Pijama Surf

Por qué no deberíamos trabajar más de seis horas

Christian Bronstein y Eric Winer nos comparten una investigación sobre los efectos que tiene la jornada laboral tipificada de 8 horas y desarrollan una alternativa para llevar una vida más sana y más productiva con jornadas de 6 horas de trabajo.

Por: Christian Bronstein - 25/01/2013 a las 22:01:53

 

 

“No aceptes lo habitual como cosa natural.  Porque en tiempos de desorden, de confusión organizada, de humanidad deshumanizada, nada debe parecer natural. Nada debe parecer imposible de cambiar.”

Bertolt Brecht

 

“La resignación es un suicidio cotidiano.”

Pindaro.

 

Aquellos de nosotros que acaso podemos considerarnos afortunados de tener acceso a un empleo dentro del contexto salvajemente competitivo, opresivo y desigual que nos impone el mercado, inmersos como estamos en medio de la vorágine social, los medios de comunicación alienantes y las urgencias de cada día, podemos olvidarnos con facilidad de nuestro lugar en la sociedad, no sólo como empleados y consumidores, sino como actores sociales productores de cambio y de progreso individual y colectivo, como auténticos co-creadores de nuestra realidad actual.

Parece que vivimos en una sociedad en donde impera el individualismo, la mezquindad, e incluso más gravemente, la adherencia pasiva, ingenua o inconsciente de la mayoría de los sujetos a la reproducción de una estructura social que, suponen, los excede, y que rara vez es evaluada de manera crítica. Una de los factores que contribuyen a esto es sin duda la absorción que implican las jornadas laborales actuales. Si se trabaja la mayor parte del día existe poco tiempo para pensar, poco tiempo para forjar un pensamiento crítico y para participar de manera transformadora y creativa en la construcción de nuestra sociedad. No parece haber tiempo más que para seguir alimentando este modo de funcionamiento del sistema. Pero este sistema está en crisis. No sólo a nivel económico, sino más profundamente, a nivel cultural. Y toda crisis demanda una transformación. Es momento de que todas las personas puedan enriquecer sus vidas y espíritus en vez de ser devoradas por la cotidianeidad del trabajo en donde las auténticas subjetividades están tan desvalorizadas.

En la mayoría de los países de Occidente se permite al empleador imponer jornadas laborales alienantes de no menos de 8 horas diarias o 48 horas semanales. ¿Puede una sociedad que aspire a una calidad de vida realmente saludable y plena de sus ciudadanos ser compatible con este contexto legal que suprime el derecho de todo ser humano pleno a volcar su actividad no solo en su vida laboral, sino también en su participación democrática y en su ámbito personal? Si con algo es coherente este actual contexto legal es con un modelo económico que contempla al ser humano como un mero engranaje de un sistema productivo, cuyo tiempo debe estar subordinado casi exclusivamente al trabajo y el consumo, beneficiando a quienes se encuentran en la pirámide del mercado.

Como señala el filosofo contemporáneo Antonio Fornés “Actualmente trabajamos más horas que un esclavo romano, pero creemos que vivimos en una sociedad superlibre… No tenemos tiempo de ver a los amigos, de reflexionar en voz alta con ellos, ni de estar con nuestros hijos, estar de verdad. Hay que madrugar, no tenemos tiempo de hacer el amor con la persona que hemos elegido: la pasión se marchita. Lunes, martes, miércoles, jueves…. La rutina engulle nuestra vida a cambio de algún capricho, otro jersey negro que luciremos en la oficina, un mes de vacaciones, un coche nuevo para el atasco del domingo. Siento amargarte el desayuno, pero ¿eso es vivir?…  ¿Abdicar de la vida para que tus hijos abdiquen el día de mañana de la suya? Mi gato vive mejor.”  

Pero una cultura que ponga el valor de la vida por encima de los valores del mercado y la realización colectiva por encima de la competencia, debe contemplar al ser humano no sólo como trabajador y consumidor, sino también como individuo civil, como persona afectiva y como sujeto de realización personal e integración cultural, equilibrando su tiempo en tres instancias sociales imprescindibles: la personal, la civil y la productiva.

