; dijo también que éste se trataba del séptimo grupo que fue dado de alta en estos 5 años.

La tasa de HIV en Gambia es relativamente baja comparada con otros países de África: el 2% de la población, es decir 1.8 millones de personas infectadas, de acuerdo con cifras de la ONU.

Por ahora, Jammeh espera que el hospital esté listo para 2015.

Existe cierta disidencia que afirma que el HIV puede tratarse por medios solamente naturales. 

[REUTERS]

 

Personas homosexuales viven con menos estrés que los heterosexuales

Salud

Por: pijamasurf - 01/04/2013

Estudio realizado en Canadá muestra que las personas homosexuales y bisexuales viven con menos síntomas de estrés, depresión y ansiedad que los heterosexuales, un fenómeno en el que al parecer se combinan factores psicológicos y sociales.

Algunos de los valores que más se privilegian en nuestra época es la autenticidad, la sinceridad, la congruencia, todos ellos afines entre sí y que, cuando surgen de la propia persona, cuando el individuo los adopta como parámetros que orientan su actuar, entonces estos se reflejan en lo que piensa, dice y hace, otorgando a sus acciones en el mundo un sello inconfundible.

Pero más allá de estas elucubraciones, hay por lo menos una situación en que esto trasciende la retórica y encuentra manifestación palpable en la vida diaria: ese momento en que una persona homosexual decide dar a conocer públicamente su orientación, especialmente entre aquellas personas que por prejuicios de tipo social mantienen un tipo de animadversión hacia dicha conducta. Quienes, pese a todo, deciden vivir abiertamente su elección sexual, viven menos estresados, según un estudio reciente realizado en el Centro de Estudios sobre Estrés Humano, ubicado en Canadá.

En colaboración con otros colegas, Sonia Lupien, directora de la susodicha institución, dio a 87 voluntarios un cuestionario cuyas respuestas evidenciarían su situación anímica en relación con estados emocionales como la depresión, la ansiedad y la angustia. De los participantes, 46 personas eran lesbianas, gays o bisexuales y 41 heterosexuales. Asimismo, todos ofrecieron muestras de sangre, orina y saliva en distintos momentos durante 48 horas, en las cuales se midieron los niveles de cortisol, insulina, adrenalina y otros bioindicadores relacionados con el bienestar corporal.

Según los resultados, en general las personas homosexuales y bisexuales mostraron menos síntomas de depresión que las heterosexuales, así como menores niveles matutinos de cortisol, sustancia que produce nuestro organismo cuando se encuentra tenso.

Sin embargo, si se introduce la variable del género, las cosas cambian un poco, al menos para las mujeres, pues las lesbianas y bisexuales sufren de síntomas mucho más marcados de depresión y ansiedad que las heterosexuales. No así en el caso de los hombres, entre quienes los homosexuales parecen vivir menos estresados que su contraparte.

Como explicación a este fenómeno otro investigador, Robert-Paul Juster, piensa que, en el género masculino, esto pueda deberse a la tendencia conductual de los hombres gay de enfocarse en la delgadez y la musculatura de sus cuerpos, esto es, en mantener una dieta saludable y ejercitarse físicamente, pero igualmente Juster habla de las consecuencias de salud que genera la “intolerancia social” para con los homosexuales, en especial en medio de un proceso personal de autoaceptación.

Cabe mencionar que, en el caso del estudio realizado por Lupien, los investigadores son claros en la limitación de sus resultados a la muestra de individuos tomada en Montreal.

[io9]