Como la historia ha demostrado, cada conquista de nuevos derechos laborales nos ha alejado poco a poco de los tiempos de la esclavitud declarada y ha dado lugar a sociedades relativamente menos injustas. Por ello, uno de los principales espacios sociales en donde pueden reflejarse y concretizarse los valores de una nueva cultura es el del derecho laboral. Debemos concientizarnos de la necesidad de reivindicar y defender nuestro derecho a la libertad humana frente a la jornada laboral, como una de las formas más claras de esclavización cotidiana. Reducir la jornada laboral de 8 a 6 horas diarias (o 30 horas semanales) sin aplicar reducción salarial, es una propuesta realista y concretable que significaría un progreso social y cultural de no menores proporciones, repercutiendo en la calidad de vida de todo el pueblo. Es claro que esta propuesta, en principio, no reduciría la injusta distribución del ingreso imperante en nuestra sociedad capitalista (que debería constituir una preocupación paralela), pero sí sería un modo concreto de apropiarse a gran escala de la riqueza productiva –hablamos de reducir la jornada sin aplicar reducciones salariales-, ya que se traduciría en un incremento del valor hora para todos los trabajadores. 

En algunos países de Latinoamérica como Venezuela, Uruguay y Argentina, afortunadamente, se han comenzado a debatir proyectos de ley que podría hacer realizable esta idea:

El senador argentino Osvaldo López, autor de un proyecto de ley que defiende la reducción de la jornada laboral a 6 horas como un derecho que debe ser garantizado independientemente de las condiciones salariales, plantea que: “Esto se puede lograr sin aplicar reducción salarial, manteniéndose los niveles vigentes a través del incremento proporcional del valor hora. El derecho a una retribución justa es una conquista social que debe ser garantizada por separado, no pudiéndose negociar por la jornada de modo que alguien deba trabajar demasiadas horas o tener más de un empleo para que el salario le alcance.”

En su misma línea, Mario Woronowski, psicólogo y sociólogo argentino, e integrante del Foro de Políticas Públicas de Salud del Espacio Carta Abierta, considera que la reducción de la jornada responde a una necesidad social dentro de un contexto mundial que cataloga como “una crisis civilizatoria, y no solo del sistema financiero.”. Woronowski señaló que “para muchos sectores y personas, ideas como estas son utópicas”, y a su vez abogó por “no asustarse de las utopías, sino  asustarse de la falta de ellas”.

Por nuestra parte, hemos elaborado 9 fundamentos principales que consideramos que justifican esta necesaria y urgente transformación social:

 

1. REDUCCIÓN DEL DESEMPLEO:

La posibilidad de estructurar dos turnos laborales, permitiría la incorporación de mayor personal con el beneficio de reducir del desempleo. Como señaló el senador Osvaldo López, las leyes de reducción de la jornada laboral pueden funcionar como “una herramienta para crear mayor cantidad de puestos de trabajo con la liberación de horas por parte de quienes pueden estar hoy sobre ocupados”.

 2. VIDA FAMILIAR Y AFECTIVA:

La reducción de la jornada laboral a 6 horas favorecería la cohesión familiar, respetando el derecho del niño a crecer en un ambiente familiar con una mayor presencia de los padres en el hogar, y permitiendo a los padres participar activamente del crecimiento de sus hijos.

Y en términos más generales, la reducción de la jornada laboral nos permitiría a todos equilibrar nuestra vida laboral con la afectiva, los vínculos que hacen a nuestra vida verdaderamente significativa: pareja, familia, amigos.

 3. AVANCES TECNOLÓGICOS:

Con la utilización de nuevas tecnologías (automatización industrial, telefonía celular, digitalización, fax, Internet, e-mail, etc.) las tareas en la mayoría de los ámbitos laborales se han simplificado enormemente, significando una considerable reducción de tiempo y esfuerzo para realizar tareas antes más largas y más costosas. La reducción de la jornada laboral debería ser, a todas luces, uno de los resultados lógicos y evidentes del avance en el desarrollo tecnológico del ser humano. Sin embargo, esto no ha sido así. Volviendo a citar al filósofo español Antonio Fornés: “La Revolución Industrial prometió que las máquinas irían reemplazando a los hombres y, por consiguiente, no tendríamos que trabajar para vivir. Tres siglos después, las máquinas han sustituido a los hombres en prácticamente todos los trabajos manuales, pero, sin embargo, no sólo los hombres siguen trabajando como entonces sino que: ¡Las mujeres también han tenido que ponerse a trabajar! ¿No te parece curioso que se mantenga el mismo número de horas que en 1926? ¿Puedes creer que las increíbles máquinas y la bendita Ciencia no hayan liberado -¡ni si quiera un poquito!- en 100 años de esa esclavitud, que es el trabajo, al hombre? ¿Cómo puede ser que los bosquimanos trabajen la mitad que nosotros si viven en la prehistoria?”

Está claro que los avances de la tecnología hicieron que suba la productividad de un trabajador, ¿pero quién se quedó con la diferencia de este progreso? El empleador, por supuesto. El resultado fue concentración de la riqueza y desocupación. ¿Por qué no se reparte el beneficio obtenido por los avances de la tecnología? ¿Por qué en lugar de echar trabajadores y mantener la misma cantidad de horas, no se mantuvo la cantidad de trabajadores y se redujo la cantidad de horas?

 4. ESTUDIOS Y CAPACITACIÓN:

Todo aquel que trabaje 8 o más horas diarias y asuma el desafío de estudiar alguna carrera o curso se dará cuenta rápidamente que el tiempo no-laboral del que dispone para eso y para el resto de sus actividades vitales suele ser realmente insuficiente o incluso ridículo en relación a las exigencias académicas, forzándolo a abandonar sus estudios o a hacer sacrificios que no todos pueden asumir para poder continuar. En muchos casos, los horarios de estudio simplemente son incompatibles con la disponibilidad horaria laboral.

Por otro lado, de forma creciente las tareas laborales son de índole intelectual en contacto con nuevas y sofisticadas tecnologías. Esto trae aparejado una necesidad de mayor capacitación (cursos, seminarios, etc.) que normalmente se suman al horario laboral. La lógica competitiva del mercado laboral actual no permite detenerse siquiera a aquellos que ya cuentan con un título, ya que los tiempos actuales exigen títulos y especializaciones más allá del nivel universitario o terciario.

En definitiva, la tensión entre la necesidad de capacitación constante con riesgos de quedar desactualizado o fuera del sistema laboral, y a su vez la necesidad de un sustento económico (horas de trabajo quitadas a la capacitación), traen aparejado un sujeto subyugado a serios riesgos biológicos (enfermedades nerviosas, stress, etc.) de la vida actual. La reducción del horario laboral facilitaría la realización de una integración coherente entre formación y empleo.

 5. SALUD:

La reducción de tiempo laboral favorece la intensidad de trabajo, reduciendo espacios de ocio laboral que pueden generar una carga negativa en el ambiente: necesidad de mostrarse constantemente ocupado, stress de no tener actividades para realizar, tiempos muertos, etc.

Sumado a esto, trabajar 8 horas o más restringe enormemente el tiempo que un ciudadano puede dedicar a actividades necesarias para la salud física y psicológica: deportivas, de esparcimiento, meditación, etc.

 6. INCREMENTO DE LA PRODUCTIVIDAD:

En el año 2007, el Euroíndice IESE-ADECCO (EIL), al  analizar el mercado laboral de siete países europeos, arrojó un resultado extraordinario: los países europeos con jornadas medias más cortas (Holanda, Alemania y Bélgica) presentaron mayor productividad por hora trabajada que el resto. Este estudio refutó la tradicional asociación de una jornada laboral más extensa con una mayor productividad, demostrando que “existe una relación negativa entre ambos conceptos y, al trabajar más horas, se tiende a disminuir el aprovechamiento que se hace de cada una de ellas”. Así, se destacó que “una mejora en la eficiencia (productividad) puede llevar a reducir la jornada de trabajo sin que se produzca una caída en la producción.”

 

7. RECURSOS ENERGÉTICOS E IMPACTO AMBIENTAL:

En los numerosos entornos laborales en donde no sea necesario incorporar dos turnos, la reducción laboral no solo intensificaría los momentos de trabajo, sino que maximizaría los recursos energéticos, disminuyendo significativamente el impacto ambiental.

8. HACINAMIENTO:

La posibilidad de emplear dos turnos, podría resolver núcleos de hacinamiento laboral físico, además de abrir a nuevas posibilidades de capacitación. Significaría, por otro lado, la posibilidad de un uso más inteligente y eficiente del transporte público y privado en las zonas en donde se concentra la mayor actividad, favoreciendo enormemente la desconcentración poblacional, evitando la saturación del flujo de transporte en micros, trenes, avenidas y autopistas en las llamadas “horas pico”, acelerando y simplificando la movilidad de los ciudadanos, y disminuyendo a la vez el impacto ambiental del transporte privado.

 9. INVESTIGACIÓN Y DESARROLLO CREATIVO:

La investigación científica y académica, que podría significar una mejoría sustancial no solo a nivel laboral sino también de país, excepto en los excepcionales casos en que esté financiada, queda normalmente relegada por la absorción laboral.  Las actividades culturales artísticas y creativas en general quedan, por su parte, también restringidas por las limitaciones que impone el tiempo laboral. Podríamos preguntarnos, junto con el reconocido lingüista y analista político internacional Noam Chomsky: “¿Queremos tener una sociedad de individuos libres y creativos e independientes, capaces de apreciar y aprender de los logros culturales del pasado y contribuir a ellos..? ¿Queremos eso o queremos gente que aumente el PBI? No es necesariamente lo mismo.”

Por estas razones, creemos, que es necesario convertir este tema en una preocupación social y en una bandera colectiva, en un reclamo que todos debemos exigir a nuestros representantes políticos. Quizás ha llegado el momento de comenzar a pensar en una nueva cultura y orientarnos social y políticamente hacia ella. Una cultura en donde se ponga el derecho de todos a una vida plena por encima del derecho de unos pocos a la sistemática explotación laboral. Una cultura en donde se trabaje para vivir, y no se viva para trabajar.

La reducción de la jornada laboral a 6 horas sería una excelente forma de empezar.

Sigue el grupo de Facebook: Por una jornada laboral de 6 horas
 
 


Comentarios

  1. Anónimo dice:

    “¿Qué tal? El de allá. Me refiero al que está allá lejos, al otro lado. Ahora, hombres, somos camaradas gladiadores. ¿Qué dijeron? Sí, morituri te salutant. Los modernos gladiadores te saludan. Oh, Gran César, César Augusto Capitalismo. Morituri te salutant. Los moribundos te saludan, oh César, gran emperador César Augusto. Estamos listos a morir por ti, y por el glorioso y santísimo seguro. Envíanos al gran puerto, al gran puerto en el fondo del mar. Enhorabuena.
    O tempora! O mores! ¡Cómo han cambiado las cosas muchachos; ustedes, los de allá lejos! Los gladiadores marchaban marcialmente hacia la arena, en brillante formación, con trajes deslumbrantes. El desfile de un circo de Kansas City, comparado con el de ustedes resultaría deslucido como el de un entierro pobre. ¡Caramba, qué desfile! ¡cómo sonaban cientos de trompetas grandes y tambores inmensos produciendo las notas de marcha como las que Sousa habría gustado de componer si hubiera tenido inspiración para los sones marciales! ¡Y las mujeres! Aquellas hermosas mujeres, que vitoreaban a los gladiadores desde sus balcones adornados con ricos tapices de Persia. Lindas mujeres que saludaban y vitoreaban a los gladiadores como si fueran boxeadores de peso completo de Madison Square Garden. Y sonreían y tiraban besos a los luchadores victoriosos, que pasaban frente a la multitud más excitada que se haya visto en el mundo, en medio de la música de guerra producida por las mejores orquestas del Imperio Romano. Así lanzaban el último suspiro los gladiadores, muriendo como a ningún soldado moderno le es dado morir.
    Nosotros, los gladiadores de ahora, tenemos que perecer en la desolación y en la mugre. Estamos tan fatigados que ni siquiera podemos lavarnos la cara. Morimos de hambre, sobre la mesa, ante una comida podrida. Estamos siempre hambrientos, porque las compañías que hacen el transporte marítimo de carga no podrían soportar la competencia escandinava si alimentaran como a seres humanos a sus marineros. El barco tenía que arribar al gran puerto del fondo, porque la compañía habría quebrado si el dinero del seguro no hubiera llegado en su auxilio. Nosotros, los gladiadores de ahora, no morimos con brillantes armaduras. Morimos con andrajos, sin colchones ni mantas. Morimos peor que los cerdos en una empacadora de Chicago. Morimos en silencio, enfrente de las calderas, viendo penetrar el agua a través de las cuarteaduras del casco. Ya no podemos salir, ni subir.. Estamos atrapados.. El vapor que traspasa los tubos picados nos envuelve. Las puertas de los hornos están abiertas, las brasas están sobre nosotros, chamuscando nuestros restos. Rogamos que la caldera estalle y nuestro fin sea rápido y seguro. ‘Oh, esos hombres de allá abajo’, dicen los pasajeros a quienes se permite ver a través de un agujero. ‘Esos demonios sucios y sudorosos’ ‘Oh, no se preocupe por ellos; no sienten, están acostumbrados al calos y hasta los naufragios; de eso viven. Bebamos otro Martini seco bien helado’.
    Desde luego que estamos acostumbrados a todo lo que pueda ocurrir. No somos más que carboneros. Cuando se tiene hambre y se necesita trabajar, cualquier cosa es buena, no hay que dejar pasar la oportunidad, porque otros muchos que esperan la tomarían por menos.
    Nos vamos al infierno sin música marcial y sin oraciones episcopales. Morimos sin la sonrisa de las mujeres hermosas, sin los vítores de la multitud excitada. Morimos en profundo silencio, en la más completa oscuridad, vestidos con andrajos. Morimos andrajosos por tu causa, ¡oh, César Augusto! ¡Viva! ¡Arriba el Emperador Capitalismo! No tenemos nombre, no tenemos alma, no tenemos patria ni nacionalidad. Somos nadie, somos nada. ¡Viva! ¡Arriba! ¡Emperador Augusto! No tienes que pagar pensiones a viudas y a huérfanos. No tienes que gastar ni en un ataúd, ni siquiera pedimos seis pies cuadrados de la tierra más barata. Nosotros, oh César, somos tus más fieles y leales siervos. ¡Los moribundos te saludamos: gran César!”.
    B. Traven, “El barco de la muerte” (The ship of death), libro II, cap. iv.

  2. Ricardo. dice:

    “¿Qué tal? El de allá. Me refiero al que está allá lejos, al otro lado. Ahora, hombres, somos camaradas gladiadores. ¿Qué dijeron? Sí, morituri te salutant. Los modernos gladiadores te saludan. Oh, Gran César, César Augusto Capitalismo. Morituri te salutant. Los moribundos te saludan, oh César, gran emperador César Augusto. Estamos listos a morir por ti, y por el glorioso y santísimo seguro. Envíanos al gran puerto, al gran puerto en el fondo del mar. Enhorabuena.
    O tempora! O mores! ¡Cómo han cambiado las cosas muchachos; ustedes, los de allá lejos! Los gladiadores marchaban marcialmente hacia la arena, en brillante formación, con trajes deslumbrantes. El desfile de un circo de Kansas City, comparado con el de ustedes resultaría deslucido como el de un entierro pobre. ¡Caramba, qué desfile! ¡cómo sonaban cientos de trompetas grandes y tambores inmensos produciendo las notas de marcha como las que Sousa habría gustado de componer si hubiera tenido inspiración para los sones marciales! ¡Y las mujeres! Aquellas hermosas mujeres, que vitoreaban a los gladiadores desde sus balcones adornados con ricos tapices de Persia. Lindas mujeres que saludaban y vitoreaban a los gladiadores como si fueran boxeadores de peso completo de Madison Square Garden. Y sonreían y tiraban besos a los luchadores victoriosos, que pasaban frente a la multitud más excitada que se haya visto en el mundo, en medio de la música de guerra producida por las mejores orquestas del Imperio Romano. Así lanzaban el último suspiro los gladiadores, muriendo como a ningún soldado moderno le es dado morir.
    Nosotros, los gladiadores de ahora, tenemos que perecer en la desolación y en la mugre. Estamos tan fatigados que ni siquiera podemos lavarnos la cara. Morimos de hambre, sobre la mesa, ante una comida podrida. Estamos siempre hambrientos, porque las compañías que hacen el transporte marítimo de carga no podrían soportar la competencia escandinava si alimentaran como a seres humanos a sus marineros. El barco tenía que arribar al gran puerto del fondo, porque la compañía habría quebrado si el dinero del seguro no hubiera llegado en su auxilio. Nosotros, los gladiadores de ahora, no morimos con brillantes armaduras. Morimos con andrajos, sin colchones ni mantas. Morimos peor que los cerdos en una empacadora de Chicago. Morimos en silencio, enfrente de las calderas, viendo penetrar el agua a través de las cuarteaduras del casco. Ya no podemos salir, ni subir.. Estamos atrapados.. El vapor que traspasa los tubos picados nos envuelve. Las puertas de los hornos están abiertas, las brasas están sobre nosotros, chamuscando nuestros restos. Rogamos que la caldera estalle y nuestro fin sea rápido y seguro. ‘Oh, esos hombres de allá abajo’, dicen los pasajeros a quienes se permite ver a través de un agujero. ‘Esos demonios sucios y sudorosos’ ‘Oh, no se preocupe por ellos; no sienten, están acostumbrados al calos y hasta los naufragios; de eso viven. Bebamos otro Martini seco bien helado’.
    Desde luego que estamos acostumbrados a todo lo que pueda ocurrir. No somos más que carboneros. Cuando se tiene hambre y se necesita trabajar, cualquier cosa es buena, no hay que dejar pasar la oportunidad, porque otros muchos que esperan la tomarían por menos.
    Nos vamos al infierno sin música marcial y sin oraciones episcopales. Morimos sin la sonrisa de las mujeres hermosas, sin los vítores de la multitud excitada. Morimos en profundo silencio, en la más completa oscuridad, vestidos con andrajos. Morimos andrajosos por tu causa, ¡oh, César Augusto! ¡Viva! ¡Arriba el Emperador Capitalismo! No tenemos nombre, no tenemos alma, no tenemos patria ni nacionalidad. Somos nadie, somos nada. ¡Viva! ¡Arriba! ¡Emperador Augusto! No tienes que pagar pensiones a viudas y a huérfanos. No tienes que gastar ni en un ataúd, ni siquiera pedimos seis pies cuadrados de la tierra más barata. Nosotros, oh César, somos tus más fieles y leales siervos. ¡Los moribundos te saludamos: gran César!”.
    B. Traven, “El barco de la muerte” (The ship of death), libro II, cap. iv.

  3. victor hazbun dice:

    No creo que sea imposible, pero si va a tomar tiempo. Una persona/s motiva con esta realidad a otras, por lo cual puede decirse que este ritmo de trabajo de 6 horas es contagiable, es decir que en algun momento a los empleadores les va a tocar aceptar esa cantidad de horas. PERO el miedo puede ser una piedra en el camino. Primero hay que dejar de temer.

  4. Abraham dice:

    Lo más chistoso de este tipo de notas son los comentarios de protesta, de desigualdad en las cuáles se ven inmersos la mayoría; en esta sociedad.
    Dejen de quejarse, de levantarse a las 5 a.m. para después ganar un miserable sueldo siendo profesionista y si bien les va teniendo prestaciones superiores a las de la ley. Lo que no sabe la mayoría es que entre mas ganan, mas dinero para el gobierno. Las oportunidades están allá fuera, usen su mente que es el activo mas importante que tienen,lo único que les enseña la escuela es ser un gran empleado para después trabajar para grandes corporaciones, a final de todo es por lo único que trabajarán por dinero. Abraham 26 años, emprendedor y libre financieramente.

  5. ricardo dice:

    la verdad , es que en estos tiempos modernos como diría , charles Chaplin, es difícil que los trabajadores sean reconocidos como tales y no como pilas que se usan hasta , que se gaste .

  6. Nicolas dice:

    Mientras algunos quieren que todos seamos empleados (por 6 u 8 horas) yo prefiero que seamos socios. Lastima que no puedo dejar mi link.

  7. lean dice:

    Hola, les cuento mi experiencia. Yo soy licenciado en ciencias químicas, estudié en la facultad de ciencias exactas de la UBA. Trabajé como pasante y becario durante casi toda la carrera, y cuando trabajaba en esa modalidad hacía jornadas de 6hs. Esa jornada me permitía trabajar, estudiar, salir, socializar, etc. Mi vida estaba equilibrada y era rica en experiencias, realmente trabajaba con ganas las 6hs diarias y luego me quedaba energía para ir a cursar varias horas a la facultad, y luego quizás ir a verme con mi novia. Hace unos 4 años ya que vengo trabajando 9hs diarias, y al estar recibido el trabajo pasó a ser mi única actividad importante en el día. Con el tiempo me fué resultando cada vez más pesada la jornada hasta que hoy en día me parece agotadora. Toda mi creatividad murió, al menos en lo que a mi trabajo respecta, y por fuera sigo sintiendo gusto por mis hobbies pero casi no tengo energía para hacerlos. El fin de semana pasa a una velocidad increible, y la semana también porque es un desfile continuo y monótono de días todos iguales. Les digo que el trabajo que se hace en 9 horas se puede hacer tranquilamente en 6 y el enriquecimiento que se logra en la vida repercute en la actitud con la que se trabaja. Realmente reducir la jornada sería un cambio radical en la sociedad, que creo que nos merecemos. Esto de vivir para trabajar es la muerte en vida, ha destruido la pasión que sentía por lo que hago.

  8. TONIA dice:

    Apoyo la primera idea surfista, y pienso que como casi todo en la vida, lo mejor es encontrar el equilibrio: En el caso actual de crisis económica, y sobre todo laboral, significa encontrar el equilibrio entre la capacidad productiva, la demanda o necesidades sociales, y la población actual mediante la reducción de la jornada laboral: La principal causa de la CRISIS ECONOMICO-LABORAL tanto a nivel nacional como mundial, no es, como dicen los gobiernos, la FALTA DE COMPETITIVIDAD Y PRODUCTIVIDAD, sino el desequilibrio existente entre la elevada capacidad productiva que genera la industrialización, las necesidades/demanda de la gente, y la población actual. La elevada capacidad productiva que tienen las sociedades INDUSTRIALIZADAS en comparación con la DEMANDA de la sociedad en su conjunto está en desequilibrio, habiendo exceso de producción, y mal repartida debido a la mala distribución de los salarios y las horas de trabajo. SI TODAS LAS PERSONAS DEL MUNDO o de un PAIS TRABAJASEN 8 horas al ritmo productivo que permite la maquinaria industrial y la avanzada tecnología actual, SOBRARIA DE TODO, de hecho incluso habiendo tanto desempleo sobra casi de todo, lo que pasa es que no llega a las manos de quien lo necesita. Por eso lo ÚNICO que a nivel mundial o nacional se puede hacer para REDUCIR EL DESEMPLEO, es REDUCIR LA JORNADA LABORAL, y así que haya trabajo para todos, es decir reajustar la sociedad a la realidad de las tres variables claves: las NECESIDADES, la CAPACIDAD PRODUCTIVA y la POBLACION existente. Esos tres factores tienen que estar en equilibrio, por tanto hay que buscar la relación óptima para ello.
    Para reducir la jornada laboral, es necesario controlar los horarios en los centros de trabajo para que no haya fraudes, mediante inspecciones y sanciones como las de la zona de horario controlado en los aparcamientos de la calle. Si la jornada laboral en una determinada oficina termina a las 18,00h., una inspección laboral sorpresa a las 18,20h, podrá abrir un expediente sancionador, que además recauda y autofinancia los costes del personal de control. Para que las empresas colaboren, y estén predispuestas a la reducción de la jornada laboral de los empleados existentes, los nuevos contratos que se realicen, cotizarán a la seguridad social en una proporción inferior para que en el global la empresa tenga el mismo coste, y así ganan todos, la empresa en rendimientos pues trabajan menos horas sus empleados y están más descansados, y el Estado aunque recaude lo mismo, tiene que pagar menos subsidios de desempleo. En fin, repartiendo el empleo, aunque los sueldos sean inferiores al principio, se ve compensado como puede observarse en el siguiente ejemplo de una familia media: Un miembro trabajando 8 horas con un sueldo de 1.400 euros y el otro desempleado, se conseguiría que trabajen los dos 6h. ganando proporcionalmente 1.050 euros cada uno y por tanto entra una renta de 2.100 euros en la familia, y tienen más tiempo para el ocio, más ánimos y por tanto pueden consumir moderadamente más. Ni que decir tiene que los 1,5 millones de familias que ningún miembro trabajan estarían encantados. Poco a poco con esta disminución del desempleo, el Estado tiene menos costes por subsidio de desempleo, y eso repercute en una disminución de la carga fiscal actual, por lo que el poder adquisitivo se va elevando, y se irá consumiendo más, y esto originará mayores necesidades de producción para la empresas y emplearán más, y obtendrán mayores beneficios, y dispondrán más dinero para subir los sueldos debido al mayor índice de demanda de empleo y esto repercutirá en mayores sueldos que al final llevará el equilibrio buscado al principio en bajos niveles salariales hasta un equilibrio a mayores niveles salariales y con una calidad de vida mayor pues se dispone de más tiempo. Seguramente si se llega al “pleno empleo”, al necesitar más mano de obra, se encontrase el equilibrio en la jornada laboral de 6 horas porque es la proporción que 18 millones trabajando 8 horas que da un número de horas tal que al dividirlo por 24 millones de trabajadores resulta ser 6 horas.
    Al final se ha encontrado el equilibrio repartiendo la larga jornada laboral de 18 millones de trabajadores y 6 millones de parados entre 24 millones de trabajadores a jornada reducida de 6 horas.

  9. Laura dice:

    Muy interesante el Artículo. Me desempeño en un medio donde la mayoría de las personas tienen dos y hasta tres empleos, todos en el mismo ámbito. La Ley no lo prohibe. Sus rendimientos son bajos como es lógico deducir. Pero un solo empleo no les alcanza para sostener minimamente a sus familias. Esta es una triste realidad. En muchos casos quisieran tener un sólo empleo de ellos, pero es imposible vivir dignamente. Soy Docente y me refiero a ésta área laboral. Es lamentable, pero real. Y aclaro: un cargo tiene una atención directa frente a alumnos cuatro horas. Se nececitan entre 2 y 3 más para corregir, proyectar, preparar, etc. que las desempeña en su casa. Imaginen con dos cargos…multipliquen. Y con tres? No trabajamos 9 meses como muchos creen, sino 10 meses y veinte días. Todo se ha distorcionado tanto, que encausar la realidad en una más saludable, a la cual aspiro, se convierte en una triste utopía. Pero los aliento a que incluyan esta variable en sus investigaciones. Un saludo cordial.

  10. edo dice:

    Desde la epoca de Menen… con la privatización de las distribuidoras electricas, trabajo 8 horas y 12 minutos, antes cuando la empresa era Segba trabajaba 7 horas y 12 minutos… osea me deben mas 10 años de horas extras osea 240 horas por año x 10 años = 2400 horas extras… multiplicada por la cantidad de trabajadores mas indexación… que regalito en dinero y salud… que hicimos los trabajadores a las privatizaciones.



Comenta.

Tu email no será publicado. Datos Obligatorios*

 
NULL